miércoles, 17 de diciembre de 2014

Felices fiestas!!

...antes de que nos llegue el año nuevo, casi sin darnos cuenta...
El tiempo vuela, para todos, pero para los papás quizás algo más rápido.

Aquí una foto que es un recuerdo imborrable de nuestra vuelta a China!!
Hace ya algunos años :-)
Pero lo dicho, el tiempo vuela.


Felicidades a todo el mundo.
Salud, serenidad, paz y algo de suerte, claro :-)

Roberto

viernes, 14 de noviembre de 2014

ánimo

A todo el mundo le gusta recibir alabanzas por algo que ha hecho bien.
Y todos necesitamos algo de ánimo y un empuje para volver a intentarlo, cuando algo no ha salido como debía.
Para conseguir mejor resultado las broncas son, con frecuencia, poco eficaces.
Cuesta superar las decepciones. En ambos sentidos.
Hay que tener valor para ser pacientes.
Dejarse llevar por los impulsos es fácil. Más difícil pararse a pensar, hacer el esfuerzo de entender de donde nace lo que nos hace enfadar. Dar el ejemplo. Enseñar con el ejemplo.
¿Quién tiene la humildad de reconocer que estamos pidiendo mucho, cuando nosotros no somos capaces de hacer el esfuerzo necesario para tener esa misma actitud positiva que pedimos a nuestros hijos?
La adolescencia, además, es una explosión de energías incontrolables.
Nunca podemos olvidarlo.
Y como siempre digo: sigue mis buenos consejos y no repitas mis errores.



jueves, 13 de noviembre de 2014

Las guerras inútiles. Las guerras son inútiles.

Siempre son fuente de inmenso dolor, por lo que su utilidad está negada por este hecho tan evidente. Hay muchas guerras posibles. Una, la más común, la que se libra entre dos personas. Hay quien va por el mundo con la espada permanentemente desenfundada. El único consejo válido es entonces: alejaros de aquellos, sin más. Quizás no lleguen a heriros, pero siendo su forma de ser, son peligrosos. No merece la pena correr el riesgo. Alejaros, dejadlos solos.
Claro, si la amenaza se dirige hacia nuestros seres queridos, no tendremos más remedio que poner a riesgo nuestra integridad para defenderles.
Ojalá seamos capaces de desarmarlos antes de que bajen con éxito el brazo asesino.

Las guerras son siempre inútiles. Es una frase que sólo puede nacer en el ideario de quién desea, aspira al bien común, general, más amplio que su propio interés.
Una actitud a toda vista de idiotas, en el mundo en el que vivimos.
Desde muy pequeños nuestros hijos han chupado una idea de superación a cuesta de los demás.
Otro mundo es posible. Yo no lo veré seguro. Me temo que mis hijos tampoco. Pero no me resigno a poner un interrogante a esa afirmación.

También los padres muchas veces libramos una guerra con nuestros hijos. Tenemos que... Ellos tienen que... Hay un listón muy alto y si no lo consiguen serán unos fracasados.
Como decía, creo, Semprún ¿o era otro? Nos preocupamos mucho del mundo que dejaremos a nuestros hijos, pero ¿nos preocupamos de qué hijos dejaremos en este mundo?







domingo, 2 de noviembre de 2014

No es culpa de los padres

Vuestros hijos no son vuestros.
Son hijos e hijas del anhelo que la vida tiene de si misma.
Ellos llegan a través vuestro, pero no son vuestros,
Y a pesar de que viven con vosotros no os pertenecen.
Podéis donarle el amor, pero no vuestras ideas:
Ellos tienen sus propias ideas.
Podéis ofrecer protección a sus cuerpos, pero no a sus almas:
ellos habitan la casa del mañana, que no os será permitido visitar ni en sueños.
Podéis intentar ser símiles a ellos, pero no hacerlos parecidos a vosotros:
La vida avanza y no se detiene en el pasado.

Kahlil Gibran

Lo he traducido del italiano, espero no destrozando demasiado el sentido de estas magníficas y profundas frases.

Leo estos versos en el libro de Judith Rich Harris  "The Nurture Assumption" cit. Wikipedia: que en su edición al idioma castellano fue titulado "El Mito de la Educación", un libro que cuestiona la creencia de que los padres son el factor más importante en el desarrollo infantil de los hijos, libro en el que reseña y revisa exhaustivamente pruebas que contradicen esa creencia.

El título de este post hace referencia al título en italiano del libro de Judith Rich Harris: "Non è colpa dei genitori".

martes, 28 de octubre de 2014

Pensando en China. Viajar

Un lugar, un espacio, una idea. China es un recuerdo, son emociones... cómo no emocionarse simplemente pensando que allí nacieron nuestros hijos.
El amor y la razón, el pasado y el futuro, en un caso llegan a poderse conciliar: un viaje bien planteado.
Por nosotros:
- medir expectativas,
- valorar lo que pesan y aportan las distintas partes del viaje. Revivir, volver, sí, pero cuan importante es alargar la visión más allá del orfanato y de la ciudad de los trámites!! Cuanto agradecerán nuestro hijos que rompamos ese saco, esa idea limitadísima que lo que importa es un edificio, una ciudad y, al contrario, abramos cielo y les enseñemos qué precioso es su inmenso País!!
- abrir nuestra visión, nuestra mente, para absorber lo máximo posible, hasta de los detalles aparentemente más insignificantes.

Si decidimos volver a desplazarnos tan lejos hay que hacerlo bien.

viernes, 24 de octubre de 2014

Se nos olvida, con escalofriante frecuencia, lo que realmente cuenta en la vida.
Son las pérdidas, las rupturas, las paredes contra las que nos estrellamos, haciéndonos mucho daño, los momentos que nos hacen volver a la lucidez, a la sabiduría.
Suelen durar poco.
La comodidad que hace tan agradable la existencia, tiene algunos desagradables efectos secundarios. No nos quejemos por éstos, cuando todo aquello ha sido tan placentero.
Cuando lo inevitable sucede, apechuguemos.
Lo de intentar volver a la anterior condición, tan deleznable, pero tan deseada, sea el siguiente paso, limpio de quejas.

fuente foto

martes, 21 de octubre de 2014

Consejos

Puedes tener una tonelada de buenos consejos, pero de nada te servirán si quién los necesita no los quiere escuchar. Con frecuencia es muy difícil aplicar un buen consejo.
También los que, en diferentes circunstancias, podríamos darnos a nosotros mismos.


lunes, 20 de octubre de 2014

Sabiduría

Es difícil ser sabio cuando uno está rodeado de dificultades, problemas y complicaciones. Pero aquellos son los únicos momentos en los que realmente la sabiduría en necesaria.


Cascadas de Detian, provincia de Guangxi. China

jueves, 16 de octubre de 2014

El tiempo vuela. Adolescentes 2.0

Consideración poco original, cierto: el tiempo vuela. Muchas veces las conclusiones menos originales son las más correctas, las que nos ayudan a vivir, a superar un bache, a corregir un error. 
Es de humanos equivocarse. Otra App de la categoría banalidades útiles.
Los padres nos equivocamos, en buena fe, se supone. 
Este mundo, por otra parte, está loco. ¿Cómo no serlo? Si estamos rodeados y apretujados entre desquiciados. Recuerdo que mi adolescente mayor hace unos años solía repetir con frecuencia la frase "la gente de hoy está muy mal de la cabeza" o algo por el estilo. Como si hubiese conocido otras épocas. 
Hoy repite sobretodo "suda" o "tío" y casi siempre en plan agresivo y criticón. 
Qué ternura sus consideraciones de entonces. Un Entonces que es de hace nada. Parece un siglo.
Se supone que en este espacio tendría que dar consejos. La realidad es que, humildemente hay que admitir, los consejos en varias ocasiones los necesitaría un servidor. O simplemente una espalda donde consolarse frente a lo inimaginable (mentira, todo estaba ya imaginado).

Una cosa es la teoría, escuela en la que es relativamente fácil graduarse. Otra muy diferente, estar diariamente rodeado de unas prácticas cuyo ritmo ya no decidimos los padres. 
La columna a la que tendríamos que apoyarnos en los momentos de desorientación está hecha, así parece, de ladrillos compactos: mantener la calma, la cordura, la serenidad. Todo esto, creo, es más complicado de un máster intensivo en física nuclear.
No me canso de leer artículos, estudios, blog de expertos. La mayoría van en la línea más arriba indicada: mantener la calma, la cordura, la serenidad. El ejemplo como instrumento de máxima eficacia.
La realidad es que hay fases, en la vida de nuestros hijos, que requieren por parte de los padres una simple y poderosa arma de protección personal :-)
Aguantar. Y punto.
Por cierto, es evidente que no todos los adolescentes son iguales. Aunque estos años tienen grandes parecidos en el desarrollo hormonal con todos y sus potentes efectos secundarios, no es lo mismo un adolescente introvertido, más bien solitario y amante de la paz y de la íntima reflexión, a lo mejor hasta pelín depresivo, que un volcán de energía inagotable, permanentemente deseoso de juerga, luchador, líder, deseoso de saltar sin parar hacia donde sea, todo menos que estar parado. Los hay y entre opuestos mil y una variable. No hay valoración ni positiva, ni negativa en constatarlo. Cada opción tiene su parte buena, pequeña, y su parte mala, muy grande.
Todos tienen momentos de paz, cuando están con 38 de fiebre, por ejemplo. Y otros muchos más frecuentes de malas contestaciones, criticas, rebeldía, peleas... un listado que podría ser largo, pero que se resume en una actitud que es la propia de su edad.
Hay que matar a los padres para consolidar su propia personalidad.
¿Y los padres qué hacemos? 
Aguantar.
Quién más aguanta mejor padre. No hay dudas. Subir cuestas, agotarse, sudar, en el sentido propio de la palabra, no en el figurado tan de moda.
Ir en plan guerrero sirve de poco. La tentación que uno tiene, a veces, de deslizarse hacia una salida aparentemente más cómoda, es decir responder a un acto recibido con los mismos colores y gestos, al final, resulta casi siempre más costoso. 
Lo bonito de esta asignatura es que cuando uno piensa que está a punto de aprobar, las cosas cambian, y ya no hacen falta esos conocimientos. 
Y menos mal.
La desmemoria es otra estrategia o medicina eficaz para la salud mental y física. Olvidar rápido, pocos consejos son más sabios. El rencor y el orgullo son veneno mortal.
¿El aceite y la sal?
Algo de alegría, auto ironía y sentido del humor.  
Nunca fallan, si somos capaces de practicarlos.

Suerte padres!
Y suerte hijos. Todos necesitamos un poco, o muchísima. 


sábado, 11 de octubre de 2014

Las vidas de Grace

Una de las películas más hermosas, emocionantes, duras y positivas de los últimos años.
El director trabajó un tiempo en un centro para adolescentes. Refleja con una intensidad y maestría sin fisuras aquella experiencia. No es sólo un retrato de adolescentes que por alguna razón necesitan una atención las 24 horas, con problemas psicológicos, de maltrato, experiencias familiares difíciles. La vida y la historia de los cuidadores se enreda con la de los chicos y el cuadro que se produce es una obra maestra.
He salido de la sala emocionado.  Y no os lo perdáis, sonriente, por que muchos de los hilos que nos ha entregado el director a lo largo del film y que nos han atrapado, tiran hacia un final positivo.
Maravillosa.

 

lunes, 6 de octubre de 2014

Recibe una postal

¿Os gusta recibir postales? No es ninguna cadena, ni una forma de recabar direcciones. Simplemente hay un grupo de personas a las que nos gusta enviar y recibir breves mensajes imaginativos en papel! Desde todo el mundo. Si queréis participar de este selecto grupo de amantes de las imágenes y de la palabra escrita, enviad un mail a recibeunapostal@gmail.com con vuestra dirección y los comentarios y dudas que se os ocurran.

sábado, 28 de junio de 2014

Volver a China, reflexiones sobre la visita al orfanato

Como muchos sabéis, una parte importante de mi trabajo es organizar los viajes de las familias que adoptamos hace años y deseamos volver a China.
Este verano tenemos dos magníficos grupos. Uno de 8 familias que salen el pocos días. Otros de 6 familias (todavía hay tiempo para apuntar alguna más ;-) que saldrá en agosto.


Para estos viajes inolvidables abrimos una lista de correo, a través de la cual compartimos dudas, reflexiones, se comentan entre todos temas de interés.
Aquí os propongo uno de los correos que escribí hace un par de días. El tema planteado era: "En la visita al orfanato ¿nos encontraremos con situaciones que pueden provocar rechazo a nuestras hijas?"


Hola familias: hay que ir preparados para todo. Sin excesivas ilusiones. Con la mente muy abierta, dispuestos a enfrentarnos a desilusiones y/o a emociones fuertes. Nuestra labor de padres es justamente la de estar atentos, con humildad y paciencia - lo más difícil, siempre - a lo que son y pueden ser los mensajes que nos mandan nuestros hijos.
Antes de visitar el orfanato, antes de viajar a China, lo ideal es hablar mucho con ellas. No avasallarlas, ni empujarlas para que compartan nuestra "idea" o las expectativas de lo que será el viaje.
Estar atentos a lo que ellos nos trasmiten. Crear el ambiente relajado para que se suelten y nos transmitan miedos, dudas, ganas, fantasías. La visita al orfanato puede ser bonita, puede ser fría, puede ser un trámite sin nada especial, puede ser una fiesta de bienvenida por todo lo alto. Puede haber sorpresas de encuentros no previstos. Hasta puede haber un no de últimísima hora del orfanato si en el historial de las niñas hubiese un riesgo de que alguna "irregularidad"pudiera salir con padres muy preguntones o investigadores (nos ha pasado).
Creo que comenté con todos, cuando hablamos en los primeros momentos de la organización del viaje, que la visita al orfanato puede suponer un aflorar de emociones profundas y que si no estamos seguros de estar preparados, nosotros y nuestros hijos, es mejor esperar.
Así como un viaje a China, visitando lo precioso del País, siempre es bueno, por que nuestra hijas volverán con una autoestima reforzada, la visita al orfanato puede suponer, mejor dicho, casi siempre supone el aflorar de emociones intensas. Negativas y positivas.
 Nuestra vida se compone de un permanente movimiento de arriba y abajo. Si es cierto que no hay que escapar de las negativas, tampoco hay que forzar la máquina si hay alguna duda de que sea el momento adecuado, si dudamos que nuestras hijas tengan recursos interiores que le permitan digerir la experiencia. O peor, si nuestra hijas han demostrado claramente de no querer entrar todavía en ciertas zonas de su pasado. Desde mi punto de vista, no hay ninguna necesidad de forzar una visita al orfanato si no tenemos muy claro que es el momento adecuado.
Viajar a China representa una riqueza. Es un viaje a un país precioso, que además es el país donde han nacido. Los orígenes, las raíces, la búsqueda de la familia biológica son algo más delicado, en lo que hay que trabajar previamente para sacar lo mejor de la experiencia.
También de experiencias negativas se puede sacar algo bueno. Hay una canción de un cantautor italiano, De André que dice una cosa útil para la reflexión: desde lo diamantes no nace nada, desde la mierda que abona la tierra, nacen flores.
Pero si en la tierra no hemos echado buenas semillas, por muy abonado que sea el campo, no nacerán flores. Si ya no lo habéis hecho, las familias que vais a visitar el orfanato, y que no sois todas, hablad con ellas, mejor dicho escuchadlas con atención y paciencia. Si no fuera por un problema económico, que impide de repetir o tripitir viaje, lo ideal sería poder ir a China la primera vez sin dar excesivo peso al tema orígenes. Para disfrutar de un viaje precioso y punto. Y hacerlo cuando no sean muy grandes, para que se deposite en su mirada la belleza de un País especial. Que esto les ayude a sentirse más seguras cuando alguien les hable mal de China, de los chinos y les llame "chinas" en tono despectivo.
He tenido la suerte de poder hacer ese primer viaje. Y el éxito fue total. Misión cumplida, diría.
El próximo viaje lo haremos cuando ellas nos transmitan ese deseo, o lo detectemos, aunque no lo expriman claramente. Mis dos hijas mayores, de momento, no está especialmente interesadas, pero la pequeña, que tiene diez años, si que nos habla claramente que le gustaría un poco más adelante, conocer a su madre biológica. Cada niña es un mundo, y cada familia lo mismo.
No hay nada que nos garantice que lo que salga sea lo "bonito". Y aunque la visita sea una fiesta de bienvenida por todo lo alto, cargada de momentos "bonitos" puede que en el interior de tu hija se remuevan sentimientos dolorosos. O que no controla, que por su edad no puede racionalizar. Y que esos sentimientos se expresan en actitudes que te dejan descolocada. Sobre todo si no lo has previsto.
Alguien ha utilizado la palabra pánico en un correo, refiriéndose a la posibilidad de enfrentarse a situaciones complicadas. Ya sé que fue para dar la idea de una situación que  provoca de repente dudas importantes. Pero la palabra está bien, da pie a pensar sobre su significado. El pánico es la pérdida del control de nuestra capacidad de enfrentarnos con cabeza fría y de la mejor manera a una situación que nos pone en peligro. El pánico provoca reacciones irreflexivas o hasta peligrosas, como el que se está ahogando y que mata a la persona que acude en su ayuda agarrándolo con fuerza hasta impedirle de nadar... y se mueren los dos...
Pues tenemos que tener clara una cosa. Nuestras hijas fueron abandonadas y han tenido una familia biológica. No sólo unas cuidadoras. Por muy serenas que sean frente a este hecho, es algo que está allí. Y que en algún momento de su vida, os hayáis o no dado cuenta, en eso han pensado.

 La visita al orfanato fácilmente puede remover todo eso. Y si se hace bien y tienen a su lado unos padres que utilizan la cordura y el sentido común, la atención, la capacidad de escuchar, la implicación y comprensión de sus sentimientos, el no ocultar nada, la capacidad de no pintar todo de negro, ni todo de rosa, es decir buscar el término medio quizás imposible de encontrar, pero donde está el mejor enfoque de casi todo lo que hacemos, ese remover será un asentamiento. Les vendrá bien. Les ayudará a crecer. A iluminar una parte de si mismas, que es muy importante, muy importante.
Nuestra actitud serena les tiene que ayudar a enfrentarse con algo que no es sano para su vida ocultar bajo un supuesto desinterés. De hecho el único desinterés sano es lo que nace de una reflexión sobre el tema que naturalmente nos afecta. En otras palabras alejad los miedos. Si nuestras hijas chupan la tranquilidad de poder hablar de todo, podrán realmente decidir si quieren o no visitar el orfanato (para ceñirme al tema inicial del correo).

 Bueno, como siempre me enrollo como las persianas. El tema daría para escribir mucho más.

Otros temas:  el calor: hará mucho calor, en todo sitio y siempre. Mucho. Aunque llueva.
Tema regalos: sí, es oportuno, diría casi necesario. 2 o 3 regalos que entregaréis al guía y que él entregará a los responsables del orfanato para que los den a quién toca.
Sugerencia: vino, objetos típicos de vuestra zona, perfumes de marca conocida. Esto para el personal del orfanato. Para los niños desde aquí es difícil saber qué llevar.
Preguntad allí y si lo que os sugieren es comprensible, adelante. Podéis comprarlo en China sin problema. Si piden cosas extrañas o muy caras, decidles a través del guía que intentaréis hacerlo llegar a través de asociaciones que en España se ocupan de eso (por ejemplo AFAC).

Para estas navidades  organizaremos un viaje a China, muy especial, con una ruta pensada para ver algunas zonas preciosas, desde Sichuan y los Osos Pandas,  Yunnan y su capital Kunming, la ciudad de la eterna primavera, la preciosa Guangxi con el río Li, los arrozales y los pueblos de las etnías, para después dar un salto a la provincia de cada familia.
Si queréis estar informados, escribidnos a adopcion@shuiviajes.info.

martes, 24 de junio de 2014

Juncos en el viento

Me gusta ser flexible, valoro la capacidad de rectificar e intento aplicarme el cuento.

 ¿Cuantas veces la "coherencia" a toda costa se transforma en una nefasta rigidez?

 La vida nos regala cada día impulsos para entendernos mejor, no hay que dejarlos escapar.

 Tampoco hay que dejar que se vacíe ese saquito de humildad al que aconsejo acudir siempre, antes de juzgar los errores o supuestos tales de los demás.

Peso más de 100 kilos, pero intento viajar ligero en este poquito tiempo que se nos ha concedido navegar por estos mares.

miércoles, 11 de junio de 2014

Mi Tierra

Mi más profundaTierra, no es un punto en el Planeta, es ese espacio sin límites, que está lleno de personas queridas.


martes, 10 de junio de 2014

Visión de futuro

Somos todos tan diferentes, que respetarte es lo mejor que puedo hacer para defender mi futuro.


* * *

viernes, 6 de junio de 2014

P.D. al post de ayer

El tema que toqué ayer en el post titulado: Obesidad contenutística, y que comenté en FB, ha estimulado allí una interesante avalancha de comentarios. No es para menos.

Añado aquí también, para los que no están en FB, un comentario que he publicado en mi muro:

A los atletas se le pretende marcas superiores a lo que el ser humano puede alcanzar. A los niños que sean otra cosa de lo que son. A los padres que sean super padres. A las madres ni hablemos: todo el día trabajando, al mismo tiempo cuidadoras perfectas, cariñosas guapas y lo que se tercie. No hay que culpabilizar a los niños que no llegan donde unos iluminados han decidido que tienen todos que llegar. No hay que culpabilizar a los padres si acaban siendo alimento para el sistema escolar, social y farmaceutico. Afortunada la sociedad que no necesite de héroes y en la que todos pudieran vivir en paz. En lo que decís y decimos hay parte de razón y mucho que matizar. El tema levanta ampollas por que la solución es compleja. Isa no daría la pastilla a su hijo si volviera a casa del cole feliz. Y Mariela tiene toda la razón que para muchos padres la solución fácil es la única que contemplan. Muchas familia sufren la realidad, viviendo en medio de los extremos: héroes combatientes y pasotas.  El verdadero enfermo es la escuela, a la que habría que dar la vuelta como a un calcetín. Aquí también hay héroes que luchan para la felicidad y crecimiento de sus alumnos y otros que aconsejan a los padres que les metan un pastillazo para que les dejen tranquilos. Y entre éstos últimos hay los pasotas, pero también los que no llegan a ser lo que pretendemos los padres. Podríamos seguir hasta el infinito. No hay buenos y malos. Esa visión del mundo es la más sencilla y la menos adecuada para entenderlo de verdad.

jueves, 5 de junio de 2014

Obesidad contenutistica

Algunos ponen el grito al cielo chorreando indignación, cuando se habla de los atletas que se dopan para ganar una medalla.
Hay un fondo de hipocresía y cinismo en mucha parte de esa indignación.

A mi lo que me indigna es que se dopen a los niños, para que se amolden a un sistema escolar que es una pura competición, una carrera en los que hay que llegar primeros y donde los que van a su ritmo son considerados enfermos que medicar.
No se castiga el sistema por ser como una apisonadora, que pretende que desde los 3 años los niños estén haciendo fichas o aprendiendo a leer.
Se castiga al niño que tiene otro ritmo, otra forma de crecer, o que por muchas razones y causas no es capaz de quedarse quieto y atento, calladito y sumiso.
La verdadera carga patológica la tiene el bárbaro sistema escolar actual.
¿Cuantos de esos niños diagnosticados como defectuosos serían felices y perfectos en un lugar donde pudieran correr, saltar, jugar y aprender de otra forma?

Donde el premio se diera al más feliz, y no al mejor pollo para el engorde.


Le ponen en la boca un embudo por el que se le obliga a tragar cantidades hipercaloricas de contenidos y más contenidos.

Hay que denunciar el peligro de la obesidad contenutistica, alabar el aprendizaje diferenciado y personalizado, que es como una sana comida variada, rica en actividad física e juego, condimentada con emociones y sonrisas.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Personitas Invisibles

Hay libros que es bueno empezarlos por el final.



Al final de este libro, antes de los agradecimientos, hay una frase que sí merece la pena ser recordada:

El número de niños y niñas con necesidades especiales que abarrotan los orfanatos de todos los países del mundo, incluido el nuestro, es tan escalofriante que no es digno de ser escrito en un cuento para niños.

Como todas las obras que valen, Personitas Invisibles, es un cuento que vuela alto y puede llevar en su fuerte dorso pequeños y mayores. La dignidad de nuestra especie resulta seriamente tocada por lo que esa frase significa.
En honra de sus autores, sólo pocas palabras al final del texto, mejor, separadas de ello, transmiten una chispa de la inmensa rabia e impotencia que la escalofriante constatación nos produce.

Todo lo que precede es un dulce cuento, lleno de memoria, de detalles que nos hablan de nuestros hijos, que nos invitan página tras página a unas emociones sencillas y directas, por eso muy profundas.
La metáfora tan elegante de las niñas que desaparecen, que no se ven, invisibles... es una pintura naïf, un cuadro más real de un vídeo en HD. Pura esencia de verdad.

Pocas cosas son tan ciertas como la pesadilla de ser invisibles, cuando necesitas desesperadamente que te vean, que te escuchen, que te abracen y que te quieran. Impacta esa liviana sugerencia a reflexionar sobre un hecho que todo el mundo ha podido constatar en alguna ocasión de su vida.
Somos capaces de superar retos muy grandes en un momento de potente necesidad. Nos sorprendemos de hasta donde podemos llegar cuando una urgencia, un empuje imprevisto nos hace sacar fuerzas inesperadas, recursos que no imaginábamos poseer.
¿Entonces por que no llegar al mismo punto, pero como fruto de la reflexión, de una decisión consciente y madura?

Personitas Invisibles nos recuerda que lo que no somos capaces de ver no existe. Pero allí esta. Cambiando el enfoque todo aparece más claro.

No quería hablar del cuento en estos términos, pero el mensaje es poderoso y llega, tan fuerte como la frase: Este cuento está basado en hechos tan reales que sí merecen ser escritos.

Merece la pena ser leído. No podría dar mejor consejo para un libro. Yo lo he hecho tres veces, de momento, y una con mis hijas todos juntos. Es una historia tierna y dura al mismo tiempo, contada con una prosa apta para los más pequeños.
Los mayores encontraremos en las 30 y más páginas, muchos argumentos para buscar en el silencio y la calma de la reflexión, todos los pensamientos que nos merecemos.

Francesc Betoret - Cristina Castro, Personitas Invisibles, AFAC.

Podéis comprar el libro por 13 euros en la Librería de AFAC

Escucho
Benjamin Francis Leftwich - Atlas Hands

Enriquecerse

Pocas actitudes tienen tanta capacidad de enriquecernos cuanto la capacidad de disfrutar de lo diferente. Diferente a nuestra supuesta "normalidad".
Entender el otro nos hace mejores personas. Y los primero a disfrutar de esta cualidad seremos nosotros mismos.
Curiosidad en lugar de rechazo, alegría en lugar de rabia, sonrisas en lugar de gruñidos, amistad en lugar de soledad.
Siempre hay, por lo menos, otro punto de vista que merece la pena ser tenido en cuenta.

Rp

miércoles, 14 de mayo de 2014

Celos

Hace unos días en un foro muy interesante en Facebook sobre padres que tenemos hijos adoptados
adolescentes, una mamá comentó las dificultades y tensiones que provocan en familia los celos entre herman@s.
Un tema tan común y difundido, que podría decirse que es el pan de cada día en todas las familias de más de 2 miembros.
Copio mi comentario también en este espacio. Y añado al final algunos matices.

" Ana [nombre ficticio] lo primero, no te angusties y no te propongas conseguir algo que no es posible conseguir [hacer que desaparezcan los celos entre herman@s].

Cuando a una de mis hijas le dolía un pie, le daba a una patada a la hermana con el otro. Edad 5 y 3 años. Un día al ver pegado en una pared un cartel donde ofrecían gatitos, pidió poner uno parecido con la foto de su hermana para que nos librásemos de ella. Edad 3 años y 1. Cuando una se fue de viaje 5 días, con el cole, ambas celebraron por todo lo alto que no se verían, sólo lamentando el poco tiempo de la separación. Edad 15 y 12. Justo para poneros un par de anécdotas. Habría mil.
Por suerte hay muchas también de charlas entre hermanas, compartir secretos, ayudarse, jugar juntas, intercambiarse ropa, pelearse por lo mismo...
Subes y baja.
Ahora tienen menos celos simplemente por que cada una disfruta de su entorno, de sus amigas y amigos y los posibles roces se reducen. Poco a poco se hacen más maduras y van corrigiendo lo que es puro instinto.

¿Realmente pueden desaparecer los celos? ¿Es un objetivo realista?

Creo que nuestro objetivo tiene que ser más limitado y por eso más eficaz.

Los celos son un elemento propio de la forma de ser de los humanos. Dependiendo del carácter de cada uno, de la autoestima de la que gozamos, en parte obviamente del entorno, tendremos y sufriremos más o menos por los celos. Nuestra labor de padres tiene que ser la de acotar y rebajar tensiones en la medida de lo posible.
Reiterar que ciertas actitudes no llevan a ningún sitio. Mandar mensajes de paz y armonía.
Cortar a la raíz los excesos. Pero no dramatizar.

Como veo por los consejos de algunos psicólogos [citados por otras familias que los  han consultado] el tratamiento y las actuaciones aconsejadas se basan a menudo en esto: que las hermanas disfruten de tiempo con sus padres separadas la una de la otra, es decir: conceder tiempo en exclusiva a cada una.

Es una forma de admitir lo ineludible: que necesitamos atenciones sólo para nosotros, que los celos son eso, un proceso inevitable de afirmación del propio espacio.

Algunos niños no tendrán nunca suficiente, otros con un poco ya se darán por satisfechos.

Pero sobre todo, tranquilidad. Es algo que nos pasa a todos y es más sano que los celos afloren, que se demuestren, aunque sea, a veces, de forma aparatosa. Cuando no salen por que el peque tiene un exceso de sentido de responsabilidad, es demasiado obediente, esa energía se le quedará dentro y posiblemente provocará otros daños.
Puede que peores de las tensiones que se producen con los ataques de celos.

Mejor que tu hija los saque y que vosotros les echéis un cable para que no se pase con los intentos de asesinato :-))

Quiero matizar que esta invitación a la tranquilidad, a quitar hierro al asunto, vale para esas familias en las que los celos no son, digamos, justificados por malas prácticas de los padres.
Por que es cierto, y he podido verlo con mis ojos, que en algunas ocasiones la actitud de los padres es negativa, cuando no nefasta: gasolina que transforma la chispa en un incendio incontrolable.
Personalizar en la actitud que tenemos con cada hijo es oportuno, por que cada niño tiene su personalidad y requiere, necesita, reacciona de diferente forma a lo que hacen y dicen los padres y su entorno. No es bueno actuar de la misma idéntica forma con hijos que tienen un carácter opuesto. Es difícil, claro. Ser buenos padres es difícil :-)
Personalizar es bueno. Otra cosa bien distinta es cuando salta a la vista que lo bueno se ha transformado en una diferencia de trato inaceptable. Actitudes de comparación constante, alabanzas por la buenas notas de en matemáticas de uno y olvidarse que el otro hijo dibuja fenomenal, baila de fábula o le encanta leer, aunque los cálculos no sean lo suyo. Por poner un simple ejemplo.
Habría muchos.
Escuchémonos cuando nos dejamos llevar por ese instinto que mana de la misma fuente de los celos y decimos o hacemos cosas que pueden provocarlos.



domingo, 11 de mayo de 2014

Una pequeña joya, esta guía de China para niños

A pesar de que en la presentación del libro, a la página 5, digan que "ESTO NO ES UNA GUÍA. Y mucho menos un libro para padres" :-)) Puedo afirmar por todo lo alto justo lo contrario:  sí, es una pequeña joya de guía y sí, es un libro con el que papás (y no sólo los niños) disfrutan. Lo digo por que es lo que nos ha pasado a nosotros. Son unas 100 páginas, muy manejables, llenas de datos, anécdotas, imágenes, trocitos de historia, pinceladas de vida cotidiana, de tradiciones, de arte... el listado podría seguir largo rato.
Está presentado de forma muy agradable y ligera. Cada imagen se acompaña de una breve descripción de un dato, una curiosidad, un hecho, un tema, un lugar... La verdad que hay un montón de información, y siempre descrita de forma breve y sencilla.

Me ha encantado por que mi hija pequeña, que tiene 10 años, iba leyendo, preguntando, queriendo saber más. Es la demostración de que funciona.
El otro día compré el libro en la tienda de AFAC y me lo he leído entero con gusto.
¿Sabíais que China tiene previsto construir 97 nuevo aeropuertos antes de 2020?
En la página 91 un juego (con soluciones) para saber qué eran las antiguas armas chinas. Por ejemplo ¿qué era la Bomba mágica de arena voladora que libera 10.000 fuegos? Parece que con esta larga descripción ya está todo dicho, pues no!! Es increíble!
China tiene 130 ciudades cuyos habitantes se cuentan por millones, EEUU sólo 9 y Europa 35. Pero la ciudad de Kangbashi, a pesar de tener listos edificios para acoger más de un millón, es una ciudad fantasma, nadie quiere vivir allí!!
En fin, que está super bien, y también de precio! Vale menos de 10 euros.

Mi consejo es que la compréis en la librería de AFAC!
China Grandes Secretos para pequeños Viajeros

sábado, 10 de mayo de 2014

In-[comunicación]

Para entender el otro hay que escucharlo. Apagar nuestro canal de emisión, que siempre provoca interferencias, y concentrarnos en lo que él nos transmite. No utilizo la palabra dice: lo que él nos dice, por que puede decir una cosa, pero estar pensando otra diferente. 
A menudo, a pesar de prestar mucha atención, no somos capaces de entender su idioma. Aunque hablemos la misma lengua. 
Con los niños esta atención tiene que ser todavía mayor, por que muchos adultos nos hemos olvidado por completo de como pensábamos cuando eramos niños. El error más frecuente es creer que un niño, frente a una determinada situación, utiliza el mismo sistema de valoración y trae las misma conclusiones que un adulto. Es un error garrafal. 
Pero sobretodo: si casi no hay dos adultos que piensan de la misma forma ¿cómo imaginar que lo hagan los niños? 
Muchas veces escucho padres que se sorprenden de ciertas actitudes de sus hijos. 
La sorpresa viene por que creen que lo que ellos piensan es obvio, normal, correcto. 
Puede hasta que lo sea, pero esto puede servir muy poco para entender de verdad a nuestros hijos.

miércoles, 30 de abril de 2014

Guisar adolescentes

El año pasado, más o menos por estas fechas escribí una entrada titulada Adolescentes. Repetiría palabra por palabra ese post.
Hay toneladas de literatura y ensayos sobre el tema. Muchos ofrecen fórmulas para enfrentarse al reto de tratar con un adolescente en plena explosión hormonal y cambio... climático :-) Esa primavera de tiempo imprevisible. Tormentas repentinas que borran en un segundo agradables rayos de sol, lágrimas y rebeldía entrelazadas de alguna sonrisas y mucha broma socarrona.
Las generalizaciones no me gustan. Siempre son muy débiles e imperfectas para entender el fondo de la cuestión (había escrito problema, pero corrijo).
Generalizar es un poco cómo quitar las hojas al perejil y tirarlas. Te quedas con las ramas que son las que menos gusto dan al guiso.
Cualquier cocinero tiraría las ramas para quedarse con el variado y perfumado diseño de las hojas. O no
tiraría nada, cortaría todo muy finito y lo esparciría en el plato de la vida, condimento de variados ingredientes, que son el día a día de cualquier familia con adolescentes en casa.
Un buen cocinero esperaría con mucha, muchísima paciencia que todo se hiciese.
Qué se mezclen los sabores!! El resultado será un plato estructurado, maduro, sin quemaduras, ni parte crudas.
No hay que tener prisas para cocinar bien.
No tenemos que apagar el fuego demasiado pronto, ni encendernos... perdón, quería decir encender el fuego demasiado fuerte. Se necesita mucho calor par que los aromas se armonicen, pero nunca todo de golpe. Al principio desde la cacerola los vapores parecen confusos, hay un momento en el que el olor de la carne se sobrepone, en otro es una verdura, añades la sal y ya notas más cambios...
El símil con la cocina da para mucho jugo, nunca mejor dicho.

Para que un adolescente se cocine bien se tardan años.

No es nada fácil tener la paciencia necesaria para esperar a que lo mejor de los ingredientes se ofrezca en toda su fuerza y equilibrio.
Con frecuencia piensas que eso que tienes allí, a pesar de todos los mimos, acabará siendo incomestible, insalvable, inmejorable.
Es un plato que a menudo requiere correcciones y marchas atrás. Corregir una y otra vez, añades un poco de líquido, algo de pimienta, el punto de sal... ¿donde está ese punto? Si se nos escapa la mano, acaba siendo demasiado sabroso, y con la guindilla, picante. O insípido si nos hemos pasado con las patatas.
A mi me gusta añadir algo de tomate seco salado, pero si exagero corro el riesgo de que el cloruro sódico provoque subidones de tensión.
Ni un plato sale igual a otro. Nunca. La variedad de los productos utilizados influye, la mano del cocinero también, el agua que le añadimos ídem. Si nos paramos un momento a pensar que ni el agua es la misma, dependiendo del grifo de la que salga... ¿cuantas variantes posibles?
A veces hasta en la misma ciudad cambia el sabor, dependiendo del barrio.
Ni hablemos si utilizamos un vino a la búsqueda de sabores y sensaciones especiales. Blanco, tinto, seco, un chorrito, un generoso vaso...
Al mismo tiempo ninguno de los elementos que concurren al resultado es por si sólo definitivo, ni decisivo.
Los calabacines que parecían sin sabor acabaron deshaciéndose, y combinándose con la anchoa dando un espesor delicioso a la salsa. La carne que parecía buena, al final soltó un montón de agua y no había quién la masticara.

Lo cierto es que hay que cuidar todos los detalles, pero a pesar del esmero, nunca sabrás exactamente cómo sale el plato hasta el final de la cocción.
Es la diferencia entre preparar un menú y cocinar la vida.
En el primer caso son los comensales que alaban tu trabajo, o no. En el segundo es el mismo plato que te da o te quita las estrellas michelines.
Puede ser muy estresante este tipo de cocina :-)

Buen provecho!!




martes, 1 de abril de 2014

Parad un momento cada día.

Estamos metidos en una espiral de locos. No hay tiempo, ni espacio, ni posibilidad de pararnos a pensar. Pararnos de verdad. Pensar significa concentrarse. No hacer nada más que eso. No puedes pensar si cada dos minutos interrumpes el flujo de ideas y el silencio para contestar a un correo, una llamada, o una nota de cosas por hacer, que no dio tiempo de acabar ayer. Cuando no un whatsapp, un me gusta de facebook o un bombardeo de twitter. Todo esto es muy interesante, útil, hasta necesario para tu trabajo.
Pero... ¿esos momentos de reflexión que nos ayudan a situarnos?
A ordenar las ideas, a entender, a observar los que nos pasa desde distintos ángulos: ¿donde los dejamos?
Aplicar la humildad de la observación requiere sosiego y calma. Requiere, en determinados momentos, no hacer nada. Nada más que eso. Es decir muchísimo.
Nuestros hijos aprenden más de nuestro ejemplo que de nuestras palabras.
Y allí están los fallos más graves. No sirve darle a la maquinita del bla bla, cuando en la acción diaria hacemos lo contrario de lo que predicamos.
La actitud es más potente que cualquier otra cualidad.
Parad un momento cada día.
Es sano.

miércoles, 29 de enero de 2014

Madres, hijos, vida

Hace unos días en la lista de correo de AFAC se hablaba de Pasaje Verde y una mamá escribió un correo que leí y releí muchas veces.
Me gustaría que este blog se llenara de testimonios, historias y no sólo de mis palabras. Esta vez, gracias a África se cumple el deseo.
Los comentarios que estuve escribiendo los acabo de borrar. No hacen falta.
Vuelvo a leer ese correo y cada vez me dice más, aunque ella comente "es que está mal escrito, deprisa y corriendo, de madrugada, faltas tipográficas"
 ¿veis algo de todo eso?
Yo no. Y me reafirmo en el que le escribí al pedirle permiso para publicar su correo en Adoplandia:

Y si no quieres dime un no, sin más. Sé que estaría utilizando tus palabras para dar valor a mi blog, aunque quizás sirvan, por la difusión que tiene, a alguna familia por las que serían cómo una dosis potente de energía, lucidez, amor.

Me ha dicho que sí, y aquí tenéis una clase magistral de vida: 

 Hola a todos,
Llevo 13 años en la lista [de AFAC] y he visto y conocido toda clase de experiencias.
Lo importante es, en mi opinión, hacer lo que el corazón te dicte y quedarte tranquilo con tu decisión.
En nuestro caso tenemos tres hijas. Las dos primeras (11 y 9) vinieron por vía ordinaria y la tercera (ahora tiene 3 años) por pasaje verde. No fue un cambio de opinión, SIEMPRE quise niños con "problemas" pero mi marido NO, (tardó tres años en verlo y asumirlo).Y mira por donde, desde el mismo instante en que nuestra hija mayor estuvo en mis brazos, supe que estaba mal.
En China nos ofrecieron otra "asignación" que denegamos.
Era evidente que no era una niña como las demás. Su patología es psiquiátrica y neurológica y es grave. Colegio especial, terapias y dependencia de por vida. Pese a ello fuimos a por la segunda a los 9 meses de tener a la primera.
Fue vía ordinaria y... Oh, sorpresa! es la que peor está. Gran prematura de 27 semanas. Tiene de todo. Pasamos la vida en el hospital (cardiopatía, neumo, reuma, déficit hormona del crecimiento, visión parcial, foria, obstrucción pulmonar severa permanente, artritis reumatiode juvenil,etc....) ojo, vía ordinaria! ....Y la tercera, que es pasaje verde puro y duro, es la que menos problemas da.
Hemos necesitado una operación y quimio. Todo por la SS. Pero se pasa y te acoplas a lo que viene.
Paradojas de la vida.
Qué hubiésemos querido que nuestras primeras hijas no tuviesen nada! Claro! Lo nuestro tampoco es muy normal. Lo lógico es que estén más o menos bien o muy bien.
¿Miedos durante el proceso? Todos! Pero luego la" patología ", el problema o como lo quieras llamar, tanto en bio, ordinaria o pv, se convierte en una palabra que olvidas, una rutina que integras en tu vida. Te olvidas de ella en un sentido, ves solo a tu hijo, nada más. ¿Que te complicas la vida? Desde luego. Pero con cualquier hijo. Quien nos iba a decir que nuestras hijas de vía ordinaria estuviesen mucho peor que la que vino por PV!
De hecho, la minusvalía la tiene la que viene por vía ordinaria...
Con todo esto quiero decir que un hijo, biológico o no, es una caja de sorpresas. Nuestros niños tienen un plus que marcan siempre una diferencia. La institucionalización o el acogimiento temporal. Es una mochila que viene con ellos, más lo que yo llamo el Kinder Sorpresa, que es lo que no esperabas encontrar y te encuentras.
Si todos estos " riesgos" no están asumidos, hablados, meditados y pese a todo DESEADOS, en mi humilde opinión entiendo que es prudente no mover ficha, porque lo que en definitiva se desea es UN HIJO.
Un hijo que no trastoque tu vida, no te cree intranquilidad, no te levante a las tres de la mañana para salir volando a urgencias, no te quite el sueño, no te cuestione mil veces tu amor incondicional... No es un hijo para un padre/madre. Un hijo es una bendita preocupación de por vida y un desprendimiento de uno mismo, de sus comodidades, miedos, hábitos... Pero es algo maravilloso no exento de litros de dudas y adrenalina vertida en el proceso.
No defiendo ni una postura, ni otra. A mi me han " tocado" hilos verdes aunque tejía dos rojos.
¿Que viviría más tranquila? Seguramente. Las cambiaría por otras niñas sanas y listas? Y que no me hubiesen retirado forzosamente de mi trabajo? NUNCA! Me sacan de quicio, como a cualquier madre, a diario, pero son mi vida y las adoro y si tenemos la posibilidad iremos a por un cuarto (esta vez niño) sin duda, una vez probado, por pasaje verde (un niño mutilado) de África.
Tenemos bien, bien entrados los 40...
Ojo con lo que se desea, que se cumple!
Tranquilos con vuestra decisión.
Si os hace sentir bien, bien tomada está.
Mucha suerte y un saludo.
A.

viernes, 24 de enero de 2014

Un vídeo extremo


Os pongo un link a un vídeo que se titula:

Esto Es Lo Que Pasa Cuando Un Niño De 13 Años Abandona La Escuela.

El título es muy fuerte, por los que estamos sumergidos en el sistema escolar tradicional.
Y lo cierto es que siento cierto reparo en publicar estos títulos: se quedan las dos palabras llamativas y lo verdaderamente importante evapora.
Tampoco me gusta la posibilidad muy real de que paguen justos por pecadores.
Hay muchos Maestros que hacen un trabajo estupendo y sus alumnos, nuestros hijos...  nosotros mismos cuando tuvimos la suerte de tenerlos, hemos sido felices aprendiendo con ellos.
El gusto de aprender...
En todo caso es bueno que se difundan estas "actuaciones estelares"
Ayudan a entender que otro mundo posible existe.


martes, 21 de enero de 2014

Viva la Escuela libre

Es desde dentro de la misma escuela, por el esfuerzo de Maestros, Educadores, Pensadores e Investigadores, que están a contacto diario con los niños, en las aulas, en el día a día, que nacen las mejores ideas, proyectos, actuaciones para que una escuela eficaz y libre exista y funcione.
Este vídeo es largo, estamos acostumbrados a que todo dure poco, pero aunque sea en varias partes, merece la pena ser visto y difundido.


Mierda de colegio

No os perdáis este post en el Blog

Dando Vueltas sobre Vueltas
Espacio para la reflexión en el mundo del Buentrato y la Resiliencia

Mierda de colegio

Hace poco hablaba con un amigo que me decía que los mejores post son los que salen del estómago y luego pasan por la cabeza. Este es uno de ellos. Muchos han sido los calentones que me he pegado con este tema, e imagino que os habrá sucedido a vosotros en más de una ocasión, bien como educadores, como figuras parentales o en vuestras propias carnes. El post podría también titularse "cuando la solución es otro problema más". Empezaré hablando de mi propio caso porque aunque luego me centre en niños que han o están pasando por situaciones de riesgo, o con daño emocional, nadie se escapa de los coletazos de un monstruo llamado Colegio... sigue leyendo Mierda de colegio

domingo, 19 de enero de 2014

En Diciembre de 2004.

El tiempo vuela y 9 años parecen una eternidad.
Cuantas cosas han cambiado en la adopción en China. No sólo en la adopción en China.
Pero hay cosas que no cambian, por mucho que casi todo lo que les rodea, sí.
Por ejemplo no cambia que los orfanatos del mundo, incluidos los que tenemos muy cerquita de nuestras casas, están llenos de niños que no tienen una familia. En Asia, África, América y por supuesto en Europa.
A pesar de la muchas veces indignante campaña anti adopción que se libra por algunos.
Se cierran países y los niños se quedan dentro. Problema resuelto. Amarga ironía, pura realidad.
En este blog he tratado muchas veces el tema. Sigue siendo de actualidad.

Para el número 8 de la revista de AFAC Nihao, de finales del año 2004, publiqué un editorial que hoy, buscando antiguas fotos, he encontrado en su original.
Permitidme copiarlo aquí tal cual.
Las primeras líneas nos hablan de una situación que es duro recordar para las familias que ahora se acercan a los 8 años de espera...  Lo que sigue, creo que no ha cambiado.

Editorial en el n. 8 de la revista Nihao (accesible en la web de AFAC para los socios)

En pocos días estarán aquí las asignaciones de los expedientes de junio 2004, no han pasado ni 4 semanas desde que llegaron las de las familias de mayo. 
Otra jornada cargada de alegría, de sonrisas, de nervios y de sorpresas. 
Hace pocas semanas pasaron por AFAC, en menos de 12 horas, sesenta familias, cada una con su carpeta llena de ideogramas, de fotos, de caritas a veces asustadas, a veces alegres o simplemente ignaras del por qué un señor armado con un objeto raro las colocaría en medio de un fondo inverosímil para retratar una imagen que viajaría a miles de kilómetros, hacia el corazón lleno de expectativas de sus futuros papás.

Si las miradas y su intensidad tuviesen un poder desgastador, algunas de esas imágenes llegarían a la calle Fraternitat ya borrosas, a pesar del casi nada que separa  el ICAA de nuestra sede.
Pero a veces, en este inmenso océano de alegría y de felicidad, en esta pieza musical obra de un genio y que la orquesta toca de maravilla, algunos instrumentos no empiezan o dejan de repente de sonar. El intérprete no entiende su partitura, el instrumento no responde como debería.

En esos pentagramas tan esperados se vislumbra algo que no cuadra, unas notas aparentemente incoherentes con la melodía, el compositor ha escrito una partitura que no esperábamos, que nos sorprende, que no entendemos, que rompe con el deseo natural de poder tocar al unísono con nuestros compañeros que disfrutan, desde la primera a la última nota.

Entonces recordamos las primeras clases de solfeo. El profesor nos había avisado, pero de poco sirven ciertos avisos: el compositor es un genio y de vez en cuando su arte asume tonos un poco o demasiado difíciles. Los músicos reaccionan cada uno según su forma de ser. Hay quien rompe bruscamente el instrumento, tira la partitura, se aleja con una rabia incontenible. Hay quien se lleva la partidura a casa y sigue probando, consulta con un experto que le ayude a entender. Algunos, a pesar de la sorpresa y de la más que natural tristeza inicial, encuentran que esas notas aparentemente disonantes esconden una melodía especial, compleja, que necesita dotes no comunes de interpretación, el compositor decidió que ellos podían asumir ese papel, que serían capaces de interpretar ese pasaje tan complicado sacando lo mejor de cada nota.

 ¿Las niñas que llegan de China son sanas?

Sí, las niñas y los niños que asigna el Centro Chino están bien en un porcentaje tan elevado que elimina casi del todo las razones para preocuparse, en el camino hacia la adopción, de lo contrario.
Pero cada padre y cada madre que decide tener un hijo tiene la obligación de considerar que los seres humanos no llegamos con certificado de garantía. Que hoy podemos ser casi perfectos y mañana mucho menos. A veces hemos pasado por una infancia cargada de enfermedades y hoy somos unos grandullones que nos comemos el mundo... o al contrario.

Nuestros padres y nuestras madres nos han querido, a veces, a pesar de ser como somos. Nuestros hijos nos quieren y nos querrán a pesar de ser lo que somos. Somos los padres, adoptantes o no, tan poco perfectos que es probable que nosotros mismos pudiendo, podríamos llegar a rechazarnos: feos, gordos, delgados, mayores, con mal carácter, demasiados blandos, demasiado altos, demasiados bajos, operados, intervenidos, con todo tipo de defectos… en definitiva, seres humanos.  

El deseo de adoptar a niños cuanto más pequeños posible mejor, conlleva, necesariamente, una mayor dosis de riesgo en cuanto a salud se trata, siendo incierto o imposible el reconocimiento de ciertas patologías, retrasos o disminuciones que serían evidentes en un niño de dos, tres años o cuatro años. El médico que emite el informe que nos llega de China no es el máximo experto en ningún campo de la medicina.

A veces el compositor escribe notas que no somos capaces de tocar. Más vale la humildad de reconocerlo a tiempo: trabajamos en una orquesta, nos ha sobrevalorado, nos ha juzgado distintos de lo que somos: ¡pero nosotros no queríamos ser otra cosa! No todos podemos llegar a ser intérpretes geniales, no hemos pretendido nunca serlo y nadie podrá condenarnos por esto. Somos músicos normales, en la media, vamos aprendiendo a tocar y seguiremos estudiando y esforzándonos para mejorar, pero a ese nivel somos concientes de que no podemos llegar. Aquí no se trata de que algunas notas nos gusten más o menos, por que si por no gustarnos unas notas rechazáramos seguir tocando, si así fuese, razón tendría el director de orquesta para ponernos patitas en la calle.

Felices fiestas a todos


Roberto Pili


jueves, 16 de enero de 2014

Jornada reducida hasta que el hijo cumpla 12 años

El Gobierno aprueba la normativa

El Gobierno ha ampliado la posibilidad de los trabajadores de acogerse a jornada reducida por cuidado de hijos, al extender este derecho a los padres y madres con hijos menores de 12 años. Hasta ahora, se podía solicitar una reducción de jornada por cuidado de hijos hasta que cumplieran los 8 años. La medida, anunciada antes de final de año, está ya recogida en el Boletín Oficial del Estado. 

lunes, 13 de enero de 2014

2014

Año nuevo vida nueva.
¿será así?
:-)
Tenemos delante muchos meses antes de poder decir si este 2014 será mejor que el año que acaba de irse.
La verdad que para muchos será fácil que sea mejor.
Os dejo un un augurio para que de verdad lo sea y para todos.

abrazos y gracias por leer Adoplandia.

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China