viernes, 14 de junio de 2013

Varium Kids a Vic



competición hippopera en Vic, con Violeta :-)

Adolescentes

Quiero compartir una entrada del blog de Fabiana Iglesias que me ha gustado mucho. Al final os paso el link.
¿Por qué me ha gustado?

No siempre ¿nunca? es fácil sobreponerse, para los padres, a esos momentos en los que tus hijos hacen de todo para que los abronquees, o los castigues, o te duela como una cuchillada las cosas que dicen o hacen.
Nunca olvidaré la intervención en un congreso de un pespicologo francés que aplaudimos reiteradamente y como una estrella, al final de su intervención en un congreso sobre temas de Adopción. Soy fatal para los nombres, y empeoro con la edad. No recuerdo su nombre.

Una de las muchas cosas que dijo fue que en la etapa de la adolescencia los hijos hacen de todo para ser odiados por sus padres. Un buen padre, para serlo en esa etapa, tiene que tener principalmente ¿exclusivamente? una capacidad: el aguante.

Aguantar el chaparrón, diría yo, sin caer en la tentación de hacer lo que ellos quieren que hagamos. Si lo hacemos sentirán de haber cumplido con lo que su etapa de evolución les manda. Matar al padre que hace poco era dios, y en nada se ha transformado en un pobre hombre incapaz de entender hasta lo más sencillo de su personalidad, de sus aspiraciones y necesidades.
Si caemos en la trampa, en el agujero donde ellos nos empujan, si acabamos castigándoles sin añadir algo más, rechazándoles, lamentando amargamente la metamorfosis de ese bebé que fueron hace nada, no estamos haciendo otra cosa que, simplemente, darles la razón para su actitud. Sería un error. Por duro que pueda ser, y en muchos momentos lo es, hay que evitar ese error, es necesario hacer el esfuerzo.

Habrá caídas, debilidades, hasta los más pacientes pierden los estribos :-) Levantamos la voz, nos pasamos de castigos o, al contrario, por pereza, cansancio, ritmo loco de la vida, estress, dejamos correr sin hacer nada.
Ese equilibrio de amor y firmeza, que todo sabemos hay que practicar, es el juego más difícil de aprender, no hablemos de ganar.

Fabiana Iglesias en su recuerdo personal me enseña una de las muchas adolescencias posibles.

El abanico de situaciones es muy amplio. Es sano, útil, oportuno, necesario estar atentos a todas. Manteniendo las antenas alertas, uno puede descubrir o ver detalles, que le ayudan y le guían en el mejor camino.

Interesante lectura en su blog:

  Un pensamiento sobre los 14,15,16 años.

miércoles, 12 de junio de 2013

Cambio de cole

El año que viene una de mis hijas cambiará de cole. Pasará de la Scuola Italiana, donde cierra este año el ciclo de la "scuola media", a otra escuela de Barcelona.
Estos cambios son siempre importantes. Tengo la costumbre, creo buena, de no cargar las tintas ni el peso de los posibles riesgos, ni en las expectativas de lo positivo. Aunque siempre le pongo una pizca de optimismo. Es un cambio, creemos será a mejor.

Entrará en una nueva dinámica: sea en cuanto a programas, que idioma de las clases (de italiano a catalán). Tendrá nuevos compañeros, nuevos horarios, un espacio de trabajo donde pasará más de ocho horas diarias de su vida: todo esto no es poca cosa.
Ella tenía muchas ganas de "cambiar de aire" y la hemos apoyado.
Irá a la Frederic Mistral, de la que hemos escuchado buenos comentarios. Os contaré que tal, y si alguien ya la conoce, bienvenido sean otros.
Las pequeñas se quedan donde están. No quieren cambios. También las apoyamos y nos parece bien.

Os cuento nuestra vida, cómo siempre hago por otro lado :-) para quitarle hierro a los miedos que muchos sienten hacia las rupturas. A veces la vida nos impone caminos imprevistos. Mejor cuando estos cambios son voluntarios, claro. Pero la costumbre o el entrenamiento a aquellos ayuda a sobrellevar y superar las situaciones cuando y si se repitieran.

Los seres humanos somos el único ser vivo capaz de sufrir pensando en la posibilidad del dolor, sufrir en el momento en el que el dolor es activo, y sufrir cuando ya ha pasado, recordándolo.
Algunos también sufren por el miedo a la simple posibilidad o hipótesis de que algo pueda pasar. A lo mejor al final no pasa, pero la simple posibilidad ya provoca sus efectos perniciosos.
¿Cuantos tienen el carnet de sufridores empedernidos? :-)

Es una especie de esclavitud interior, de la que no es fácil liberarse. sobre todo para los que dan demasiadas vueltas a las cosas.
Muchas veces el "pensar demasiado" es sinónimo de buscar con lupa los aspectos negativos de todo. He dicho: demasiado. Reflexionar es bueno, pero estancarse en la duda no.

No por pensar demasiado seremos capaces, por ejemplo, de prever lo imprevisible.
Tampoco es una garantía de solidez, serenidad o tranquilidad quedarse en lo conocido.

Pero sí, ofrece cierta garantía el hecho de ir buscando siempre lo bueno de cada situación, y tener la mente abierta y atenta. Es muy probable que aplicando esas prácticas, ese bueno acabemos por encontrarlo.

 :-)

martes, 11 de junio de 2013

Suad

Leí Suad hace unos días. Y me gustó. Lo devoré en un par de horas.
Autores Noemi Trujillo y su marido Lorenzo Silva.
Una novela/diario de una adolescente escrita con voz y tono de una adolescente. Sus autores expresan esta intención en la introducción. No sé si lo han conseguido, quiero decir: no sé cuanto realmente chirriaría ese tono para una adolescente. Supongo que cómo la categoría adolescente tiene casi tantas variables cuanto adolescentes hay, también los podrá haber que escriban así.
Tendría que escribir muy bien, punto primero.

La protagonista/autora del libro es una persona tendente a poner la lupa en algunos aspectos de su forma de ser, exteriores e interiores, con deformaciones tendentes a lo negativo: ¿rasgo típico adolescencial?

Tiene un hermano por encima del listón de la normalidad, y una hermana "adoptada" que vive en un campamento saharaui, con la que no se puede competir, por lejanía, por que nació y vive en medio de carencias y privaciones que la ponen en un pedestal frente a esa parte de la humanidad privilegiada y con sentidos de culpabilidad de la que ella es parte. A pesar de que la duración de algunos privilegios está en duda por la crisis.

Temas de rabiosa actualidad, se podría decir, y que para un padre de adolescente[s] es sin duda de gran interés. Me reitero en lo dicho, me ha gustao.

Quizás, por buscarle un defecto - si no encontramos ninguno la crítica sale blandita y eso está fatal ¿no? Pues el defecto lo encontraría en ese "delito" que parece ser el hilo que tira y aguanta la tensión de la historia.
Al final resulta un poco desilusionante como "delito" y diría yo, que en su conjunto el punto menos importante del libro es justamente lo que la protagonista hace en un momento de rabia.

Hay amor, chicos guapos, celos, música, libros, viajes, estereotipos del papel del padre y de la madre, pero gustan, por que uno se reconoce, y no hay nada de más atractivo, cuando se lee, que inmedesimarse, aunque sea por detalles, en algunos de los protagonistas :-)

Buena lectura!!


Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China