miércoles, 21 de mayo de 2014

Personitas Invisibles

Hay libros que es bueno empezarlos por el final.



Al final de este libro, antes de los agradecimientos, hay una frase que sí merece la pena ser recordada:

El número de niños y niñas con necesidades especiales que abarrotan los orfanatos de todos los países del mundo, incluido el nuestro, es tan escalofriante que no es digno de ser escrito en un cuento para niños.

Como todas las obras que valen, Personitas Invisibles, es un cuento que vuela alto y puede llevar en su fuerte dorso pequeños y mayores. La dignidad de nuestra especie resulta seriamente tocada por lo que esa frase significa.
En honra de sus autores, sólo pocas palabras al final del texto, mejor, separadas de ello, transmiten una chispa de la inmensa rabia e impotencia que la escalofriante constatación nos produce.

Todo lo que precede es un dulce cuento, lleno de memoria, de detalles que nos hablan de nuestros hijos, que nos invitan página tras página a unas emociones sencillas y directas, por eso muy profundas.
La metáfora tan elegante de las niñas que desaparecen, que no se ven, invisibles... es una pintura naïf, un cuadro más real de un vídeo en HD. Pura esencia de verdad.

Pocas cosas son tan ciertas como la pesadilla de ser invisibles, cuando necesitas desesperadamente que te vean, que te escuchen, que te abracen y que te quieran. Impacta esa liviana sugerencia a reflexionar sobre un hecho que todo el mundo ha podido constatar en alguna ocasión de su vida.
Somos capaces de superar retos muy grandes en un momento de potente necesidad. Nos sorprendemos de hasta donde podemos llegar cuando una urgencia, un empuje imprevisto nos hace sacar fuerzas inesperadas, recursos que no imaginábamos poseer.
¿Entonces por que no llegar al mismo punto, pero como fruto de la reflexión, de una decisión consciente y madura?

Personitas Invisibles nos recuerda que lo que no somos capaces de ver no existe. Pero allí esta. Cambiando el enfoque todo aparece más claro.

No quería hablar del cuento en estos términos, pero el mensaje es poderoso y llega, tan fuerte como la frase: Este cuento está basado en hechos tan reales que sí merecen ser escritos.

Merece la pena ser leído. No podría dar mejor consejo para un libro. Yo lo he hecho tres veces, de momento, y una con mis hijas todos juntos. Es una historia tierna y dura al mismo tiempo, contada con una prosa apta para los más pequeños.
Los mayores encontraremos en las 30 y más páginas, muchos argumentos para buscar en el silencio y la calma de la reflexión, todos los pensamientos que nos merecemos.

Francesc Betoret - Cristina Castro, Personitas Invisibles, AFAC.

Podéis comprar el libro por 13 euros en la Librería de AFAC

Escucho
Benjamin Francis Leftwich - Atlas Hands

Enriquecerse

Pocas actitudes tienen tanta capacidad de enriquecernos cuanto la capacidad de disfrutar de lo diferente. Diferente a nuestra supuesta "normalidad".
Entender el otro nos hace mejores personas. Y los primero a disfrutar de esta cualidad seremos nosotros mismos.
Curiosidad en lugar de rechazo, alegría en lugar de rabia, sonrisas en lugar de gruñidos, amistad en lugar de soledad.
Siempre hay, por lo menos, otro punto de vista que merece la pena ser tenido en cuenta.

Rp

miércoles, 14 de mayo de 2014

Celos

Hace unos días en un foro muy interesante en Facebook sobre padres que tenemos hijos adoptados
adolescentes, una mamá comentó las dificultades y tensiones que provocan en familia los celos entre herman@s.
Un tema tan común y difundido, que podría decirse que es el pan de cada día en todas las familias de más de 2 miembros.
Copio mi comentario también en este espacio. Y añado al final algunos matices.

" Ana [nombre ficticio] lo primero, no te angusties y no te propongas conseguir algo que no es posible conseguir [hacer que desaparezcan los celos entre herman@s].

Cuando a una de mis hijas le dolía un pie, le daba a una patada a la hermana con el otro. Edad 5 y 3 años. Un día al ver pegado en una pared un cartel donde ofrecían gatitos, pidió poner uno parecido con la foto de su hermana para que nos librásemos de ella. Edad 3 años y 1. Cuando una se fue de viaje 5 días, con el cole, ambas celebraron por todo lo alto que no se verían, sólo lamentando el poco tiempo de la separación. Edad 15 y 12. Justo para poneros un par de anécdotas. Habría mil.
Por suerte hay muchas también de charlas entre hermanas, compartir secretos, ayudarse, jugar juntas, intercambiarse ropa, pelearse por lo mismo...
Subes y baja.
Ahora tienen menos celos simplemente por que cada una disfruta de su entorno, de sus amigas y amigos y los posibles roces se reducen. Poco a poco se hacen más maduras y van corrigiendo lo que es puro instinto.

¿Realmente pueden desaparecer los celos? ¿Es un objetivo realista?

Creo que nuestro objetivo tiene que ser más limitado y por eso más eficaz.

Los celos son un elemento propio de la forma de ser de los humanos. Dependiendo del carácter de cada uno, de la autoestima de la que gozamos, en parte obviamente del entorno, tendremos y sufriremos más o menos por los celos. Nuestra labor de padres tiene que ser la de acotar y rebajar tensiones en la medida de lo posible.
Reiterar que ciertas actitudes no llevan a ningún sitio. Mandar mensajes de paz y armonía.
Cortar a la raíz los excesos. Pero no dramatizar.

Como veo por los consejos de algunos psicólogos [citados por otras familias que los  han consultado] el tratamiento y las actuaciones aconsejadas se basan a menudo en esto: que las hermanas disfruten de tiempo con sus padres separadas la una de la otra, es decir: conceder tiempo en exclusiva a cada una.

Es una forma de admitir lo ineludible: que necesitamos atenciones sólo para nosotros, que los celos son eso, un proceso inevitable de afirmación del propio espacio.

Algunos niños no tendrán nunca suficiente, otros con un poco ya se darán por satisfechos.

Pero sobre todo, tranquilidad. Es algo que nos pasa a todos y es más sano que los celos afloren, que se demuestren, aunque sea, a veces, de forma aparatosa. Cuando no salen por que el peque tiene un exceso de sentido de responsabilidad, es demasiado obediente, esa energía se le quedará dentro y posiblemente provocará otros daños.
Puede que peores de las tensiones que se producen con los ataques de celos.

Mejor que tu hija los saque y que vosotros les echéis un cable para que no se pase con los intentos de asesinato :-))

Quiero matizar que esta invitación a la tranquilidad, a quitar hierro al asunto, vale para esas familias en las que los celos no son, digamos, justificados por malas prácticas de los padres.
Por que es cierto, y he podido verlo con mis ojos, que en algunas ocasiones la actitud de los padres es negativa, cuando no nefasta: gasolina que transforma la chispa en un incendio incontrolable.
Personalizar en la actitud que tenemos con cada hijo es oportuno, por que cada niño tiene su personalidad y requiere, necesita, reacciona de diferente forma a lo que hacen y dicen los padres y su entorno. No es bueno actuar de la misma idéntica forma con hijos que tienen un carácter opuesto. Es difícil, claro. Ser buenos padres es difícil :-)
Personalizar es bueno. Otra cosa bien distinta es cuando salta a la vista que lo bueno se ha transformado en una diferencia de trato inaceptable. Actitudes de comparación constante, alabanzas por la buenas notas de en matemáticas de uno y olvidarse que el otro hijo dibuja fenomenal, baila de fábula o le encanta leer, aunque los cálculos no sean lo suyo. Por poner un simple ejemplo.
Habría muchos.
Escuchémonos cuando nos dejamos llevar por ese instinto que mana de la misma fuente de los celos y decimos o hacemos cosas que pueden provocarlos.



domingo, 11 de mayo de 2014

Una pequeña joya, esta guía de China para niños

A pesar de que en la presentación del libro, a la página 5, digan que "ESTO NO ES UNA GUÍA. Y mucho menos un libro para padres" :-)) Puedo afirmar por todo lo alto justo lo contrario:  sí, es una pequeña joya de guía y sí, es un libro con el que papás (y no sólo los niños) disfrutan. Lo digo por que es lo que nos ha pasado a nosotros. Son unas 100 páginas, muy manejables, llenas de datos, anécdotas, imágenes, trocitos de historia, pinceladas de vida cotidiana, de tradiciones, de arte... el listado podría seguir largo rato.
Está presentado de forma muy agradable y ligera. Cada imagen se acompaña de una breve descripción de un dato, una curiosidad, un hecho, un tema, un lugar... La verdad que hay un montón de información, y siempre descrita de forma breve y sencilla.

Me ha encantado por que mi hija pequeña, que tiene 10 años, iba leyendo, preguntando, queriendo saber más. Es la demostración de que funciona.
El otro día compré el libro en la tienda de AFAC y me lo he leído entero con gusto.
¿Sabíais que China tiene previsto construir 97 nuevo aeropuertos antes de 2020?
En la página 91 un juego (con soluciones) para saber qué eran las antiguas armas chinas. Por ejemplo ¿qué era la Bomba mágica de arena voladora que libera 10.000 fuegos? Parece que con esta larga descripción ya está todo dicho, pues no!! Es increíble!
China tiene 130 ciudades cuyos habitantes se cuentan por millones, EEUU sólo 9 y Europa 35. Pero la ciudad de Kangbashi, a pesar de tener listos edificios para acoger más de un millón, es una ciudad fantasma, nadie quiere vivir allí!!
En fin, que está super bien, y también de precio! Vale menos de 10 euros.

Mi consejo es que la compréis en la librería de AFAC!
China Grandes Secretos para pequeños Viajeros

sábado, 10 de mayo de 2014

In-[comunicación]

Para entender el otro hay que escucharlo. Apagar nuestro canal de emisión, que siempre provoca interferencias, y concentrarnos en lo que él nos transmite. No utilizo la palabra dice: lo que él nos dice, por que puede decir una cosa, pero estar pensando otra diferente. 
A menudo, a pesar de prestar mucha atención, no somos capaces de entender su idioma. Aunque hablemos la misma lengua. 
Con los niños esta atención tiene que ser todavía mayor, por que muchos adultos nos hemos olvidado por completo de como pensábamos cuando eramos niños. El error más frecuente es creer que un niño, frente a una determinada situación, utiliza el mismo sistema de valoración y trae las misma conclusiones que un adulto. Es un error garrafal. 
Pero sobretodo: si casi no hay dos adultos que piensan de la misma forma ¿cómo imaginar que lo hagan los niños? 
Muchas veces escucho padres que se sorprenden de ciertas actitudes de sus hijos. 
La sorpresa viene por que creen que lo que ellos piensan es obvio, normal, correcto. 
Puede hasta que lo sea, pero esto puede servir muy poco para entender de verdad a nuestros hijos.

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China