viernes, 11 de abril de 2008

Entrevista en Público

Hace varias semanas, una periodista del diario Público vino a charlar un rato sobre los temas que son también argumento de este blog.
Se habló de muchos aspectos relacionados por supuesto con la adopción. Cómo no de mi familia, y largamente de la situación actual de la adopción internacional, de las dificultades que han ido surgiendo en estos últimos dos años, de la realidad frente a las innumerables mentiras que se leen a menudo, de la actitud actual de muchos medios.

De las incomprensibles posiciones que también tienen algunos padres adoptantes, cómplices en parte, de esa imagen negativa de la adopción internacional que hoy va tan de moda ofrecer por parte de algunas firmas sublimes y estelares del decaído panorama de los medios de comunicación.
Hablamos un par de horas.

El artículo que aparece hoy en Público se titula

Las adopciones internacionales van a la baja

Algunos entrecomillados no me llenan de entusiasmo... la verdad, pero en el conjunto es un alivio leer un artículo que, sin poder eliminar del todo el estilo necesario a favorecer la lectura a un público muy ocupado y distraido... ofrece una imagen serena de nuestras familias, y cita ejemplos de familias que con la razón de la experiencia pueden afirmar que la normalidad es nuestro pan de cada día.

Últimamente parece que hayamos ido a arrancar a unos niños felices y que los queramos sacar a pasear como a perritos", afirma Roberto. Está enfadado, indignado casi. Explica que los mensajes en contra de la adopción internacional desde hace un tiempo son una constante. Mal rendimiento escolar, niños problemáticos, futuro incierto.

No es propiamente la frase que dije, pero mirad, casi mejor que sea un poco forzada, para dar la idea de la indignación que sentía aquellos días frente a tanto bla bla mediatico en contra de la adopción.
Injusticias y mentiras.

Voy a citar una aquí, de la que tratamos detenidamente en esa charla.
Muchos de los que critican la adopción son víctimas de una grave limitación de visión.
Creen que el circulo de amistades del que se rodean es emblemático y ejemplar de cómo va, anda o respira todo el resto del mundo.
Otros, por deformación profesional, acaban creyéndose que la vida, toda la vida, está impresa en carácteres de tinta negra en unas hojas de papel de venta diaria.

Por ejemplo, cuantas veces habréis oído que los padres adoptantes somos unos pijos ricachones que aburridos de nuestra insulsa vida nos metemos a adoptar unos cuantos negrutos o chinitas para dar color a nuestra gris existencia, además que hacen muy fashon...

¿Nadie ha leído nunca algo parecido?
¿No han escuchado nunca frases expresadas en forma clara o sugiriendo con disimulo y más mala leche que quién adopta lo hace por moda, capricho, o qué sé yo?
Pues, suerte tiene, mantenga hasta que pueda la buena costumbre de dedicar poco o ningún espacio de su vida a la lectura de algunas páginas "informativas".

Desgraciadamente, eso se lee a menudo.
El autor que eso escribe probablemente cree que todos los papás adoptivos nos llamamos Madona, Jolin, Mia Farrow, y no sé qué más.

Pero mirad por donde, el Centro Chino de Adopciones aprueba una normas para imponer un límite mínimo de ingresos anuales para permitir la adopción.
Es decir que ha detectado que el nivel económico de muchas familias adoptantes es muy bajo y quiere corregir este aspecto.
Y que tienen que ser muchas, lo demuestra el hecho mismo que haya incluido criterios económicos en las nuevas normas.

¿Entonces cómo quedamos?

Pues resulta que hay una enorme cantidad de familias adoptantes que tiene una economía absolutamente normal, a veces hasta limitada...

De estos ejemplos, de una visión totalmente equivocada de la realidad de la adopción podríamos hacer muchos más.
Pero tampoco quiero aburrir el lector

un saludo

Roberto Pili

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China