domingo, 1 de mayo de 2011

¿sirve de algo la experiencia?

Bueno, planteada tan radicalmente la pregunta parece tener sólo una respuesta: obvio que sí.
Pero la provocación puede ser un empuje a la reflexión.

A veces me pregunto donde están los límites en la utilidad de la experiencia.
Es una duda importante, por que en el fondo buena parte de nuestro papel de padres parece consistir en transmitir a nuestros hijos los consejos positivos que nacen de la memoria de vivencias parecidas.
Otras veces en intentar evitar situaciones que sabemos, por experiencia, que pueden tener consecuencias negativas.
Siempre tendríamos que transmitirles la importancia del sentido común, y el sentido común, parecería lógico, también se nutre de experiencia.
Pero a veces, esta bendita experiencia, también puede asumir tintes no tan obviamente oportunos, y hasta transformarse en un lastre, un impedimento al avanzar, a aceptar que las cosas cambian, y que si cambian no es necesariamente para mal, aunque nos duelan, asusten o llenen de preocupaciones por su incierto futuro.
Atreverse a probar es bueno.
Es decir que puede ser muy positivo darse cuenta que la experiencia a veces nos impide ver hacia allá y nos empuja a caminar con la mirada hacia atrás.
Una forma especialmente peligrosa de andar. Puedes darte con un palo u otro obstáculo que no has podido ver por esa posición innatural de la mirada y hasta hacerte daño :-)

Hay además una contradicción interna en el concepto mismo de experiencia.
Todos necesitamos para crecer, cometer errores. A pesar de que otros ya los han cometido, y que aparentemente podríamos evitarnos ese sufrimiento gracias a su experiencia, la realidad es que si no volviéramos a cometerlos nosotros directamente, en prima persona, no aprenderíamos bases esenciales para la supervivencia de la especie.

Estas situaciones se dan justamente y especialmente en la infancia, cuando, en teoría, tenemos a nuestros lado unos padres que nos guían, nos acompañan, nos enseñan...

En fin que la única conclusión es que:



La vida es una tómbola tom tom tómbola
La vida es una tómbola tom tom tómbola
de luz y de color
de luz y de color

Y todos en la tómbola tom tom tómbola
y todos en la tómbola tom tom tómbola
Encuentran un amor
Tómbola!

En la tómbola del mundo,
yo he tenido mucha suerte.
Por que todo mi cariño,
a tu número jugué.

...
Yo soñaba con tu nombre,
esperaba conocerte.
Y la tómbola del mundo,
me premió con tu querer.


y lo único que nunca sobra es el sentido del humor :-)



1 comentario:

  1. jejejeje, el post estaba muy bien pero me han encantado la conclusión final.

    Saluditos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China