viernes, 13 de abril de 2007

Tristeza, rabia.. impotencia


Cuanta injusticia y cuanto desinterés por los reales derechos de los niños.
De lo que tanto se llenan la boca algunos.
Cínicos, mentirosos, hipócritas.
¿De qué está hecho el superior interés de un niño?
En el fondo, no tan complicado: ser querido, tener oportunidades y ser querido, apoyado, protegido y ser querido, vivir en una familia que pueda darle cariño, las oportunidades de crecer, desarrollarse, de encontrar su lugar en el mundo y ser, en la medida de lo posible, feliz.

La sangre... ¿la sangre defiende necesariamente estos derechos?

Los resultados de cierta forma de aplicar el biologismo encima de cualquier otra consideración son evidentes, una y otra vez. Un niño más devuelto a un centro de acogida...

Conocí los padres adoptantes de David en Zaragoza.
Los sentimientos que emanaban de sus palabras dan el título a esta entrada.
Hoy parece que han tirado la toalla.

¿Y en la adopción internacional qué pasa?
Las cosas se pueden ver desde muchos puntos de vista.
Pero en algunos aspectos existe cierta similitud.
Defender la sangre a toda costa...

La legalidad por delante de todo. Sin duda y NO me cansaré de repetirlo.
Pero nadie se engañe: no es tan sencillo, y menos cuando en la misma olla hay una sopa de situaciones que incluyen la esfera personal y los grandes temas de la injusticia que gobierna este planeta.
La legalidad son las leyes hechas por un ser tan imperfecto cómo el hombre y el respecto TOTAL de la legalidad no borra por si sólo las sombras, las manchas de dolor, las lágrimas y las dudas.

Nuestra historia de papás adoptantes tiene raices en la injusticia de este mundo, en historias cargadas de tristeza, de pobreza, de dolor y de impotencia. Con esto tenemos que lidiar.

¿Tengo que sentirme culpable por la injusticia que reina en tantos lugares de la Tierra?
Incluida la calle a la lado de la mía... sí, y me siento implicado y hago lo que puedo, aunque quizás menos de lo que podría, como muchos otros.
Pero hago y he hecho mucho más de algunos que he oido por allí hablar y escribir sobre la adopción internacional en término muy lejanos de los que salen de este teclado.
Y no me refiero a tener tres hijas a las que quiero con locura.
Esto no es hacer nada para la solución de los problemas de este planeta.

¿Importa o no que un niño se quede 2, 3 o 5 años en un orfanato donde pasa penurias, falta de estímulos, enfermedades, cuando no hambre, cuando no se muere...?
A lo mejor al cabo de unos años puede hasta que reaparezca un pariente biológico... y mientras
¿qué le ha pasado al niño?
¿Tienen culpa los padres biológico de su pobreza, de su incapacidad para cuidar del niño?
Puede que ninguna. Puede que nos encontremos frente a la más dura de las injusticias, por supuesto que sí, por supuesto que detrás de la entrega de un hijo a un centro hay la más terrible de las injusticias.
En el 100 por cién de los casos hay algo de injusticia en un abandono.

¿Pero mientras se resuelve la injusticia que han sufrido los progenitores que han dejado a su hijo en un centro, o en una caja en la calle...
¿cómo se defienden los derechos de ese niño, de esa niña?

Hay miles de situaciones dispares, cada País tiene su historia, su problemática, cada grupo tiene su historia, y en lo que nos concierne, las raíces de nuestros hijos son plagadas de historias muy tristes.

Pero creo firmemente que la opción que han tomado las autoridades de China de dar en adopción a mis hijas ha sido una opción muy positiva.
Y es muy positiva esta opción siempre, cuando el niño es desamparado.
Y es muy positivo que se decida utilizar esta opción en tiempos breves, por que unos meses en un niño de pocos meses son toda su vida y no hay que esperar a nadie, aunque éste no tenga la culpa directa y la responsabilidad absoluta de su incapacidad por hacerse cargo de ese niño.

El mundo es injusto. No carguemos las culpas de la injusticia del mundo por partida doble a los adultos que sufren y a unos niños que pueden y deben dejar de sufrir.

Y en hara de nada se defienda que un niño tiene que tirarse en un centro años y años.
Y quién puede y debe, que trabaje para formar las familias, todas y más las que lo necesitan, para que ni un niño, ni de uno, de tres y menos de 10 años tenga que quedarse un día más sin disfrutar de sus derechos, entre los cuales, repito, hay

el derecho a ser querido, a tener oportunidades y a ser querido, apoyado, protegido y a ser querido, a vivir en una familia que pueda darle cariño, las oportunidades de crecer, vivir, de encontrar su lugar en el mundo y ser, en la medida de lo posible, feliz.

Posiblemente más de las oportunidades que se han dado a David, en la octava potencia económica mundial...

feliznavidad

3 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que expresas. Comparto cada una de las reflexiones que haces.

    En todas las informaciones que desde ayer se dan sobre la triste historia de este niño he echado en falta un dato: el nombre del Juez que utilizó con tanta insensibilidad e irresponsabilidad a este niño como terapia para curar a su progenitora. Ya que no existe la posibilidad de reclamar sanciones a un juez por una resolución judicial tan equivocada, al menos deberíamos saber su nombre y algunos datos más sobre su trayectoria profesional para estar atentos a otras futuras decisiones de este señor.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. He buscado en Internet y el juez en cuestión es Luciano Salvador Ullán.
    Espero que no pida traslado a mi ciudad.

    ResponderEliminar
  3. Que podemos esperar de esta sociedad que hemos creado.Que ruin es el ser humano.Que asco de formar parte de esta especie , egoísta , descorazonada y sin escrúpulos.
    Cómo podemos esperar que se acabe el hambre , las guerras , los abusos , las violaciones , los asesinatos , la explotación , si lo único que hacemos es repantingarnos en nuestra mullida comodidad desviando la mirada para no ver la ediondez de nuestros actos y omisiones.
    Nos merecemos lo que tenemos , una sociedad podrida.
    Viva el cambio climático , a ver si se acelera y acabamos extinguidos como dinosaurios prepotentes y estúpidos , y permitimos que se genere una nueva especie que sepa crear una sociedad realmente humana .
    Perdonad , perdonad , no tengo un buen día . Debo utilizar éste gran don que tenemos los seres racionales y abstraerme de tantas injusticias para no caer en el pozo de la desesperación.
    Hoy he estado viendo videos en internet , de orfanatos , de niños abandonados , de inocentes mal cuidados y aparcados en centros casi decrépitos .Dios , en que nos hemos convertido los hombres.
    Creamos y permitimos situaciones que obligan a los padres a desprenderse de sus hijos , rellenamos habitaciones desconchadas con ángeles caídos en desgracia por nuestra propia culpa.
    Y cuando podemos parchear débilmente éste mundo destrozado , sale un egocéntrico y descerebrado juez y lo hecha todo a perder.
    Le debo tanto a mi hija , me ha descubierto la desgarradora realidad de los niños abandonados .Inocentes que sólo anhelan amor , cariño , atención .No te piden oportunidades , ni futuro , aunque se lo merezcan . Sólo Amor , y eso se lo puede dar cualquiera que esté dispuesto , sin que medie la sangre , los genes , el dinero , los estudios , las tendencias sexuales o el grado de masa corporal .
    Si cielo , te daré todo el amor que pueda extraer de éste imperfecto ser que es tu padre , lo juro .Tal vez no pueda darte todo lo que me pidas o me niegue a aquello que tanto deseas pero que no puedo pagarte , pero tendrás todo mi amor .
    Lo dicho , perdonad , tengo un mal día.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China