lunes, 22 de octubre de 2007

Hermanos en China

¿Papá tendré hermanos en China?
¿Me dejaron en la calle?

Hoy ha sido un día muy intenso, pero sin duda alguna, estas preguntas han sido las que han marcado la jornada familiar.
Hemos estado con G. y R. la pareja con la que fuimos juntos y solitos sea en el primero que en el segundo viaje a China.
Entre ellas nuestras niñas se sienten parte de algo común, sobre todo las mayores, que ya pueden verbalizar con claridad esta conciencia de haber llegado del mismo orfanato, de la misma ciudad, del mismo imaginario.

Nos vemos, aunque no tan a menudo cómo nos gustaría, por que todos tenemos una vida demasiado llena de compromisos y afortunadamente llena de muchas amistades.
Cuando nos volvemos a encontrar nuestras hijas hacen cómo si estuvieran estado siempre cerca, recuperan en un momento la complicidad, las ganas de jugar, de hablar...

Y los papás, dejando lo demás, tienen en común una experiencia de vida que no podrán olvidar nunca y que nos ha marcado, con su potente intensidad, en un vínculo que durará siempre.

Cuando además el lugar es acertado por precioso y la comida excelente ¿qué podemos pedir más?

Al terminar la comida decidimos aprovechar de la tarde soleada para darnos un paseo.
Hay un momento en el que camino un poco adelantado y se me acerca Paloma, con una pregunta que le urge y que suelta en frío, sin preambulos:
¿Papá tendré hermanos en China?

No lo sé P., la verdad que no lo sé, por que no sabemos nada de tu familia biológica. Puede que sí, claro, es posible, aunque no lo sepamos. ¿Te gustaría saberlo?

Es difícil saberlo por que no sabemos quién fue tu mamá biológica, la que te tuvo nella pancia, en China no se pueden dejar los niños en el hospital, cuando no puedes mantenerlos y cuidarlos...
Por la ley del hijo único...
Sí o por que eres demasiado pobre... y por muchas otras razones. Esa señora que deseaba para ti lo mejor y no podía dártelo, te dejó en un lugar para que te encontraran...
¿Me dejó en la calle?
Bueno, sabemos el nombre de la calle, pero no diría que te dejó en la calle, yo diría que te dejó en un lugar donde estaba segura que te encontrarían, sabemos los nombres de quién te encontró. Y te encontraron y cómo estabas malita te llevaron al hospital y después decidieron elegirnos como tus papás...
Esta parte de la historia ya la hemos tocado con ella en más de una ocasión, así que el bonito ruido de una cascada fue motivo suficiente para romper la tensión.
Una tensión positiva y necesaria, de preguntas claras y respuestas claras hasta el límite de la claridad que podemos ofrecerle y, creo, que por el momento mi hija consideró que ya tenía el trocito de historia que más necesitaba.

De donde venía la pregunta de los posibles hermanos... sin duda en algo influyó el hecho de que hablamos de la intención, para el verano que viene, de ir todos a China.
Que lo comentamos con ellas. Todas dijeron que sí, que querían volver a China y contestaron con un entusiasmo contagioso!!
Puede que de alguna conversación con M. su amiguita de Chengdu, haya añadido algo.
Puede que simplemente le haya surgido espontáneo el razonar sobre algo obviamente posible.

No le quise preguntar el motivo o el origen de la pregunta, en ese momento este tipo de investigación estaba fuera de lugar.
Sentí la necesidad de hablar sinceramente, con un tono tranquilo y relajado. Mi hija me daba la mano y sentí que estaba también ella tranquila.
Después seguimos el paseo, la aventura de las setas, del agua, de los troncos cruzados en el río, de los descubrimientos: un enorme castaño hueco, que le daba miedo, el laguito, tirar las piedras, contar la aventuras de los lobos en el bosque... y otras historias que le encantan.
Un lugar mágico, el Montseny.

Casi me alegro que una pregunta tan importante haya salido en un marco tan precioso... la vida es preciosa a pesar de que el camino para descubrirla no siempre sea fácil... ojalá las respuestas que les damos sus papás sigan siendo útiles, aunque no sean, ni puedan ser en algunos casos definitivas.

4 comentarios:

  1. Hola!! les felicito por tan maravilloso trabajo que han hecho con su blog. Me encantó !!!! estaré visitando con frecuencia. Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  2. Más a menudo que a mi mujer , es a mi a quien dirige éste tipo de preguntas nuestra hija , las cuales recibo con cierto azorado desconcierto , dado lo improvisado del momento y la necesidad de darle una respuesta adecuada .
    Sabemos que recibiremos muchas de éstas preguntas , cada vez más complejas con el paso del tiempo y la madurez de nuestra hija , e intentamos estar preparados .Sin embargo sigo temiendo no darle la respuesta correcta , no sólo la que le disipe la duda , sino más aquella que , siendo además verdad , no le genere ningún sentimiento negativo.
    Es una circunstancia asumida desde que decidimos adoptar y un plus al maravilloso rol de padres , pero una grandísima responsabilidad .
    En fin , sigue dándonos ideas , nos ayudará mucho para cuando nos toque a los demás.

    ResponderEliminar
  3. Roberto, siempre me paso por tu blog.... me hace pensar y me interesa. Por cierto, no viene muy al caso, pero me encantaria que me dijeras que sitio del Montseny es este tan bonito, para llevar a mis niñas.
    Un abrazo
    Laura

    ResponderEliminar
  4. Gracias Bethy por tu mensaje: he visto tu blog y volveré a leerte sin duda. Qué ilusión recibir visitas desde México!
    :-))
    Hola Jandro: seguiré sin duda contando nuestra experiencia y la vida con mis hijas. Ojalá mis palabras sean de ayuda y que sirvan para ir compartiendo dudas para aclararlas después entre todos...
    Creo que con nuestras bitácoras tenemos una ocasión muy buena de ir buscando lo mejor de cada uno.
    De todas formas creo (me temo) que será imposible evitar que algo negativo les afecte, hay un trocito de su vida que definir negativo es un eufemismo, y con los ocho años mi hija ya está de pleno en esa fase de su vida en la que ella ya sabe, se siente y vive como protagonista de sus dudas. Con esto quiero decir que ya no se le puede edulcorar demasiado el cuento, por que perderíamos credibilidad y eficacia. Es un momento muy emocionante e intenso y, cómo bien dices, de gran responsabilidad.
    Estoy convencido que mi hija es feliz, pero ya ha aterrizado en este mundo de pleno y con todos los sentidos. Ya es imposible evitar que, de vez en cuando, una mancha de tristeza atraviese su mirada.
    A pesar de que siga creyendo, mejor: diciendo de creer en los reyes magos :-))

    Laura:
    el lugar es Riells ( Riells I Viabrea y el teléfono 972 870 907 )
    el Restaurante (y Hostal) se llama Bell-lloc. Llamad siempre antes de ir y en fin de semana, si el tiempo acompaña, hay que reservar por lo menos el día antes, aunque no es pequeño.
    Hay espacio entre las mesas, hay unos toboganes y un espacio donde pueden jugar y los alrededores no hay más que decir que está en el Montseny :-))

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China