miércoles, 21 de mayo de 2014

Personitas Invisibles

Hay libros que es bueno empezarlos por el final.



Al final de este libro, antes de los agradecimientos, hay una frase que sí merece la pena ser recordada:

El número de niños y niñas con necesidades especiales que abarrotan los orfanatos de todos los países del mundo, incluido el nuestro, es tan escalofriante que no es digno de ser escrito en un cuento para niños.

Como todas las obras que valen, Personitas Invisibles, es un cuento que vuela alto y puede llevar en su fuerte dorso pequeños y mayores. La dignidad de nuestra especie resulta seriamente tocada por lo que esa frase significa.
En honra de sus autores, sólo pocas palabras al final del texto, mejor, separadas de ello, transmiten una chispa de la inmensa rabia e impotencia que la escalofriante constatación nos produce.

Todo lo que precede es un dulce cuento, lleno de memoria, de detalles que nos hablan de nuestros hijos, que nos invitan página tras página a unas emociones sencillas y directas, por eso muy profundas.
La metáfora tan elegante de las niñas que desaparecen, que no se ven, invisibles... es una pintura naïf, un cuadro más real de un vídeo en HD. Pura esencia de verdad.

Pocas cosas son tan ciertas como la pesadilla de ser invisibles, cuando necesitas desesperadamente que te vean, que te escuchen, que te abracen y que te quieran. Impacta esa liviana sugerencia a reflexionar sobre un hecho que todo el mundo ha podido constatar en alguna ocasión de su vida.
Somos capaces de superar retos muy grandes en un momento de potente necesidad. Nos sorprendemos de hasta donde podemos llegar cuando una urgencia, un empuje imprevisto nos hace sacar fuerzas inesperadas, recursos que no imaginábamos poseer.
¿Entonces por que no llegar al mismo punto, pero como fruto de la reflexión, de una decisión consciente y madura?

Personitas Invisibles nos recuerda que lo que no somos capaces de ver no existe. Pero allí esta. Cambiando el enfoque todo aparece más claro.

No quería hablar del cuento en estos términos, pero el mensaje es poderoso y llega, tan fuerte como la frase: Este cuento está basado en hechos tan reales que sí merecen ser escritos.

Merece la pena ser leído. No podría dar mejor consejo para un libro. Yo lo he hecho tres veces, de momento, y una con mis hijas todos juntos. Es una historia tierna y dura al mismo tiempo, contada con una prosa apta para los más pequeños.
Los mayores encontraremos en las 30 y más páginas, muchos argumentos para buscar en el silencio y la calma de la reflexión, todos los pensamientos que nos merecemos.

Francesc Betoret - Cristina Castro, Personitas Invisibles, AFAC.

Podéis comprar el libro por 13 euros en la Librería de AFAC

Escucho
Benjamin Francis Leftwich - Atlas Hands

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China