domingo, 12 de diciembre de 2010

Vacíos

El corazón late, cada latido es una pulsión hacia un ser querido. Pasan los años y vamos acumulando personas en nuestro corazón. Algunas pasan cerca, se quedan un rato y se van, otras permanecen, algunas penetran hasta lo más profundo. Muy pocas no son otra cosa que trozos de nuestro mismo corazón.
Son parte de lo que somos, imprescindibles para entendernos, para entender como somos capaces de encontrar el camino en el laberinto que es a veces la vida.
El tiempo no se para, nunca se para.
Cada latido es una proyección hacia lo que seremos, pero también un alejarse de algo, en cada latido somos algo más y dejamos al mismo tiempo un poquito de ser.
Y siempre llega el momento en el que los latidos ya serán menos de los que han sido.
Los recuerdos se acumulan, los más duros recordando aquellos que nos han dejado.
Hay vacíos que se notan como caídas, aunque el corazón no permite vacíos duraderos, sólo tristezas recurrentes.
Hay ausencias permanentes, que nos quitan el aliento y nos llenan los ojos de lágrimas. Momentos.
Un color, una imagen, una palabra, un pensiero... de repente el vacío, que al cabo de un rato vuelve a llenarse.
Todos vamos hacia la misma inevitable derrota, pero cuantas batallas podemos ganar hasta perder la guerra!!

Una vez más siento como nuestras hijas me agarran con fuerza, nos dan fuerza para ganar una y otra batalla.
En estos días de vacíos recurrentes sus sonrisas y su energía, su inocente sabiduría, sus miradas intensas, su capacidad de llenarlo todo son la real poción mágica, son la vida y la luz.

Mi padre nos dejó hace pocos días.
En esta foto, de principio de 2000, está con su primera nieta. Habíamos llegado de China pocas semanas antes.

10 comentarios:

  1. En navidades es cuando en todas las casas se notan esos vacios.Hay fechas que nunca se olvidan,mi padre fue un 7 de Enero,asi que apegadito a las Navidades,pero como bien explicas,la vida sigue y los hijos te impulsan a seguir trazando el camino ,tal vez porque tambien nosotros fuimos niños y nos proyectamos en ellos,hay que mirar siempre hacia adelante
    ....saludos
    Mª Carmen,mamá de Mei y Carla Xiangrou

    ResponderEliminar
  2. Querido Roberto...no tengo palabras...tú lo has dicho todo...sólo me brotan las lágrimas de la emoción por tu pensamientos, tan cuerdos y reales...
    Gracias por meditarlos en alto...
    Pilar (mamá de dos hijos de China, una princesa y un guerrero)

    ResponderEliminar
  3. Que hermosa sonrisa le dedicaba a la niña, de esas que iluminan habitaciones..., vidas,...,
    ¡que suerte que tu niña haya recibido esa preciosa sonrisa!
    Gracias por compartirla, me ha gustado la sonrisa de tu padre.
    Un abrazo, para los cuatro.
    (Alguien os cuida en alguna parte,con una sonrisa dificilmente inigualable)
    Felisa

    ResponderEliminar
  4. Perder a las personas que componen tu vida debe de ser muy triste. Creo que entiendo tu vacio y tu pena, aunque no le he sufrido en mis carnes.
    Sólo te envío otro gran abrazo.....

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, escribes cada sentimiento con tanta precisión que el que lo lee lo sufre contigo...
    Ya sabes que lo siento mucho, una vez mas te envio muchos ánimos con todo mi cariño,
    tu amiga, Yol.

    ResponderEliminar
  6. Robert, recibe un abrazo muy fuerte. En estas fechas los recuerdos de los que ya no están siempre son más fuertes, aunque les echemos de memos todo el año.
    Como dice mi hija, siempre podrás salir a ver el cielo de noche para darle las buenas noches a esa estrella que brilla con más fuerza y que es a partir de ahora tu angel de la guarda Papá para siempre.
    Marta

    ResponderEliminar
  7. Roberto, te envío todo mi cariño.
    Desde hace siete años, yo le doy a mi padre las buenas noches y le pido que me acompañe. Eso me da un poco de fuerza en estos dias que son tan familiares y se echa tanto de menos. Y el poder abrazar a tus hijas, que son la vida y el futuro.
    Un abrazo

    Alicia

    ResponderEliminar
  8. Querido Roberto, lo siento mucho. No puedo decir nada que te consuele, pero quiero que sepas que yo, como muchos de los que nos has ayudado, rezaremos por tí o mandaremos nuestra energía (cada cual según sus creencias), para que tu corazón empiece a recuperarse pronto. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  9. Comparto tus sentimientos Roberto.
    Los expresas de una manera que no tengo palabras... También en el dolor está la esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Una foto realmente preciosa de un abuelo feliz con su primera nieta.

    Siento mucho la pérdida de tu padre.

    Un gran abrazo para ti y tu familia.

    Marian

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China