lunes, 20 de octubre de 2008

¿Escribir más a menudo?

Me hago esta pregunta cada vez que pasan varios días y no escribo en Adoplandia, y me pregunto el contrario cuando escribo todos los días. Mejor dicho publico, por que escribir, la verdad, no paro de escribir.
Buena parte de mi trabajo consiste en recibir y contestar correos electrónicos.
O charlar a través de Skype con las distintas oficinas del grupo Transmes.
El teléfono suena a menudo, pero poco a poco está siendo desplazado por otros artilugios, igual de cómodos y más baratos.
Pero es cierto que estos instrumentos de... hay que decirlo, a veces instrumentos de tortura, facilitan la vida, y cómo todo tiene su contrario, la complican en ciertos aspectos.
Por ejemplo, imprimiendonos un ritmo indiablado por la exigencia, abonada por la costumbre, de una respuesta inmediata.
Si recibes 50 o muchos más correos diarios de los que todos necesitan una respuesta rápida, el resultado es claramente uno sólo: que el día a día te come y no deja espacio para nada, ni para la reflexión, ni para los proyectos, ni para... nada.

Quizás lo más grave sea justamente la falta de tiempo para reflexionar, para dejar que las cosas se situen en un lugar que no sea simplemente el movimiento continuo.
Hay muchas decisiones, propuestas, contestaciones que saldrían mejores, por el simple hecho de haber pasado un tiempo decantando.

Esta actitud la contagiamos a nuestros hijos.
No hace falta decir nada, lo ven, lo absorben, lo respiran.
Siempre es buena época para ordenar las cosas, para buscar un mejor ritmo, más humano, más apto a la familia.
Nunca es demasiado tarde para cambiar.

Calma: para y piensa en lo que haces.

Si pienso en algo relajante, pienso por ejemplo en un paseo en el bosque.
Mis hijas, que no paran un segundo, de saltar, correr, dar botes, gritar, bailar y hacer volteretas, en cuanto sale la palabra: andar o caminar, automáticamente disparan una protesta, un lloriqueo, una medio rebelión.
La verdad que caminamos poco, y esto es malo.

Me meto en You tube a buscar "Paseo en el bosque" y lo primero que sale es este video:






Para los impacientes aviso: no pasa absolutamente nada especial hasta el final de los 4 minutos. Quiero decir que no pasa nada ni en el final.
Sólo verde y música.
"solo"
La pena es que después voy a buscar la fuente del video, y ya empieza a gustarme menos.
Pero en fin, sin hacer demasiado caso al origen y finalidad según sus productores, me apropio de la sensación de serenidad y allí me paro.
El video es absolutamente sencillo y bonito.

Un poco de paz y e tranquilidad, nos vendría bien a todos.
¿verdad?

abrazotes
Roberto Pili

PD
y si queréis soñar de pasear en China echadle una ojeada al programa de viaje:
Otoño en China
en la web de Shui

www.shuiviajes.info

Por ejemplo: "A primera hora, salida en coche privado hacia la pequeña localidad de Yuanyang, situada a unos 1.800 metros de altitud. Los alrededores de Yuanyuang, y en especial sus laberínticos y armoniosos arrozales, esculpidos en las laderas de la montaña, conforman uno de los paisajes más bellos de toda China. En otoño, las terrazas están cubiertas de agua, lo que le confiere una dimensión fotográfica extraordinaria a este lugar.[...]

Por la tarde daremos un paseo por los alrededores de Yuanyang, salpicados por infinidad de aldeas de diferentes minorías étnicas. La inmensa mayoría de estos pueblos sólo son accesibles a pie. [...]

en fin, un viaje precioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China