lunes, 26 de marzo de 2007

La primera vez al cine


Este fin de semana hemos ido al cine.
Con P. y V. ya es frecuente, por supuesto. Pero para B. era la primera vez.
Tiene tres años. Queríamos ir a ver una película que resulta que estaba aconsejada para mayores de 7 años. Nuestro gozo en un pozo...
¿ se podían quedar fuera V. y B.? Por supuesto que no.
¿Qué hacemos? Cambiar de planes... allí frente a la taquilla y con todo el montaje que habíamos organizado para probarlo con B.
Yo hacía tiempo que quería ver Happy Feet
Las mayores ya la habían visto con su abuela hacía meses, pero ya se sabe, una pelicula no está vista hasta que la visión no se haya repitido por lo menos 50 veces.
Entusiasmo general por Happy Feet
Así que hecho, nos metemos al Cine.

María estaba preparada por si B. - como parecía muy probable - hubiese decidido que hora y media (casi dos) frente al pantallón, al ruido de los altavoces, a esas imagenes gigantescas que te atrapan y avasallan era demasiado por una primera vez.

Pero no ;-))) tuvimos suerte en el cambio de película.
A B. le encanta la música, le encanta el ritmo, le encanta bailar y si habéis visto esta película ya sabéis que mejor elección no hubiesemos podido hacer.
Se lo pasó pipa, realmente disfrutando.
Y el papá, a ser sinceros también, y mucho!
Me encantó el film.
Disfruto, nunca mejor dicho, como un enano, cuando una historia consigue llevarme en ese estadio en el que uno quiere creerselo todo.
Hasta que los seres humanos somos capaces de rectificar.
Y el final me pareció tan bonito por imposible que hasta me cayó una lagrimita de felicidad.
Qué bonito es volver alguna vez a ser niños...

Happy Feet no os lo perdáis!

Ciao

jueves, 22 de marzo de 2007

Cansancio y nervios

Las pequeñas ya están en la cama.
Intentamos que se duerman antes de las nueve y media. A veces es fácil por que se quedan rendidas, otras veces no tanto.
Que sea fácil o no depende no sólo de ellas, ni sólo de nostros, a veces la mezcla de interferencias llega a ser milagrosa, otras veces explosiva.
Tanto más explosiva cuanto más cansados estemos la mamá y el papá ¿verdad?
Cuanto más cansados, menos paciencia.
Menos paciencia más fácil acabar con broncas.
¿Irse a la cama con una bronca?
Fatal.
Lo sabemos, pero quien esté libre de pecado tire la primera piedra.

Me paro un momento: ¿se merecen de verdad que me enfade con ellas? o más bien el problema está en que esta noche estoy muy predispuestos al enfado...

Por que es increíble cuanto puede llegar a ser efectivo el metodo de la tranquilidad y de la paciencia (mezclado con unas pizcas de firmeza, obviamente).

Y si es tan efectivo ¿por que no usarlo siempre? o más a menudo...
Simplemente por que no es fácil estar siempre en la mejor posición, estar siempre atentos a lo que hay y no hay que hacer. A veces uno se relaja (o no consigue relajarse, que en este caso tiene el mismo efecto)
Hacemos una vida dificil, dura, llena de motivos de estress y bla, bla, bla blablababa...
Demasiado trabajo, demasiado poco sueño, demasiado correr de un lado a otro, demasiadas preocupaciones.
Ya ¿y qué podemos hacer?
Lo más fácil es dejar que hagan los que les da la gana,por ejemplo que se queden despiertas hasta las tantas.
Me temo que no, mucho me temo que este camino acaba siendo la manera más fácil de meterse en un agujero sin salida.
Los niños necesitan dormir y mucho, no ocho horas, MUCHO MÁS!!
Dejarles despiertos hasta las tantas, sobre todo si la mañana siguiente tienen que madrugar es simple y llanamente una crueldad, mucho más que dejarles llorar un poquito.
El otro día intenté explicarlo a P.:

Durante el día estáis aprendiendo muchísimas cosas, no sólo lo que os enseñan en la escuela, mucho, mucho más.
Descubrís cosas cada momento: lo que hace la gente, los colores y los olores, los sonidos y nuevas palabras, historias, anecdotas, todo lo que habláis entre amigos es un descubrimiento.
Preguntas a papá qué significa ésto y como se hace el otro y a menudo papá sabe explicartelo por que lo he ido aprendiendo como tu ahora estás aprendiendo cada día más.
Todo esto que aprendes se puede comparar a una comida: comes, comes hasta que estás llena, ya no cabe más.
Digieres y al cabo de unas horas tienes otra vez hambre.
El cerebro hace lo mismo: durante el día traga, traga y traga todo lo que ves, escuchas, hueles y tocas y lo digiere por la noche, ordenandolo en su sitio para que cuando te hace falta puedas encontarlo.
Cuenta hasta diez. ¿Vés? Los números te salen sin esfuerzo.
Tu cerebro ha ordenado los números para que te salgan de la boca casi sin pensar.
Pero si no duermes ¿cuando tiene tiempo el cerebro de organizarlo todo?
Si por la noche no le das el tiempo de digerir todo lo que ha comido por el día el cerebro se atasca y acaba como el estomago ya no cabe nada... hay que dormir para aprender bien y para seguir aprendiendo.
Si no duermes lo suficiente además de cansada, nerviosa, irritable, acabarás un pelín turuleta...

Las ventjas de tener una hija de casi 8 años, hay cosas que puedo explicarlas y hasta me escucha!!!
;-)

Cuando son pequeños no es tan fácil que lo entiendan. Pero, por favor, si como supongo habéis leido el famoso método del doctor Devil, tened en cuenta que a veces hay sistemas que son peores remedios que el mismo mal que se pretende curar.
Cada niño es un mundo y se merece un esfuerzo, por parte de sus padres, un poquito mayor que la simple y llana aplicación de un método que puede llegar a ser, según cómo se aplique, una verdadera tortura.
Si vuestro hijo no quiere dormir, que es muy normal y frecuente, por que perderse lo mejor de la película no le gusta a nadie, buscad la solución adecuada, seguro que llegáis a encontrarla, utilizando los conocimentos editoriales y el sentido común, nunca sólo la primera parte.

Abrí un paréntesis que podría ser otra entrada.
Nada, acabo, volviendo a unas cuantas líneas hacia arriba, sobre lo frenético que son nuestras existencias de ciudadanos (residentes en una ciudad grande, y menos mal que también una gran ciudad)

Los que pueden disfrutar de ritmos lentos, aprovechen y valoren lo que tienen, no desperdicien ni por un momento una vida a medida de niños y de adultos.

Los que sienten una sana envidia, los que siempre desean lo que no tienen, los que a menudo echan balones fueras para escaquearse de culpas, pues a aguantarse ¿qué más remedio?

y a sonreir, que es más sano reirse un poco de los problemas que dejarse llevar por la triste duda sobre nuestra capacidad de saber resolverlos

Sana envidia

miércoles, 21 de marzo de 2007

La Resiliencia


La Resiliencia es la capacidad de un material para ser deformado sin sufrir una deformación permanente. (Wikipedia)

En psicología la resiliencia se define como la capacidad de los seres humanos sometidos a los efectos de una adversidad, de superarla e incluso salir fortalecidos de la situación.

El señor que veis a lado se llama Borys Cyrulnik y es uno de los estudiosos que más ha escrito y hablado sobre este tema.

Ha publicado muchos libros, uno de los más famosos es Los Patitos Feo: La resiliencia: una infancia infeliz no determina la vida

En Internet podéis encontrar cientos de páginas sobre este genial autor francés, por ejemplo una entrevista donde se lee esta introducción:

Contra las falsas evidencias de la psiquiatría, Boris Cyrulnik propone volver al sentido común. Y a las estadísticas: una infancia infeliz no conduce necesariamente a toda una vida infeliz; una infancia feliz no lleva necesariamente siempre a un desarrollo saludable.

Es un mensaje muy bonito y muy optimista, nada está perdido por principio. Los traumas de la infancia pueden superarse perfectamente. El vacío de una pérdida se puede llenar con nuevas inyecciones de amor, auto estima, seguridad.

Hoy he vuelto a encontrar sus palabras publicando una entrada en Panel de Noticias, donde se habla del libro De cuerpo y alma y donde se puede leer:

De apego en apego
Así, para el autor, una infancia infeliz podría salvarse si el apego del niño hacia sus padres se sustituye por otras figuras de apego, bien familiares o educadores, que hacen que el niño olvide su inicial trauma y lo sustituya en su mente por figuras paralelas.

En fin, consejos bibliográficos.

Mañana por la tarde estaré en FADA charlando con algunas familias sobre nuestra historia y compartiendo experiencias.
No podré cada jueves, pro intentaré ir todos los que pueda, como se anuncia en la web.

Buenas noches

martes, 20 de marzo de 2007

¿podemos adoptar en China?

Ayer di una charla en la Biblioteca Poble Sec-Francesc Boix cuyo título era L'Adopción: un embarazo de más de dos años.
Doy las gracias desde aquí a las familias que participaron numerosas, lo cierto que la gran mayoría tenía un interés directo ya que estaban en proceso de espera de la asignación. Casi todos en China.
Dos parejas empezaban su camino justamente participando a la charla y en la rueda de preguntas fue directa la interrogación que da título a esta entrada.

La respuesta es muy sencilla: ¡Claro que se puede adoptar en China!

El revuelo provocado por los nuevos criterios, las noticias en la prensa, la desinformación que sustituye a menudo los datos reales en los medios, la incertidumbre que parecen disfrutar en difundir algunos individuos y/o entidades, crean mucha confusión y las familias, sobre todo las que empiezan, se encuentran en medio de un fuego cruzado de datos y falsos datos que desorienta.

China no quiere renunciar a ser un país modélico en cuanto a claridad de trámites y seguridad en el proceso. Los nuevos criterios nacen en el fondo con la finalidad de mantener esta seguridad, principalmente por los niños adoptables, y como consecuencia también para los candidatos adoptantes, los futuros padres, para evitar esperas que se eternizan, por ejemplo.

No quiero obviar de admitir que todo criterio aplicado rígidamente acaba creando espacios de injusticia. El Centro Chino de adopciones ha tenido que tomar una decisión complicada, y como en toda decisión dificil, asumir un margen de error, sabiendo que la falta de decisión acabaría provocando situaciones mucho más dolorosas.

Los seres humanos no somos máquinas y el cálculo de lo que valemos no puede depender sólo de las características técnicas. Los criterios de ingresos, años de matrimonios, peso, etc. pueden interpretarse cómo características técnicas de una familia, y se parecen mucho a las que leemos en la ficha técnica de un coche antes de decidir si nos interesa o no.
Es duro ser paragonados a un coche...

Sobre este tema podríamos hablar muchísimo, cómo terapia podría hasta ser útil, pero sobre esa decisión muy poco se podrá hacer, por lo menos de aquí a un par de años dudo mucho haya cambios.

Pero hay muchas, muchísimas familias, cientos, miles de familias que cumplirán dichos requisitos.
Para estas familias la puerta de la adopción en China seguirá muy abierta.
Hasta es posible que los tiempos de espera en algún momento se reduzcan.
El atasco de expediente que ahora provoca tantos desajustes, poco a poco irá resolviéndose.

Ojalá se consiga además mejorar un proceso de atención a la familia, para que sea más individualizado, respecto a cuando el número de expedientes en trámite obligaba a realizar dicha atención de una forma un tanto "colectiva".

Las charlas seguirán siendo un instrumento útil de comunicación, pero me alegra la perspectiva de tener más tiempo para poder volver a aumentar las reuniones con una familia a la vez, que es el mejor modo para transmitir experiencia, llegar al nucleo de las dudas y dar respuestas más eficaces.

robpili62@gmail.com

domingo, 18 de marzo de 2007

Si te vas no te querré

He estado un par de días en la oficina de Transmes en Madrid para cerrar algunos temas necesarios para poder empezar la atención personal en la nueva sede de la calle Princesa.

Crecer es un reto, pero estamos encantados y muy ilusionados: nuevos proyectos, nuevas actividades, nuevos servicios. Mucho trabajo.
El viaje ha significado estar dos días sin ver a mis niñas.
Siempre es muy dificil encontrar el equilibrio entre aspectos de nuestra vida que son importantes y requieren nuestros esfuerzos e implicación. A menudo es casi imposible evitar el conflicto entre una y otra necesidad.
Y si uno consigue pensar un poco meno en eso, seguro que no falta alguien para recordarselo...

El trabajo no tendría nunca que representar un problema para la familia, pero todos sabemos que aplicar este bonito principio es poco menos que imposible.
En nuestro caso además, al vivir las respectivas familias lejanas, no tenemos ninguna ayuda ni de tíos, abuelos o primos... María en estos días tuvo que hacerse cargo solita de los complicados encajes de horarios escolares, guardería, actividades extras: en otras palabras, cuando 3 pueden llegar a parecerse una multitud.

La mayor ya entiende perfectamente el motivo de la "desaparición" y sabe medir el tiempo que representan dos días.

V. no tanto. Esta vez me ha saludado con un beso, pero me esperaba que al abrir la puerta me preguntara si la mañana siguiente la acompañaría al cole...

V. is diferent
:-) hacemos bromas con María sobre esta especialidad de nuestra hija mediana, la cariñosa, sensible, sorprendente y un poco surrealista V.
B. la pequeña me dijo ciao ciao, me mandó unos besos y siguió con su cena, tan fresca, como si fuera lo más normal del mundo que a las tantas de la noche el papito desapareciera por la puerta de casa enganchado a una maleta.
Uno casi, casi se queda mal... sobretodo por que tampoco estos viajes son frecuentes, ni mucho menos, vaya si comparo la frenética actividad viajera de algún amigo, nada, un viajecito de nada...

Espero seguir a este ritmo, aunque seguro que iré a Madrid más a menudo, dependerá también de lo que requieran los futuros clientes de Transmes...

Al volver a casa la reacción de mis hijas fue esta.
V. corrió a darme un abrazo, con todas las sonrisas posibles. Paloma se acercó lentamente (aunque aceleró un poco al enterarse de que había regalo) B. ni apareció.
La pequeña había decidido castigarme por haber desaparecido tanto tiempo. Y menudo castigo: "Papá no, papá noooo" haciendo aire con la mano, como para decirme no te acerques: "papá no, papá malo" se le entiende poquito cuando habla, pero qué expresividad y claridad en ciertas ocasiones y qué duro ¿no?
Me costó un poco recuperar mis posiciones privilegidas de papá bueno. Lo conseguí a base de besitos, cariñitos, abrazos, inicialmente rechazados, un poco de cosquillas... y paciencia.

El tiempo que dedicamos a estar con nuestros hijos, a jugar con ellos, a escucharles, a estar cercanos compartiendo actividades, son anillos de acero que hacen inquebrantables las columnas del amor filial, La distancia, la separación, la ausencia, el desinterés, al contrario, agrietan y quebrantan esas mismas columnas.
El amor filial no desaparece por la distancia, pero nadie dude ni un momento que se hace más pequeño, menos sólido, más cuestionable.

Hay muchas formas de estar cerca de nuestros hijos. Algunas virtuales, como trabajar el día entero para poder disfrutar- todos - del fruto económico de nuestro trabajo, quizás acaben reconociéndonoslo más adelante, cuando sean mayores.
Pero por el camino, nos hemos perdido otras muchas cosas, demasiadas.
Lo peor del tiempo es que una vez pasado ya no vuelve.
Si no nos esforzamos para buscar espacios para compartir con ellos todo lo bonito que tienen, aquellos espacios no conseguiremos recuperarlos jamás.
Otros nuevos sí, pero los perdidos nunca.
Y los años pasan.
Soy poco original, me hago cargo.
Pero es común que las verdades más obvias son las que más frecuentemente nos olvidamos.
Repetir ayuda, decían los romanos, ayudan también a quien repite.

Aprendemos a quererles más y mejor cuanto más tiempo estamos con ellos. Aprendemos a comprender el porqué de las cosas.
A veces las cosas son más sencillas de lo que parecen, basta con mirarlas con atención.

Uno de estos días os contaré algo sobre otro tema: cómo vivir, cómo sufrir y/o aguantar que nuestros hijos "prefieran" al otro: al papá o a la mamá y que en alguna ocasiones además utilicen esta actitud como un arma para fastidiarnos... eso, otro día.

Se acerca la primavera...
feliz navidad

Rob

miércoles, 14 de marzo de 2007

¿A mi por qué me dejaron?

El otro día mirando las fotos de cuando fuimos a buscarla, P. disparó esta pregunta:
¿Pero a mi por qué me dejaron en el orfanato?
Algunos de los libros de fotos del viaje a China están destrozados de tanto manejarlos.
Más de una vez hemos hablado del contenido de la barriga de la señora china, de que estuvo en la escuela donde mamá y papá fueron a buscarla, de temas sensibles sobre sus origenes.
Sin adelantarnos e intentado no dejar nada importante en el tintero.

Esta vez fue una pregunta muy directa y además subrayando la palabra "orfanato", que normalmente no utilizamos hablando de sus primeros meses en China. La palabra orfanato la ha oido evidentemente muchas veces, muchísimas veces.

La pregunta la recibió María, y le contestó con sinceridad: no sabemos Paloma el motivo exacto que les obligó a dejarte en el orfanato, no podían tenerte, quizás por que eran muy pobres, quizás por que no podían tener más de un hijo, por la ley del hijo único... quizás por otros motivos que no sabemos...

No hubo más preguntas. Las habrá.

Efectivamente empieza la edad de la identificación personal con esa idea general que ha tenido hasta hoy del hecho adoptivo, las pinceladas empiezan devolver la imagen de una persona en concreto, ya está en condiciones de reconocer que esa persona es ella misma.

Os contaré

feliznavi

lunes, 12 de marzo de 2007

Sustos


Cuanto más queremos a los seres queridos, más sufrimos por su sufrimiento.

Es algo que tendremos que aprender a soportar, ver nuestros pequeños pasarlo mal...
Dificil, muy dificil.
Duro, muy duro.

Ayer V. se cayó por la escalera y ahora estamos a la espera de ver si el diente se salva o no se salva.
Fue un momento, como siempre.
A menudo estás a su lado y no puedes hacer nada.

Al poco rato me dijo entre lágrimas que se le olvidó "meter las manos" es decir protegerse de la caída. María lo recuerda siempre e insiste con las pequeñas, supongo que por esto V. lo dijo casi de inmediato, se sentía culpable.

En casos de golpes es fundamental utilizar hielo. Tened en cuenta que el pequeño sufrimiento que tiene que soportar la peque en la parte en contacto el hielo se notará después, positivamente. Resistid a sus quejas. Haced el juego de contar: 1, 2, 3, 4, 5 quitamos el hielo. Otra vez 1, 2, 3, 4, 5 quitamos el hielo y a seguir.

Las virtudes del frío en los golpes son notables.

También los efectos de la sangre fría.

No podemos hacer peor cosas que asustarles todavía más de lo que están cargándoles con nuestra preocupación. Podemos estar muy preocupados, pero intentamos comunicarles tranquilidad, nos será muy úti,l también para nosotros, hagamosles sentir seguros, a menudo es más el sufrimiento provocado por la duda del alcance del daño que no el daño en si mismo.
Hablamos despacio y hagamos lo que tengamos que hacer, por ejemplo ir rápidamente a urgencias, pero sin contagiarles nuestros agobios.

También en este caso no es fácil.
Nunca es fácil ser buenos padres, buenas personas, buenos amigos.
En lo fácil casi todos llegamos, a lo bueno pocos.

Para conseguir lo dificil tenemos que pararnos a pensar, creer en el objetivo que deseamos alcanzar, mantenernos calmos y desefundar la espada de la paciencia. Entrenarse mentalmente.

A eso pocos llegan, por lo menos con la frecuencia deseable.

Envidia cochina, vamos...

felinavi

jueves, 8 de marzo de 2007

Ser tolerantes


Hoy he estado hablando un buen rato con una familia que venía a informarse sobre el viaje que esperan poder realizar pronto para ir a buscar a su pequeña.
Las familias que adoptamos en China, la mayoría, acabamos refiriendonos a nuestros futuros hijos siempre en feminino, es bastante explicable, considerando que en China más del 95 por ciento de las adoptadas son niñas.
Me parece muy aburrido estar todo el rato utilizando el los/las las los niños niñas.
Por una vez que está totalmente justificado utilizar el feminino en sentido genérico, creo que hay que aprovechar, aunque tienen su parte de razón los papás de los principitos de quejarse que sólo se habla de niñas.
Amalia y su marido Jordi, así les llamaré por evidentes motivos de privacidad, venían expresamente desde Lleida para comentar los detalles del futuro viaje, el viaje más importante de nuestra vida.
Cruzar 10.000 kilómetros y un cielo todavía más grande de ilusiones, sueños y miles de imágenes para volar al encuentro de un hijo... no creo que haya viaje que pueda compararse a este viaje.
Hemos estado comentando largo rato muchos temas, preocupaciones, dudas, compartido experiencias.
Acabo estas charlas con un sentido de agradecimiento y de profunda alegría, son personas que me abren su corazón y confían sus temores, espero estar a la altura, siempre lo dudo.

Hablamos largamente sobre la preocupación de que la niña o el niño llegue a entrar, o no, y cuando y se y cuanto profundamente y rápidamente en el corazón de ese proyecto familiar inacabado que son unos futuros papás a la espera de asignación.
Se comentan tantas cosas.
Conocidos cuya vida asusta porque las cosas no van bien.
La cabeza que da mil una vuelta sobre ¿cómo será? ¿la querré? ¿me querrá?

A los que van sobrados de seguridades estas dudas parecerán incomprensibles, pero muchas veces es justamente la seguridad verdadera o de fachada que chorrea entre los colectivos de los papás adoptantes ( y no) que representa un peligroso (¿nefasto?) empuje para otras familias a encerrarse en si mismas, a esconder las dudas por no parecer débil, por miedo a las miradas acusatorias de los vecinos, a ocultarse detrás de otra fachada, la de "no pasa nada, todo va bién"

La realidad, la que huele a habitación por la mañana, la de las lágrimas nocturnas encerrados en un baño, la de los silencios aterradores o la otra, igual o peor, la de taparse los ojos con una loncha de jamón, está por doquier y se nota aunque quiera esconderse.

Nadie es perfecto.
Cuanto vale encontrar a alguien que te escuche sin adelantar condenas sin apelación...
De esta clase de personas hay pocas, me decían. Quizás sea un pesimismo justificado, pero ¿cuanta energía, ganas y tiempo dedicamos a buscarlas? Y cuando las encontramos en lugar de hablar, ¿por qué preferimos preocuparnos por nuestra imagen y nos callamos?

Primer paso para solucionar un problema: darse cuenta que existe el problema.
Segundo paso: no agobiarse, ni perder la autoestima, sin tranquilidad y sin esa chispa que nos da la convicción de poder llegar a una meta, dificilmente la alcanzaremos. Si queremos, podremos, con casi todo!
Tercero, compartir nuestras dudas, aunque sea para descubrir que es mejor camino lo que elegimos o estabamos a punto de elegir.
Cuarto: volver al punto dos y repetirse que es así.
Nadie sabe en que punto de la espiral de su vida se encuentra, no demos nunca nada por perdido.
Ni dejemos que la vergüenza nos aplaste.
Tenemos obligaciones, los papás, a las que no podemos obviar.

El amor de quien nos ama vale mucho más que nuestras dudas.
No quiero a mis hijas igual hoy que mañana.
Hay algunos que dudan de poder algún día quererlas y otros que a los que dudan de eso les colgarían al primer palo.

Hay unos verso de Victor Hugo que os voy a copiar

Igualmente, te deseo que seas tolerante; no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil, sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.

En un mundo más tolerante y abierto algunos que se han ahogado se hubiesen salvado.

Dejaré por otro día la obligación de nuestros administradores en estos temas...

Temas sobre los que nunca se acabaría de hablar.

No dejéis que los niños sufran.
buona notte

P.D.
Antes de cerrar esta entrada quiero dar las gracias a una persona cuyos juicios he valorado siempre como muy acertados. Hoy me ha tocado en suerte a mi caer bajo su ironica sabiduría.
Gracias viejo roquero, ojalá después de algún que otro palo podamos seguir dándonos la misma respuesta del gran maestro: seas feliz!

miércoles, 7 de marzo de 2007

vuelta de colonias


Hoy en Barcelona llueve.
Luce el sol es un buen día, cuando llueve se dice que es mal día.
Recuerdo una artículo que leí hace tiempo de un periodista que estaba de visita en oriente para cubrir no sé qué acontecimiento.
Un anciano camarero le despertó con el desayuno y al preguntarle el periodista qué tal el día el camarero contestó con un "estupendo!!" cargado de una sonrisa de oreja a oreja.

Cuando el periodista abrió las cortinas de la ventana el día apareció gris, frío y lluvioso. Quiso llamar al camarero para preguntarle cómo podía definir ese un día estupendo.
La definición del día no depende del tiempo, si no de nuestro ánimo.
La mejor mañana de sol díficilmente podrá cancelar la tristeza de una despedida.
La lluvia más molesta no podrá borrar la alegría del despertar de una nueva amistad.

Bueno, me he puesto en plan filosófico, algunos se mondarán de risa por la tontería, otros disfrutarán por estas palabras (cómo yo me he emocionado hoy al descubrir con la foto que aparece más abajo el cuento al que se llega siguiendo este enlace)

La mayor hoy ha vuelto a casa después de tres días de colonia. Agotada, pero por lo visto se lo ha pasado pipa. No teníamos ninguna duda. Además dentro del coche hasta se permite, mientras los dos le comunicamos llenos de amor paternal y dulzura cuanto la hemos echado de menos, de contestarnos con una sonrisita que ella nada de nada, se lo ha pasado bomba y no ha pensando en su mamá y su papá ni un minuto.
Vaya hija desgastada que nos ha tocado... Entiendo yo cómo algunos papás se quedan los hijos en casa y no autorizan salidas de este tipo. Por lo menos no les exponen a tentaciones, a ver si con ocho años se pasa de independiente...
Por supuesto estoy de broma. Me alegra que mi hija se divierta en una actividad que la ayuda a conquistar trocitos de autonomía.
Sé que nos ha echado de menos en algún momentito de la jornada.
Un minuto antes de que su mamá llegara al coche con Violeta me comentaba en dos rápidas palabras y un tono muy expresivo que una compañerita suya estaba llorando en el autobus por que no quería despedirse de los monitores.
Dos mensajes positivos: los monitores han estado muy cariñosos y a mi hija le parece absurdo no estar contentos de volver a casa.
Lo cierto que ha llegado agotada y ha habido unos momentos de lloro, nada más meterse en casa, como una especie de catarsis: se ha portado fenomenal, los maestros han alabado como siempre su forma de ser, y al llegar a casa necesitaba desahogarse: pelearse un poco con su hermana, reafirmar que sus cosas no se tocan y pedir a gritos mimitos con su típico "tu no me cuidas" que dispara especialmente en dos ocasiones: una cuando has estado todo el rato pendiente de ella, para afirmar que no existe límite a su necesidad de cariño, dos cuando nos hemos pasado, según su sistema de medición por supuesto, en el caso que hemos hecho a su hermana V.
¿Os acordáis del pipí?
Pues tema resuelto, así parece.

Y por cerrar estas líneas de hoy, lo cierto es que en estos dos días que hemos tenido dos en lugar de tres se ha notado y cómo si se ha notado: con dos está chupao!!!
;-)


domingo, 4 de marzo de 2007

Eh!! Hazme caso

En diciembre escribí unas palabras sobre las rabietas, hoy en el foro han pasado un enlace a

un video

que nos ayuda a quitar hierro al asunto ¿verdad?
Gracias Mon!

Feliz cumpleaños Violeta


El 5 de diciembre Violeta cumplió 5 años.
Su mamá y querida esposa María le regaló un bonito cuento que hemos escaneado y publicado en internet.

Para Violeta que cumple 5 años, esperamos os guste!!

sábado, 3 de marzo de 2007

Las cosas cambian


Me refiero a los efectos secundarios provocados en nuestra vida por la llegada de un hijo, de dos hijos, de tres hijos... cambios de ritmo, de lo que se hace y de lo que se deja de hacer, del cómo se hace y del cuando se pueden hacer algunas o muchas actividades.
Es verdad, como siempre, que mucho depende de como son nuestros niños y de como somos nosotros.
Pero sigue extrañándome cuando leo, de vez en cuando, alguien convencido que los cambios no serán para tanto.
Uno me aclara: no serán para tanto en el sentido que sabremos adaptarnos a ellos y seremos capaces de equilibrar lo que se gana en felicidad, preocupaciones, alegrías y renuncias, novedades y alboroto, y lo que se pierde en cuanto a la facilidad de decidir, moverse, horarios etc.
Vale, vale si a la capacidad de adaptación a los cambios nos referimos, pues quizás sí que los cambios no serán para tanto. Pero es un poco forzar el sentido de las palabras.

Los cambios los habrá y serán aparatosos.

No tener muy en cuenta esta flagrante verdad, antes de dar el paso necesarios para tener hijos, es abocarse, como mínimo, a la necesidad de muchos reajustes que, por obligados y no previstos, serán más difíciles de digerir.
Así que un consejo muy sencillo: prepararos a descubrir que todas las buenas ideas sobre la capacidad de seguir dirigiendo vuestra vida y ordenándola (o desordenandola) según planes y planteamientos ideales, se irán al garete.

Los niños serán unos imanes tan potentes que o seremos capaces de adaptarnos a su fuerza magnética o acabarán destrozando el mecanismo de precisión que por ilusos hemos metido al alcance de sus manos
;-)) sonrisa


Mientras escribo estas líneas. La pequeña está mirando Mary Poppins en el ordenador de a lado.
La tele como canguro barato, es su primer función.
Políticamente incorrecto, pero es así, lo sabemos todos los que tenemos hijos pequeños.
Pero con Blanca este canguro funciona fatal.

La niña no para de explicarme que pasa en la pantalla, además como todavía no se entiende una palabra de lo que dice, a pesar de sus tres años, y yo la miro con cara aturdida por el esfuerzo de interpretación, repite una y otra vez "papapapapapapa" que es un modo como otro para intentar que me fije en sus profundas argumentaciones.
En mi cara está estampada la espressión de "no entiendo nada hija mía" ella insiste, me tira por la camisa, repite una y otra vez esos bonitos sonidos... pero de nada sirve: "hija mía no te entiendo..." y sigue el papapapapapapapapa, al final uno se pone hasta nervioso.

Ha visto, creo, 923 veces Mary Poppins, se la sabe de memoria y le da igual mirar o no la pantalla. Papapapapapapapapapapa.... y sigue explicando!!

Esto antes no pasaba.

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China