jueves, 25 de noviembre de 2010

Papá no me haces caso

Artículo en El País

Solo un 7% de los padres se implica en la crianza de los hijos tanto como las madres
Encargarse a partes iguales del cuidado de los niños mejora sus resultados escolares y reduce las tensiones familiares, según un estudio
"El padre tradicional, que deposita en la mujer la crianza de los hijos, es cada vez más escaso, pero aún perdura. Aunque un 51% ejerce tareas en el cuidado y la educación de los niños de una forma responsable, incluso intensa, solo un 7% se encarga de ellos en condiciones de igualdad completa..."

leer todo el Artículo en El País

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Ahorrar disgustos

Si cualquiera se parara a pensar en todos los disgustos que ha tenido en su vida, podría empezar a hacer un listado que, por corto que sea, siempre sería demasiado largo.
Más el tiempo pasa, más en ese hipotético listado de experiencias desagradables, se cuelan aquellas que más duelen y que son, creo, las pérdidas de seres queridos.
Hoy leía una frase, citada por mi amiga Fina en su muro de Facebook, que me ha hecho reflexionar:

El tamaño del corazón no se mide por lo mucho que quieras, sino por lo que los demás te quieran a tí (Mago de Oz)

En las circunstancias en las que me encuentro es natural ser hipersensible hacia ciertos temas, quizás un poco masoka, lo admito, uno incrementa los latigazos, cuando ya recibe de las circunstancias.
Se me ocurre un parangón con los enamorados despechados, que se torturan con amieladas canciones llenas de notas y textos simplones que reproducen idilios rotos, corazones despezados, ojos lagrimosos... de lo que se trata es de sufrir y sufrir, y cuando alguien que amas te deja, lloras.
El dolor nos acompaña,  da igual que sea el más grande amor de tu vida (que cuando nos dejan casi siempre lo es) o que sea tu padre... cada uno verá con el prisma distorsionante de su ombligo que su dolor es no sólo insoportable, si no también más grande de todos los ajenos.
A propósito de canciones de amor, yo siempre escucho música, pero en estos días estas habitaciones italianas son muy silenciosas, atento a cualquier murmullo que pueda llegar desde una habitación al fondo del pasillo, donde descansa mi padre.
Tengo tiempo para pensar: y desvariar, por supuesto. Cuando dejas correr el hilo de la madeja se enmaraña, todo se entremezcla.
El cansancio y la tristeza bajan las defensas, y con ellas el pudor, la timidez y relajan el sentido de protección de la privacidad de uno (cosa por otro lado bastante frecuente, para un autor de blog tipo el que estáis leyendo :-)
Todo navega por las neuronas y se cruza, se abandona y se recupera...
Los amores que harán sufrir a mis hijas, ojalá que ninguno ¿difícil verdad? La lucha para no caer en la competencia de sentimientos y en los celos paternos (cuantos he podido observar en estos años, con las antenas puestas, preparándome para lo que nos tocará...), el alejamiento y el acercamiento a nuestros progenitores, dependiendo de la edad: la infancia incondicional, la adolescencia rebelde y independentista, la recuperación de la edad adulta, la comprensión, el intercambio de papeles en la madurez...
Llegarán mis hijas a conocer lo que es su padre cuando tengan 50 años¿?
Ojalá, pero imposible diría, considerando que Chun tiene 6 y yo 48.
Yo tampoco llegaré a conocer lo que es tener un padre con 50 años cumplidos. Pero ya no falta nada, soy lo bastante crecidito como para buscar en los rincones cordura y entereza, fuerza para reaccionar, columnas a las que apoyarme, cuando parece que el dolor los desmorona todo.
De las experiencias se aprende, decía, escribía el otro día, buenas o malas que sean, pero no hay dudas que alguna sería un gustazo poder ahorrarnosla.
De disgustos hay muchos... cómo para ser tan avaricioso y querer probarlo todo ¿verdad?

Y la que más ahorraría a los que me quieren es una cita a la que no me podré sustraer.
Ni yo ni nadie, aunque esta profunda certeza es todo lo contrario de un consuelo.

Feliz Navidad

lunes, 22 de noviembre de 2010

las firmas

Ya se ha hecho una costumbre, abro mi blog un par de veces al día para ver cómo va la campaña de recogida de firmas a favor de Piedad.
Va poquito a poco, la alegría es que nunca paran de crecer las firmas, pero es un avanzar más lento de lo que me gustaría.

La experiencia de ser positivos

Esforzarse para que cada experiencia sea positiva, por dolorosa y dura que sea, es algo que, si se consigue, siempre representará motivo de consuelo.
Hay que aprender de los buenos ejemplos y ser capaces de sacar provecho de los malos, de los que también, aunque sea por oposición y negativa, traemos algo.
Además lo negativo siempre existirá en dosis más grandes de su contrario.
No me gustaría tener que admitirlo, pero es absolutamente cierto que es más fácil encontrar de lo primero que de lo segundo.

(PD del 23/11/2010)

Otra cosa es que realmente el peso sea tan desequilibrado.
Una persona que se queja se nota más que 1000 satisfechas y silenciosas, también esto es cierto.
Aunque algunos rasgos de nuestro carácter parece que los hemos heredados en los cromosomas, aprendemos poco a poco a ser los que somos y, por como somos, a juzgar el mundo (y sus habitantes).
Y con el tiempo cambiamos, algunos más de lo que nos parece.
No hay más que encontrarse con amigos que no vemos desde hace muchos años.
Claro que la edad influye, como edad y como experiencias acumuladas, pero no es sólo una cuestión de edad.
Tenemos que vivirlas, ciertas experiencias. Y dejar que nuestros hijos la vivan.
Desde siempre los padres han deseado ahorrar ciertos pasajes en la vida de sus hijos, pero hay que admitir que no siempre esta actitud les ayuda.
Establecer límites no es fácil. No existe una regla de: todo esto hasta aquí es mejor que no lo vivas, por que te hará daño. Todo lo otro hasta allí, sí, por que a pesar de todo te ayudará a crecer.
Si decidir el límite fuera fácil, todos seremos buenos padres. Y buenos hijos :-))
No es así.
Quizás la mejor enseñanza sea transmitirles el deseo, el anhelo de saber reconocer el límite, ese punto que no hay que superar, si no se quiere transformar una experiencia pese a todo positiva en un túnel sin retorno.

jueves, 18 de noviembre de 2010

"Si les dejamos, los niños cambiarán el mundo"

Bonita frase, y bonitas frases las que refiere Ramón Lobo en el artículo de El País que lleva ese título y que pronuncia Bell'Aube, de 41 años, director de la ONG Plan en Benín
Nos sugiere que de los pequeños gestos nacen cosas.

"..una familia vendió a su hijo a un comerciante. "El niño se lo dijo a sus amigos y todos, por iniciativa propia, hicieron una sentada en la casa de los padres y empezaron a llorar. Su actitud obligó al pueblo a intervenir".

Muchos afirman que este tipo de iniciativas son gotas en un océano. "Resolver el problema a gran escala es trabajo del Gobierno. (...) Hay que acabar con la impunidad, educar a la policía y a los jueces". La escritora y periodista estadounidense Martha Gelholm, que estuvo en la Guerra Civil española, tenía una respuesta brillante para este tipo de preguntas: "Tiro piedras al agua, no sé qué efecto producen en el estanque, pero al menos yo tiro piedras".

Leed la breve entrevista en El País

Por cierto que en Facebook estamos montando una recogida de buenas noticias.
A ver cómo nos va :-))

martes, 16 de noviembre de 2010

Las cosas cambian

Hace algún tiempo mi padre hablaba, refiriéndose a las niñas, sus nietas, en perspectiva a la empresa que he levantado en estos años, de un futuro para ellas seguro, trazado y como cosa obvia e indiscutible.
Un futuro en el fondo rígido, ya encaminado a encontrar trabajo por el camino abierto, por lo que su padre había ya hecho.
Se sorprendía de mi sorpresa, y yo de la suya.
¿Como es posible confiar en algo así, cuando sus propios hijos habían emprendido un camino del todo diferente, y además lejano?
Ciertos puntos de vista, basados en una tendencia real y natural hace tiempo, arraigada entonces en todo los niveles sociales, pero hoy, en muchas más ocasiones,  ya superada, si queremos utilizar una palabra equívoca, siguen resistiéndose a los embistes de la evidencia.
Cuanto más fácil es en estos tiempos moverse, viajar, conocer lugares y situaciones lejanas.
Pero sobre todo, qué diferencia con esa idea del deber, de la herencia, de un camino trazado...
La familia sigue siendo el eje fundamental de la vida de las personas, pero la palabra familia hoy sobrevive por que ha sabido adaptarse, o la han adaptado, a situaciones y realidades muy variadas.
Si pienso en el futuro que me gustaría para mis hijas, la verdad, no pienso nunca en un o en el trabajo que me gustaría hiciesen, pienso en su felicidad, satisfacción y realización como personas,  y me parece esto tan natural y obvio que tengo que racionalizar los motivos que justifican la existencia de lo contrario.

Las cosas cambian.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Faltan muchas firmas

Haced click en el recuadro de la barra lateral derecha: Salvemos a Piedad
Para quien no conozca el caso de Piedad allí se explica (he copiado varios textos también en la entrada del jueves 11 de noviembre 2010).
Firmad, aunque os robe unos minutos, y pasad el enlace a todo el mundo.


Gracias!!

sábado, 13 de noviembre de 2010

Verano 2008


Guilin, Hotel HOMA, Taller de cerámica
(verano 2008)

jueves, 11 de noviembre de 2010

Ayudar a Piedad

Leo en

http://meiycarla.blogspot.com/2010/11/salvemos-piedad-es-una-iniciativa-de.html

SALVEMOS A PIEDAD, es una iniciativa de PRODENI:

 de recogida de firmas para que el Gobierno de Canarias cambie de actitud y PIEDAD no perpetúe su orfandad en un centro de menores permitiéndole que contacte y vuelva con la familia de La Orotava de la que tanto se acuerda, una vez que ha quedado acreditado el fracaso de la medida de la vuelta a la parte biológica. Los dos años que pasó en La Orotava fueron los únicos de su vida de felicidad y estabilidad. El resto, ya se sabe, centros de menores (el actual es el cuarto) y una madre biológica incapacitada para tenerla. Te pedimos que firmes la carta que está en el enlace que aparece aquí abajo y lo hagas extensivo a tus contactos y amigos para lograr cuanto antes el objetivo que nos hemos propuesto. En principio hemos puesto un tope de 5 mil firmas, pero creemos que se pueden recoger muchas más antes del 15 de diciembre. Confiemos en ello.

  Leer en ACTUABLE leer:

"
Canarias: una niña de 9 años condenada a perpetuar su orfandad en un centro de menores
PIEDAD es el nombre ficticio de una niña canaria de 9 años víctima de un sistema que la ha condenado a la más absoluta orfandad.

PIEDAD fue retirada a su madre biológica a los ocho meses de haber nacido por incapacidad de su progenitora para cuidarla y educarla. Estuvo tres años y medio en dos centros de menores del Cabildo de Gran Canaria y porque no fue posible su retorno ni siquiera en su familia extensa, en el 2005 fue entregada en acogimiento preadoptivo a una familia de la localidad tinerfeña de La Orotava alcanzando plena estabilidad y felicidad.

Sin embargo, a los dos años, por imposición de la Autoridad Judicial (Juzgado de Familia nº 5 de Las Palmas, y luego Sección 3ª de la Audiencia Provincial) el 10/05/07 fue devuelta a un centro de menores para preparar su entrega a la madre biológica, sin que se tuvieran en cuenta, ni se hubieran valorado sus circunstancias personales, ni los perjuicios que un cambio de medida le podría ocasionar.

Aquello supuso la desaparición forzada de su paisaje afectivo (familia, amigos, escuela, entorno…) y la privación de toda noticia o contacto proveniente de allí. Sufrió tortura psicológica en la Casa Cuna de Santa Cruz de Tenerife y deprivación afectiva, y se le aplicó una terapia de reconstrucción cognitiva para reorientar (“amputar”) sus afectos y enfrentarla a la nueva situación. PIEDAD estuvo algo más de un año con su madre pero sin que esta dejara de recibir el apoyo del Servicio de Protección de Menores al ser incapaz de desenvolverse con autonomía.

Finalmente, acabaron las dos en la calle y con lo puesto, y la propia madre la entregó a la Administración para que la ingresaran en un centro. PIEDAD entró en un centro de menores de la isla de Gran Canaria el 31/10/08 y allí sigue todavía pues su madre, el 20/01/09, renunció a ella cuando la Administración le facilitó una vivienda, prefiriendo dejarla en la institución a tenerla consigo por los problemas que dijo le ocasionaba la menor. Finalmente, por segunda vez, ante el nuevo y definitivo fracaso, la niña fue desamparada de su madre.

A iniciativa de la asociación PRODENI y de la Plataforma de apoyo a PIEDAD, se pone en marcha esta campaña de recogida de firmas para que el Gobierno de Canarias le permita tener noticias, establecer contactos y volver a la Orotava, porque es la mejor alternativa a la absoluta orfandad que ahora padece y porque tiene derecho a reencontrar la felicidad que un día le obligaron a perder.

Para más información puede consultarse la página Web de PRODENI en www.prodeni.org y acceder al libro "Peregrina mía" en www.peregrinamia.es, de Soledad Perera, madre preadoptiva de PIEDAD.
"

domingo, 7 de noviembre de 2010

Anónimo filósofo de Prades


Pues eso, que este fin de semana nos hemos dado un paseo por esta bella localidad y entre otras muchas fotos saqué esta. 
A veces las verdades más profundas se encuentran mal pintadas en una pared... :-)))
Me congratulo con el anónimo filósofo de Prades.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Ya no quieren varones


Os paso un link a una noticia sobre uno de los muchísimos cambios que está viviendo la sociedad china.
Es un proceso, China es enorme, hay en este País realidades profundamente diferentes, pero es una de las muchas señales de las transformaciones que cualquiera podría observar en ese inmenso lugar que es China.

Los periodistas tienden a crear de un aliento de aire un huracán, a transformar todo lo que observan en norma general, cuando difícilmente puede existir una norma general en estos temas, pero lo dicho, señales interesantes.

En COTIZALIA

China da un giro de 180 grados: las familias ya no quieren hijos varones

Siglos y siglos de una mentalidad cultural basada en la preferencia china por los hijos varones se han ido al traste. Los elevados precios de la propiedad y el desarrollo económico, según Financial Times, han comenzado a erosionar la tradicional preferencia cultural por los hijos varones y cada vez es más frecuente escuchar a los padres chinos decir que desean una niña.
Seguir leyendo >>>

jueves, 4 de noviembre de 2010

Consideraciones a partir de un artículo de Jesús Palacio

Ayer el País publicó un amplio artículo de Jesús Palacios (catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla) titulado:


Resumiendo mucho, se denuncia la existencia de un número espantosamente alto de niños institucionalizados, las inaceptables resistencias de las Administraciones para hacer algo serio y continuo para cambiar este desastre, y por último, aunque más importante, el daño incalculable que se le está haciendo a miles de pequeños privándole de lo más fundamental: 
"Los humanos estamos hechos de un material que en la infancia necesita dedicación individualizada, compromiso personal, presencia y disponibilidad habitual de buenas figuras de apego"

Jesús Palacio recuerda:
"Por un lado, el de la adopción internacional, que tan positiva ha sido"
aunque después añade una coletilla con la que evidentemente no puedo estar del todo de acuerdo, dice:
"y al que tantos recursos se han dedicado".
Los recursos para la adopción internacional no han sido ni de lejos los que se hubiese necesitado, pero no quiero, ni creo oportuno poner el acento su estas pocas palabras en un artículo que es en su conjunto muy, muy acertado.
Y oportuno, claro. Esos miles de niños que malviven en instituciones que serán limpias, bien atendidas, bien financiadas etc. etc. pero que no dejan de ser horribles cajas vacías de amor y atenciones familiares, son una herida abierta y sangrante en una sociedad que quiere ser civil. Y nunca serán suficientes las denuncias y las presiones para que estas situación cambie.

La legislación española ya indica que los niños tienen que estar en familia, pero las leyes no se cumplen y lo que es más paradójico, por parte de la misma administración que tendría que ser la encargada de hacerlas cumplir.
Nadie ya se sorprende, es lo que vemos todos los días, en todo ámbito de la vida social.
Así que lo cierto es, que por muchas leyes que se hagan, si no hay una verdadera implicación de la Sociedad a todos los niveles, esas leyes no servirán o servirán muy poco.

Y aquí se me permita, por que viene muy a cuenta, tocar un tasto que en el artículo de Jesús Palacio se obvia, no sé si a propósito, aunque creo que sí. Es un tema que en estos tiempos se definiría como "políticamente incorrecto".
Qué rápido cambian las cosas. Hace unos años no hubiese tenido ninguna rémora en defender un hecho tan claro. Pero hoy, siempre más, se mezclan las cosas y se ponen en oposición, se radicalizan las posiciones, y en lugar de buscar el equilibrio se polemiza sobre términos que sólo pueden coexistir  para que esa herida se cure.
Voy al grano.
Una de las razones por la que tanto éxito ha tenido la adopción internacional frente a la nacional es por la incertidumbre legalizada en la que se encuentran los aspirante a padres que desearían emprender el camino de esta última. La ley sigue permitiendo, aunque ha habido algunas mejoras, que el vínculo de la sangre prevalezca demasiadas veces frente al derecho de cualquier niño desamparado a tener la mejor familia posible. A tenerla de verdad, y no por un tiempo.

Por que por mucho que sea cierto que para cualquier coche es mejor estar en un aparcamiento cubierto un tiempo que por ningún tiempo, es todavía más cierto que si estuviera siempre en un aparcamiento cubierto la carrocería del coche duraría intacta 100 años.
Me disculpen el símil. Está claro que los niños no son coches ¿verdad?

El camino hacia el bien de los niños es dejar de considerarlos coches, que pueden pasar de aparcamiento a aparcamiento.

La solución, o el camino hacia ella es hacer todo lo posible para que ese derecho de propiedad que todavía se le concede a la  sangre en la leyes y en las mentalidades, pase a tener un valor relativo, directamente proporcional a al bien definitivo de los niños que han sido declarados en desamparo. Es decir, en muchos caso y desgraciadamente, un valor cero, un valor que se ha perdido por circunstancias seguramente injustas y dolorosas, pero con las que NO tienen que cargar los niños.

El deseo de amar a un hijo, de tener un hijo, no está en contradicción con el derecho del niño desamparado a tener una familia. Las dos condiciones tienen que darse, y al mismo tiempo. Y si no se dan, y al mismo tiempo, de poco sirve clamar al cielo por el atropello de los derechos de los niños sin familia. Al contrario, se crean un clima de sospecha, prejuicio, y hasta condena hacia una parte tan fundamental para la creación de una familia, cuales las madres, los padres, las parejas, que son una pieza inevitable de ese magnifica invención y tan eficaz que son las familias.
Siempre que se observen las cosas desde un prisma parcial se irá hacia el camino equivocado.
Hay muchísimas personas que desean tener hijos y muchos niños que tienen derecho a tener unos padres.

Se favorezca la condición estable, su seguridad también jurídica, de las potenciales familias y se curará con mucha más rapidez esa herida enorme representada en nuestra sociedad por los miles de niños institucionalizados.


PD
No estoy aquí reclamando que se borre, se cancele, se olvide la familia biológica, ni mucho menos, faltaría más. El tema evidentemente es muy complejo, y es quizás por esto que Jesús Palacio no lo ha tratado en su escrito. No se puede hablar de todo en el mismo momento.

martes, 2 de noviembre de 2010

Contradicciones

Las palabras nos ayudan a comunicar y levantan barreras de incomprensión.
Hablar, por si sólo, nunca es suficiente. Para entendernos se requieren muchas más cosas.
Valorar los silencios. Pillar el ritmo del discurso. Observar las miradas y la falta de ellas.
El tono de voz, las reticencias. La historia y el carácter de cada uno.
Entender es una labor de titanes, es un ejercicio de infinita paciencia y humildad.
Tenemos prisas constantes, somos presuntuosos y cínicos, nos angustia ver en profundidad.
Las palabras, tantas veces, sobran.

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China