jueves, 9 de septiembre de 2010

El ancho mundo

Frente a mi escritorio, he colgado en la pared un Mapa del Mundo.
Allí están, delante de mis ojos, todos los días, por muchas horas, los colores que nos obligan a ver el Planeta abarrotado de líneas divisorias.
En algunos casos podemos suponer que esas líneas marcan  y siguen separaciones naturales: montañas, ríos... pero sabemos bien que en la enorme mayoría de los casos son completamente arbitrarias.
Los tópicos, que siempre nacen de un pequeño y parcial fondo de verdad, se elevan a reglas absolutas en la identificación de lo que se pretende distintivo.
La historia nos enseña que el territorio de los estados con frecuencia aterradora fue consecuencia de la decisión de unos cuantos mandatarios al finalizar una guerra.
Lo peor, en definitiva, y lo más lejano a la realidad y conveniencia de las gentes que allí vive.
Esas líneas hubiesen podido ser muy diferentes, si un par de accidentes no hubiesen acaecidos o hubiesen sido otros.

Observo...
Hay algunas líneas rectas en varias partes del mundo. Imagino que por un lado y otro de esa línea tiene que haber más cosas que hacen similar a las gentes que allí vive, que las que las separa.
El más extraordinario empuje a la división entre pueblos es la política vendida al ansia de poder.
Es este quizás el aspecto que más hace semejantes las tierras coloreadas de ese mapa del mundo.

Ayer miré por unos momentos un programa en el que se hablaba de personas que se habían establecido en España, desde hace más o menos tiempo, nacidas en otros lejanos lugares de la Tierra.
Colombia, Nueva Zelanda, China...
El enfoque me pareció pobre y limitado.
En lugar de observar detenidamente el resultado enormemente fértil y positivo que presentaban justo por esa mezcla de experiencias pasadas y presentes (de todas formas, a pesar del poco esfuerzo en ese sentido, ese resultado era más que evidente), la lupa se ponía en pocos detalles identificables de folclore local, asumido, con más o menos entusiasmo, por parte del entrevistado.

Se necesita un esfuerzo de lucidez y sentido común para observar la Mapa del Mundo sin dejarse llevar por cierto desánimo.
No hay dudas que esta labor sale más fácil cuanto más uno ha viajado y conocido, leído y observado.

Mis hijas tendrán cierta ventaja. Por su origen, por su realidad, por los rasgos de su cara preciosa, por sus viajes, por la mentalidad que respiran cerca y lejos, por el mensaje que intento transmitirles.
No sufrirán por una pobre identidad cerrada, viven la identidad de poder ser mucho al mismo tiempo y no defendiendo sólo una cosa en contra de los demás para que ese parcial parezca algo más valioso.
Todo es valioso, pierde valor cuando se pone en competición de excelencia con otras partes.
Es el mensaje que intento transmitirles, la identidad más segura y serena es la que ha sido capaz de conciliar diferencias.
Riqueza es sumar.

5 comentarios:

  1. Que maravilloso, encontrar cada vez más personas que piensen así.
    un abrazo grande desde aquí, una se siente menos sola, leyendo entradas como estas, gracias por publicar tus acertadas reflexiones.
    Felisa

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu comentaria, por que tiene que ser lo tuyo frente a lo mio y no lo de los dos juntos, a mi me resulta muy sencillo, pero parece que no a todo el mundo.
    Un saludo
    María

    ResponderEliminar
  3. Perdona que te escriba fuera de sitio, pero me gustaría saber tu opinión acerca de si crees que vamos a tener problemas los del 18 de mayo para entrar en septiembre... a priori no pero el tiempo pasa y no se confirman los rumores,

    gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola:
    ojalá entre también el 19!!!
    Roberto

    ResponderEliminar
  5. ojala tus deseos, que son los mios se cumplan y tengamos una buena tanda de asignaciones...

    Al decir ojala entre el 19 quiero entender que crees que el 18 entra seguro ¿verdad?

    una familia del 18 desesperaita

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China