miércoles, 28 de diciembre de 2011

Disfrutar de la vida, que es corta, siempre demasiado corta.

Disfrutar de la vida, que es corta, siempre demasiado corta. Y ser responsables. Ofrecer a las peques un ejemplo positivo. Trabajar duramente cruzando aguas tormentosas, agitadas, para garantizarles, por lo menos intentarlo, un futuro sereno. Al mismo tiempo luchar contra una vocecita que te empuja a dudar, con frecuencia, de si merece la pena todo este sentido de la responsabilidad chupado desde la infancia, ese sentido del deber que te empuja a hacer las cosas de una determinada manera para llegar a merecerte un lugar adecuado en el mundo.
¿es cierto que hay que ser buenos y honestos para conseguir un resultado meritorio?
Nada más abrir un periódico las noticias te asaltan y es imposible no plantearse mil y una duda sobre esta visión de la vida tan recta, tan católica, tan rabiosamente sumisa y aburrida.
La más reciente entre las noticias:
¿Puede un pirómano ser nombrado jefe de bomberos?
Por lo visto sí.

El mundo está patas arriba. ¿Lo está ahora?  O es que lo ha sido siempre y sólo ahora nos damos cuenta.
Antes nos creíamos las cosas que nos contaban. Había menos fuentes alternativas de información, hoy sabemos que casi todo lo que es voz oficial es una sarta de mentiras.
Un alcalde recién nombrado que dice: "pensaré en los más desfavorecidos" está comunicando en realidad que, como poco, pasará olímpicamente de ellos y más probablemente no tardará una semana en empezar a tomar iniciativas que harán mucho daño o empeorarán la situación  de aquellos.

Me cuesta, me cuesta mucho buscar el equilibrio que me consienta de transmitir algo coherente a mis hijas cuando me preguntan sobre estos temas.
Transmitir un sentido de la ética a mis hijas...
La tentación de replantearse muchos de los valores básicos que nuestros padres nos han transmitido es imponente.

Los seres humanos se desarrollan en planos paralelos: en los países donde se habla de libertad estos planos son ligeramente más permeables. Es la ilusión de la que se nutren los ambiciosos sin bases hereditarias.

Donde reina la pobreza extrema, las posibilidades de pasar de un plano a otro se hacen tanto más remotas cuanto más grande es la tijera que separa los ricos de los pobres.

He puesto libertad en cursiva, por que a ver quién se atreve a dar una definición de esta bellísima palabra sin mancharla, para ser coherente con la realidad que nos rodea, con los adjetivos que le tocarían...

Tu papá, me enseñaste a ser una buena persona, pero los malos siempre ganan...
Tengo siempre más dudas de que no tenga razón.
Los mártires de la justicia.
¿quién quiere pertenecer a esa santa categoría de individuos?

He sido y hasta hace poco siempre un gran defensor de una axioma: lo que cuenta, por encima de todo es sentirse bien, a gusto contigo mismo.
Y es cierto, sigue siendo válido.
Pero... hasta cuando uno se siente a gusto consigo mismo si, actuando de una determinada manera, la realidad no para de darle tortas y de decirle a gritos: gilipollaaaaaas!!!!

Nada fácil, no, nada fácil.
De momento siento avanzar dentro de mi una profunda disponibilidad a entender los que se desvían de lo  correcto. La corrección de los humildes, quiero decir.
Disfrutar de la vida, que es corta, siempre demasiado corta. 
Hacer las cosas para que los que te quieren no sufran, pero poco a poco buscar rincones de placer que nos permitan decir, llegado el momento: que me quiten lo bailao :-))

En el fondo lo tengo bastante claro.
Lo que me falta es saber como y cuando explicarlo a  mis peques, encontrar el momento adecuado, la edad oportuna, las palabras correctas, para no caer en un efecto totalmente contrario: una inseguridad que provoque angustia.
Seguiré reflexionando.
Os mantendré informados, si os interesa, sobre éxitos y desesperanzas en estas reflexiones :-))
Pero si alguien tiene un consejo, bienvenido sea, dejad muchos comentarios.

De momento os animo, un simple ejemplo, a un gesto de coherencia.
Son días de comilonas.
Disfrutad de las mismas, hablando, en el sobremesa, de recetas, de otros platos suculentos, de maravillas del arte de la cocina, pero nunca, nunca, nunca, de dietas, sobrepeso, enfermedad coronáricas o simil...
Si esa es vuestra tendencia argumentativa después de una buena comida, si ese es el tipo de charlas que os atraen, mejor que no comáis nada, nada de nada de las delicias que os han ofrecido o hasta habéis preparado con vuestras manitas.

feliz navidad y, sobre todo, próspero año nuevo!!!!!!!!!
A mi las fiestas me provocan efectos raros :-))






domingo, 25 de diciembre de 2011

cada uno ha hecho lo suyo

Hemos cenado de maravilla, cada uno ha hecho lo suyo, para que los demás disfruten, dedicándole tiempo y cariño al plato que ha preparado, como un regalo al resto de la compañía. Las tradiciones son también esto, a pesar de que algunos vamos sobrados de calorías, decir; qué rico!!! es, casi siempre, un gesto de afecto :-)) Después se charla, se ríe, hasta que las horas invitan a retirarse... las peques tienen sueños, sueños de oro... Ahora se adueña del tiempo el silencio, como mucho el run run lejano del lavavajillas. El perfume sencillo del fregasuelo de Mercadona :-)) El tic tac de mi teclado y unas notas, dulces, de Ludovico Einaudi. La última copa de cava, solitaria. El deseo de ver pronto a los que están lejos, la tristeza por los que podrán estar con nosotros ya sólo en el recuerdo. Feliz Navidad amigos, un toque de melancolía y un deseo enorme de que todos seáis, seamos un poco más felices en ese 2012 que está a la vuelta de la esquina.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Navidades

mañana otra vez de viaje.
No paramos :-)
Las niñas cogen un avión con si fuera un autobús para ir al centro.
Recuerdo hace años una de las peques se sentó y se abrochó el cinturón. Lo suyo, en un avión :-)
A lado tenía una chica, de unos 35 años, que estaba desde hacía un rato intentando eso, abrocharse el cinturón.
Al ver que la pequeñaja con tranquilidad se sentaba, abrochaba y punto, se quedó mirándola un rato como observando un bicho raro (cosa que a honor del vero tendría que ser al revés...) y le dijo: tu has volado mucho ¿verdad?
A cuyo comentario / pregunta contestó ella tan fresca: yo no sé volar, lo que volará será este avión....

:-)
Felices fiestas

martes, 20 de diciembre de 2011

violeta unos poquitos pasos más

Con el Piano:

video

Ensayo de mitad de curso, Violeta al piano.

Chun, primeros pasos con la guitarra

video

Ensayo de mitad de curso, Chun a la guitarra (primer año :-)) de instrumento en La Antartida

viernes, 2 de diciembre de 2011

El mundo que vendrá

Los que tenemos el inmenso privilegio de tener hijos que queremos y que nos quieren, también sufrimos por el abrazo que nos da la incertidumbre de su futuro, de nuestro futuro, del mundo que será.
La aceleración del todo, la permanente conexión que nos aplasta con una información total, en el sentido de poner delante de nuestros ojos las desgracias del mundo entero y en segundos, así como el sadismo de  los medios de comunicación (y el masoquismo de los lectores, claro) nos lleva a menudo al catastrofismo, al miedo, a la recordada incertidumbre.
¿pero de verdad el mundo que viene será tan desastroso?

Mi padre, que en paz descanse, contaba a su nieta como a su edad, entonces 8 años, se ocupaba de llevar las vacas al campo, sólo, y de volver a casa al final del día ya de noche. Vio le miraba con ojos llenos de asombro, ella que tiene miedo de cruzar el pasillo para acostarse en su deliciosa camita.
Mi vida ha sido mucho mejor que la de mi padre, sin duda.
Y la de mis hijas creo es y espero será mejor de la mía.

No hay dudas de que lo será más por lo que son y por como son, que por los más abundantes medios materiales que les acompañan, aunque tampoco hay que descartar sus efectos beneficiosos: todo ayuda y cuenta.
Mi padre nos protegía de las angustias diarias y quien escribe hace lo mismo, puede que con menos éxito, con las tensiones y estragos de una crisis que deja poco espacio para las alegrías puras.
Pero en fin, el hobby de la queja permanente se ha difundido tanto en estos años, que instintivamente la rebelión a ese estado de cosas ocupa mucho espacio de mis reflexiones mundanas y esfuerzos para sacar la cabeza del agujero.

La vida no está tan mal.
A pesar de todo :-)))

Roberto

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China