domingo, 11 de mayo de 2008

Deberes


Confieso mi profundas dudas sobre la oportunidad de dar deberes a los niños, sobre todo cuando se pasan en la escuela esa siete u ocho horas diarias.








Me parece una preparación a lo que tanto criticamos en los adultos: llevarse el trabajo a casa y no tener tiempo para otras actividades igualmente o más importantes en el desarrollo personal de cada uno.


Mis hijas entran en el cole a las 8.45 y salen a las 16.30, son un montón de horas de escuela.



Entre los maestros hay opiniones muy diferentes (y no hablemos entre los padres...)




En la escuela de mis peques entre semana prácticamente nunca tienen deberes, me parece muy bien.



En fin de semana algunos maestros siguen sin dar deberes, otros los dan, pero de forma limitada, y me parece un termino medio aceptable. Con esta medida algunas veces conseguimos transformarlos en juegos, pero en muchas otras ocasiones no se trata, digamos, del momento más agradable de la semana.


Conocemos casos en los que todos los día de la semana los niños vuelven a casa tan cargados de deberes que no les queda tiempo suficiente para que su vida sea algo más que una rutina rígida y programada: escuela, actividad extra escolar y deberes, todos los días iguales, sin tiempo para jugar, o para un sano hacer nada, para estar con los papás, para leerse el libro o el comics que les apetece y hasta, permitidme decirlo, mirarse una peli, sin tener que quitarle al sueño el tiempo para algo de todo esto.




Este fin de semana estamos en casa de la abuela y aquí están las peques haciendo sus deberes.


Las pequeña no quiere ser menos de sus hermanas y allí la tenéis con sus hojas y sus lápices pidiéndole al papá que le ponga a ella algún deber, un buen ejercicio de humildad para el papá protestón que tiene las ideas que acaba de explicar, es el colmo :-))




5 comentarios:

  1. Hols Roberto.
    Estoy de acuerdo contigo, aunque la mayoria de padres aceptan los deberes como algo normal que se ha hecho siempre, yo soy de las que piensan que no todo lo que se ha hecho toda la vida esta bien hecho. Nosotros no intervenimos en el tiempo de la escuela y la escuela no tendria que intervenir en el tiempo del hogar. Los padres tenemos infinidad de cosa para enseñas a nuestros hijos al margen del colegio y nuestro horario, y el de los niños es lo bastante apretado como para no sobrecargarlo mas con deberes a veces hasta incluso ilogicos. El año pasado mi hija que hacia primero, se pasaba los fines de semana pintando las lecciones. Matematicas era pintar, castellano era pintar, catalan era pintar. Muchos padres me confesaron que acabaron pintando ellos para poder salir a pasar el fin de semana con sus hijos. Yo me queje por escrito y luego en la primera charla del siguiente curso con todos los padres lo dije en voz alta. Me dejaron sola. Los padres se quejan en privado pero nadie es capaz de hacer nada para evitarlo. Bueno es que tu, por lo menos, te atrevas a poner en duda la utilidad de los deberes. Los maestros dicen que asi crean el habito del trabajo .Y yo tambien digo que crean el habito de llevarse el trabajo a casa en detrimento de la vida familiar. En fin, si fundas una asociacion de padres contra los deberes yo me apunto.
    Rosa

    ResponderEliminar
  2. ¡Por fin!
    Esto es lo que me encanta de Internet - que por fin podemos encontrar a los que pensamos como nosotros (y también a los que no piensan como nosotros - pero eso es otra cosa).

    Estoy tan en contra de los deberes que ni puede expresar mi rechazo de este costumbre.

    Estoy de acuerdo con todo lo que dice Roberto y Rosa - y confieso que también he acabado pintando un montón de cosas sólo para que mis hijas podían jugar o relajarse.

    Cuando nuestro colegio se iba convirtiendo en colegio bilingue, mi hija de 6 años tenía hasta 2 horas de deberes cada tarde - porque la profesora que daba en español estaba preocupada porque tenía menos horas y la que daba en inglés se vió en su derecho dar deberes "también".

    También me quedé sóla en mis protestas - pero no me rendí. Luché durante 2 años y creo que al final de todo merecía la pena.

    Hay que ser como una gota de agua - suave pero continuo.

    Yo les digo en el colegio que enviar deberes a casa es como dar siempre el mismo menu. Si en el colegio ya llevan todo el día "comiendo filetes" habrá que poner otra cosa en casa.

    Hay muchas formas de aprender. Los libros, las clases, los discursos de los profesores forman sólo un pequeño parte del universo educativo. Hay que dejar que nuestros hijos exploran, experimentan, incluso que se diviertan.

    ¡Bravo Roberto! - y Rosa también. Suerte con vuestras respectivas luchas contra los deberes. Cada gota cuenta.

    ResponderEliminar
  3. Permitidme añadir una cosa, para equilibrar la balanza, a no ser que parezca que los malos de la película sean los maestros :-))
    Cuando a menudo es justo lo contrario... y lo demuestran las actitudes que contáis: a la salida del cole comentarios de todo tipo, pero después quién te a visto y quién te ve...
    Es MUY importante que haya una comunicación fluida con los maestros. No se trata de inmiscuirse en su libertad de cátedra, ni mucho menos!!
    Pero a veces los papás también pecamos justo de lo contrario, delegamos a la escuela muchas tareas educativas que tendrían que ser a nuestro cargo.
    Este tema es muy complejo, por que hay millones de variables y situaciones personales diferentes.
    Una amiga maestra me contaría (es cómo si la estuviera escuchando) que bonitas son las ideas, pero cuando te encuentras con los padres del niño que en la escuela se define gamberro y te das cuenta que es un angelito frente a sus progenitores...
    Somos papás muy lejanos a este ejemplo, evidentemente, pero todos sabemos que hay cada caso...
    Gracias por vuestros comentarios!!

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón Roberto - toda la culpa no lo tienen los profesores.

    Incluso alguna profesora me ha contado que hay padres que exigen más deberes - sobre todo algunos que no saben que hacer con sus hijos.

    He conocido madres que exigen más deberes porque no comprenden que la educación de sus hijos es mucho más amplio que la parte académica.

    Bueno - estaba pensando más en este tema después de dejar mi último comentario y quiero contar una cosa más - un ejemplo muy personal:

    No tuve deberes en primaria y apenas tuve que estudiar fuera del instituto. Mi primer contacto con los "deberes" fue en la universidad - que es también cuando me matriculé en un curso de español por primera vez.

    Me considero una persona muy normal y corriente - y a pesar de no pasar horas haciendo deberes y estudiando durante mi niñez, hoy tengo una profesión digna que me llena de satisafacción. Hablo dos idiomas (uno a la perfección y la otra bastante bien). Estoy feliz.

    Pienso que mi formación académico ha sido importante, pero aún más importante fue el tiempo que tuvo para aficcionarme a la lectura, para imaginar, crear, explorar, viajar, conocer gente...

    Vamos - que la obsesión con los deberes no me parece válido.

    ResponderEliminar
  5. Hola, pero que Blog mas bonito tienes, me encanta como escribes y me llena de esperanza.. estamos adoptando en China y atenemos fecha de registr Ocubre 2006, ya han revisado el expediente en Dici07) todo va bien menos la tortuosa espera que nos tiene sumidos en un depresion y ahora con lo del terremoto más ...si se puede, por eso queria felicitarte, por que al leerte y ver a tus preciosas niñas, nos ha llenado de energia para seguir un dia mas. felicidades y besos desde las Islas Canarias.Isabel y Enrique.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China