miércoles, 27 de diciembre de 2006

Agradable tarde navideña

Estamos en Madrid de visita a la familia de María. El tiempo acompaña y la ciudad tiene un aire navideño que hemos visto pocas veces, iluminaciones por todos lados, actividades infantiles en decenas de espacios, esta tarde hemos podido disfrutar además de pocas aglomeraciones.
Una señora comentaba: "este año el alcalde ha tirado la casa por la ventana".
Quizás sea cierto, pero los pequeños agradecen se piense en ellos, y los papás también, poder elegir entre tantas actividades da gusto.
Las niñas se lo han pasado pipa y se han portado fenomenal... este último detalle es merecedor de una negrita :-)) se trata de un caso del todo excepcional.
No, no penséis que saben que se acercan los reyes y hay que portarse bien, para nada, los niños ya saben perfectamente que aunque los papás se enfaden, los reyes cumplen con su obligación de abarrotar las casas de regalos, sobre todo cuando las cartas a los Reyes magos las han enviado también un ejército de abuelos, tíos, primos, amigos etc. etc.
Después de comer y de un pequeño descanso, que también ayuda al buen humor de la tarde-noche, hemos ido al Parque del Retiro, en la Casa de las Vacas se celebra el
XXX Salón del libro Infantil y Juvenil (podéis bajaros el Programa completo oficial)
Además de muchos libros muy interesantes, con los que se han entretenido un buen rato las tres, Blanca incluida, hay una exposición de algunos dibujos de Asun Balzola, la ilustradora desaparecida hace unos meses. El papá ha quedado un buen rato admirando la delicadeza del trato de las acuarelas... qué imágenes más bonitas!
También muy interesante los carteles anunciadores del Salón del libro, el del tercer Salón ilustrada los 10 derechos del niño lector, que pena no haberlos apuntados, eran en rima y además de muy certeros, muy graciosos.

Después paseando hemos llegado a Colón donde a las ocho empezaba un espectáculo de agua, música y trapecios, unos locos colgando de una grúa inmensa - en una pieza una de las trapecistas se levantaba a unos seis o más metros del suelo, agarrada sólo por un brazo y sin otra protección que la fuerza y la capacidad de los dos actores...en fin eso no nos ha gustado, pero a los pequeños, considerando las medidas de las bocas abiertas creo que sí... la música preciosa y los juego de agua también.
Pasado mañana volamos a Italia, a visitar el resto de la familia.

Hemos cogido más aviones en estos años... y os puedo asegurar que volar es un desastre, no hay un vuelo que llegue en horario, te pierden las maletas, te dejan encerrado en los aviones a la espera de no sé qué permisos, la comida en los aeropuertos pésima (no digo en los vuelos que ya sabemos que allí no te dan nada) En estos días de fiesta además, cuando el trabajo pesa más que nunca, la disponibilidad y amabilidad de una parte del personal deja mucho que desear y, la ley de murfi ;-) no falla a mi me tocan siempre los más antipáticos.

Felices fiestas a todos!

martes, 19 de diciembre de 2006

Rabietas

Se pasa mal, sí que se pasa mal.

¿Cuantos de los que habéis caído por aquí habéis sufrido uno de esos momentos tan embarazosos y duros en los que vuestro hijo parece poseido por un demoniete malvado que le hace gritar, patalear, a veces hasta lesionarse, tirarse al suelo, no querer saber nada de vosotros y... ah, horror!!! En público... Mientras todo el mundo os mira como un maltratador de niños?

¿Cuanto pueden durar las rabietas?

Depende, depende de la actuación nuestra, en parte, de la situación en la que se desenlazan, pero sobre todo depende del carácter del niño.
Hay que leer sobre sobre el tema, algunos enlaces más a bajo os pueden ayudar.

La mayoría de los profesionales evidencia por un lado la normalidad de estas aparatosas manifestaciones de nuestros hijos, sobre todo cuando tienen entre 2 y 3 años, y por el otro la dificultad de encontrar una vía rápida, eficaz y oportuna para solucionar siempre estos momentos complicados.
Hay que dejar escampar el temporal...
Y cuando llueve a cántaros, uno se moja, no hay paraguas que sirva.

El niño que sufre una rabieta, normalmente, está reivindicando algo.
Algo muy importante: su existencia. Su capacidad de decisión, su autonomía.
Algo tan importante hay que respetarlo, a pesar de lo que pueda doler y de lo mal que lo podamos pasar.
¿ellos lo están pasando mal?
Bueno, bién no. Pero para ganar algo, hay que luchar por ello y cualquiera lo ha vivido, sufrido en su vida.
Tan pequeños y mocosos y ya en las barricadas...

La vía rápida para evitar el berrinche es la de acceder a sus peticiones, prevenir la rabieta concediendole lo que exige, ¿fácil? sólo aparentemente, ya que a veces se trata de peticiones que no se pueden o es mucho mejor no conceder.
Todo depende: ¿merece la pena armarla tan gorda por decir que NO! a según qué cosas?
A veces sus peticiones no son nada del otro mundo y puede llegar a tratarse de algo del todo comprensible.
Por nuestro cansancio y la consecuente poca paciencia nos dejamos llevar por la fácil reacción de atrincherarnos detrás de una dureza inoportuna.
Entonces dejamos estos casos, a la segunda vez que nos pasa seremos capaces de entender que no merece la pena una batalla campal por un zapato verde en lugar de uno rojo, de una galleta en lugar de una manzana... etc.

Otras veces sí que es necesario sufrir.
Por ejemplo: el niño quiere cruzar la calle olvidándose de que en la calle hay objetos movientes y de consistencia dura que se llaman coches.
El niño quiere quedarse en el parque a pesar de que empieza a llover, etc.

Una forma a menudo eficaz de evitar la rabieta es concederle algo distinto a lo que pide, es decir distraer su atención, moviendo el foco desde el objeto imposible a otro más accesible: no te dejo cruzar la calle pero te doy mi reloj, el teléfono móvil u otra cosa que por ser normalmente poco accesible le interesa.
No muy politicamente correcto, pero a veces funciona. A veces.

Más frecuentemente la rabieta explota, en el sentido literal, y no hay forma de pararla.
A veces no hay más opciones que dejar que se desenrolle la actuación magistral de nuestros hijos.
Es duro.
Si nos encontramos en la calle se añade la dificultad de las miradas e/o intervenciones de los inevitables curiosos y transeúntes.

Puede que alguien piense que estamos haciendo daño al niño. Depende de las expresiones y gritos puede que lleguen a deciros cosas realmente embarazosas.

La mayoría de los expertos consideran que hay que dejar escampar el temporal, sin demasiadas o ninguna intervención por nuestra parte, la de los papás. Sin casi contacto físico.
Otros hablan al contrario del abrazo fuerte.

A veces es posible, pero otras no. Yo he provado las dos cosas.

El berrinche moumental es un momento que a muchos nos ha tocado vivir. Y no es nada agradable. Sea por que es dificil mantener la calma, y es necesario hacerlo, sea por que no es fácil no preocuparse. Y no hay que preocuparse.
La última rabieta duró más de media hora. Llegamos a casa exhaustos los dos.
Se añadía el cansancio de la primera hora de la tarde, estabamos de juegos y nos lo pasamos pipa los dos, pero llega el momento en el que hay que hacer otra cosa.
Booom, explosión nuclear.

Como estabamos a 10 minutos de casa decisí emprender el camino de la vuelta.
Camino que tardó más de media hora.
Me paraba para que se tranquilizara, pero puntaba directo a la calle, y no una calle cualquiera una Avenida animada de bólidos a no sé cuantos kilómetros por hora.
Tuve más de una vez que cogerla en brazos.
En fin, una aventura.
Al final llegamos.
Y descansó, descansamos. Creo que tengo un tímpano fastidiado :-))
Bueno no es para tanto, aunque me gustaría que algunas de las personas con las que me crucé en la subida a casa me contara el cuadrito que hacíamos.

Las familias que hemos adoptado podemos tender a buscar razones distintas a la evolución natural de los niños, no hay que agobiarse, si bien no estaría mal, como siempre, no bajovalorar algunas señales, sobre todo en cuanto a la frecuencia de las rabietas y si van asociadas a otros episodios preocupantes.

Es muy, muy importante que seamos capaces de comunicar tranquilidad y sosiego, ni gritos, ni amenazas, ni reacciones aparatosas. Y cuando es un no que se quede en no. Si bien medimos los noes con un metro lógico.
No No No No!!!! es otra rabieta, pero de adultos.
Sí Sí Sí Sí !!! Es hacer lo que me da la gana y así no se gana nada, ni la felicidad de nuestros hijos, ni la confianza en nuestras capacidad de dirección (y aguante) que es la mercancía familiar que más necesitan.


Algunos recursos en Internet

Para el Bebé

WEB de Enfermería en Cuidados Intensivos en Pediatría

Universidad de Michigam

Zona Pediátrica

Guía infantil

Educación infantil

viernes, 15 de diciembre de 2006

Vuelan hacia China

Esta mañana, a las 6 de la mañana, estaba en el aeropuerto de Barcelona. Salían algunas familias hacia China, les tenía que llevar algunos documentos.
Vuelo Air Francia hacia el Charles De Gaulle. Me volvieron a la mente antiguos recuerdos... Hace 7 años, más o menos en estas fechas, navidades de 1999, directos a Chengdu al encuentro de nuestra primera hija.
Qué emociones...

Bueno valdrá la pena recordar que llegamos al aeropuerto, y nada más poner las maletas en la cinta del mostrador, notamos como empezaban a llamarse entre ellos los operadores, llamadas de teléfono, uno se levanta, confabulan y al final nos dicen: el vuelo ha sido cancelado, en el aeropuerto de París ha caido una gorda esta noche, se ha roto una pasarela y han cerrado el aeropuerto.

Al contar este episodio a las familias que allí estaban, la mirada que me devolvieron era todo un poema de identificación con el desastre... recuerdo que las fotos de las niñas consiguieron conmover al personal y en un momento se dedicaron a buscarnos un vuelo alternativo y lo consiguieron. LLegamos a Pekín sólo un par de horas más tarde... con todo lo que habíamos pasado, la verdad, la llegada a Pekín nos pareció una liberación... cuantos nervios, cuantas peleas....
Algo contamos en la web de Paloma. Quizás un día tenga ganas de contar más detalles. Ha pasado mucho tiempo desde entonces y han cambiado muchísimas cosas.
Entre otras que entonces en todo un año salieron hacia China el mismo número de expedientes que hoy salen en menos de un mes.
Es un cambio notable.

Este fin de semana otras familia han pasado por lo mismo, cancelaciones de vuelos, retrasos, pérdida de aviones.
Viajar es complicado, el colapso de los aeropuertos es evidente a todo el mundo.
Por esto es fundamental tener paciencia, al final todo se arregla, pero qué nervios...

De hecho, a veces, el viaje es una prueba más, que nos será útil, si somos capaces de ver el lado positivo de las cosas. Estamos cansados, nerviosos, parece que todo se pone al revés, incomprensiones, barreras de indiferencia de los que tendrían que echarnos un cable, necesidad de tomar decisiones y una vez elegido un camino no estar todo el rato pensando ah, si hubiera hecho lo contrario...

Con nuestros hijos nos encontraremos a menudo frente a estas situaciones.

Es fundamental ser capaces de mantener la calma.
Fundamental y complicado.
La mayoría de las veces las soluciones son sencillas, están a nuestro alcance, si somos capaces de verlas. Pero no somos capaces de dar ese pequeño paso, nos quedamos parados, nos enfadamos, buscamos culpables, y si los encontramos, este hecho puede que nos conforte por un momento, pero que no resuelve para nada el problema.

Me repito cien veces al día ese palabra: calma, que tantas veces me ha ayudado a encontrar el camino.
Un camino.
A veces, quizás, el mejor camino.

Hay una canción en el último disco de Jorge Drexler 12 segundos de oscuridad que esta mañana he escuchado muchas veces, así dice:

Gira el haz de luz, para que se vea desde alta mar,
yo buscaba el rumbo de regreso sin quererlo encontrar
...
un faro quieto nada sería, guía mientras no deje de girar, no es la luz lo que importa en verdad, son los doces segundos de oscuridad,
para que se vea desde alta mar
de poco le sirve al navegante que no sepa esperar,
pie detrás de pie, no hay otra manera de caminar
...
un faro para sólo de día, guía mientras no deje de girar, no es la luz lo que importa en verdad
son los doce segundos de oscuridad...

muy bonita!
La vida es muy bonita, a veces a pesar de todo

Feliz Navidad

miércoles, 13 de diciembre de 2006

Ya no es lo que era


Ya no es lo que era
y no será lo que es.

China ha sido la mamá generosa para miles de familias desde hace muchos años. En España la adopción en China empezó hace uno 10 años, más de 5000 niñas hoy españolas han sido adoptadas en este tiempo. Mucho antes en Estados Unidos, Canadá y otro países decenas de miles de casas gozaban y gozan de las sonrisas de una pequeña y de algunos pequeños de origen chino.
En Italia acaban de entrar en el restringido círculo de los privilegiados, a penas 16 estados, que tienen acuerdo de adopción con la República Popular.
Entran en el peor momento.
Aclaramos esta expresión: “peor momento” con respecto a los años pasados, en este sentido peor momento, pero en ningún otro que no sea comparativo, ya que China seguirá siendo para miles de familias la cuna de su felicidad.
Sólo que tanta felicidad ha regalado China y con una generosidad, una honestidad, una seguridad que no tienen parangón, ni de lejos, con ninguna otra realidad adoptiva internacional, que los cambios que se ven llegar, y se venían previendo desde hace algún tiempo, serán traumáticos para muchos.

Pero en el fondo no se trata de nada excepcional.
Con más del doble de solicitudes con respecto a los menores adoptables, y una diferencia que va en cresciendo, se empezarán a aplicar criterios de selección de las “mejores familias”. Una expresión horrible: “mejores familias” no más terrible de lo que muchas familias han escrito en su carta a los reyes magos, en este caso en traje de directores del CCAA: niñas pequeñas, sanas, sin problemas físicos, ni psicológicos, huérfanas o abandonadas... qué no pase que alguien la reclame... con un abanico de edad cuanto más pequeño mejor, posiblemente guapas...

Sé que muchos se enfadarán en leer estas líneas, pero ¿no es así?

Entonces por que extrañarse que las autoridades chinas extremen las medidas de protección a favor de los menores y digan qué ya es hora de ser un poco más rígidos en el sentido contrario: en la carta a los futuros papás se requiere que estos sean sanos, jóvenes (es un decir, que no tengan más de 50 años), que tengan recursos económicos suficientes o que sean suficientemente honestos para declarar lo que ganan, que le dure una pareja algo más que un suspiro...
No se sientan aludidos los inocentes, no va por ellos, pero está en la naturaleza humana hacer las cosas imperfectas y ser la principal responsable, en las decisiones tomadas, de fomentar la injusticia que le vapulea.

China ya no será la mamá más generosa del mundo, ya no lo será para todos. Unos brazos enormes abiertos a cualquiera que exprese un deseo, ya no será así.

Es muy probable que padres estupendos acaben teniendo que renunciar y otros muchos peores consigan lo que quieren.
La buena gente no tiene el privilegio de estar con más frecuencia entre los ricos, ni entre los cultos, es verdad que tampoco lo contrario.

Los tiempos cambian. Y todo sigue igual.

Ojala los orfanatos estén de verdad vacíos. Estas medidas tendrían mayor sentido.
Probablemente no es así.

Si este mundo fuese otro, ningún niño se quedaría sin papás, ningún niño estaría en un centro de acogida, pero no es así y si vamos bajando y bajando nos sorprendería descubrir que todos los hilos que nos anclan a este Planeta acaban enlazados en una única cuerda de la que colgamos todos, por más o menos tiempo.

Y pido disculpa, por adelantado, a todos los que justamente pensarán “este tío tiene un morro que se lo pisa”
Tengo tres hijas y me permito el lujo de pontificar.
Lo siento y perdón.

Feliz Navidad

martes, 12 de diciembre de 2006

skating


Empiezan los Festivales.
Hay dos momentos en el año en el que los papás estamos todos los días, o casi, disfrutando de las insuperables capacidades artísticas de nuestros hijos. Poco antes de las Navidades y en Junio.
En general es así ¿verdad?


Son meses cruciales, en los que la escuela, la música, las acrobacias, el teatro y un largo listado de etcétera creativos se avalanchan sobre nuestros retoños, para hacerlos sufrir de emoción - antes de la actuación - y gozar de alegría - al mirar las caras babeantes y un poco estúpidas (en el sentido bueno de la palabra... si es que tiene uno ;-) de los papis espectadores.

Si por un momento conseguís dar un paso atrás y olvidaros que sois uno más en la misma categoría de aquellos individuos que os rodean, podreis observar el abanico de situaciones familiares y relaciones materno/paterno filiales que existen.
Las babas por supuestos en cantidades industriales, toneladas de material viscoso que lo inunda todo. Por suerte es así.
Pero también hay otras miradas y actitudes. Menos pegajosas, pero no por esto más gratas.

Dan un poco de pena aquellos niños que tienen que sufrir por unos papás como el que tenía a mi lado esta tarde.
Mi hija con una elegancia insuperable, por supuesto!! dando vueltas como un ángel en la pista de hielo, y su mamá, su papá y la hermana pequeña boquiabiertos casi reteniendo la respiración entre pasos cruzados, adelante y atrás y salto y una nueva vuelta oooooohhh, aplausos... y el tío a lado que se reía de su pequeñita mientra ella se esforzaba, con la cara colorada y concentradísima y esa bestia que casi ni la miraba, hasta que soltó un "qué patosa" que me llegó al alma.
¿Será posible?
No sé si es peor eso o la cara de aburrimiento que tenían otros, estampada en la mirada como perdida en el vacío, deseosos de irse quien sabe donde, a lo mejor en la confortable oficina, donde uno puede disfrutar horas y horas al día, sin tener que participar a las proezas de unos pesados mocosos y que al final hasta hay que aplaudir para evitar la bronca de la mujer...
De estos había unos cuantos más por allí...

¿Cómo extrañarse que sea tan díficil conseguir horarios acordes a la conciliación de la vida familiar? si es que hay tanta gente que de la vida familiar no quiere ni oir hablar
Así va el mundo, y después nos échamos las manos a la cabeza cuando aparecen en la prensa las noticias sobre las relaciones fracasadas y desastrosas entre padres e hijos.

Feliz navidad

domingo, 10 de diciembre de 2006

Se acaba el acueducto


Mañana vuelta al tran tran diario, despertarse, prepararse, llevar las niñas al cole, ir a trabajar, buscarlas y llevarlas a actividades lúdicas variadas... con tre niñas, las dos mayores que van a la misma escuela pero salen en horario un poco distinto, y la pequeña que va a otra, relativamente cerca pero no a lado, con actividades eso sí, todas diferentes, la cosa no es sencilla.

Considerad además que aquí no tenemos ni un abuelo, ni un tió, a nadie de la familia, el juego de encaje tiene que ser muy organizado y sea la mamá que el papá tienen que estar disponible a un arriba y abajo diario constante.
Nos echan un cable en caso de emergencia amigos, mamás de las amiguitas (la verdad que casi siempre son las mamás que aparecen en estas ocasiones). La emergencias son las enfermedades y algún que otro imprevisto laboral.
Las tardes tendrían que ser todas dedicadas y sin más a los pequeños, pero la presión en el trabajo va a menudo en dirección contraria, a veces por empuje, dependiendo de lo que haces, de los mismos que tendrían que entenderte por que se encontrarán pronto con la misma problemática.

A partir de mañana todo esto una vez más y cerrado el parentesis, si bien con el aliento ya de las navidades en el cuello, nuevas fiestas que no tardarán ni un respiro a sumergirnos.

Hasta hoy el acueducto.
A propósito de acueducto:
Hoy leía el artículo de Elvira Lindo en El Páis Domingo "El sofá-cama" genial y divertido como siempre. El articulo empieza así: "Hay algo peor que vivir en Nueva York. Vivir en Nueva York y tener un sofá-cama" Bueno os podeis imaginar como sigue.
Muchos podríais cambiar el nombre de la ciudad, funcionaría casi igual. Y digo podríais sin incluirnos por que obviamente nosotros estamos encantados de tener invitados y con las dos familias lejanas, no sólo tenemos un sofá cáma, si no varios colchones que llegado el momento funcionan de maravilla.
(esto había que escribirlo, hay que ser politicamente muy correctos por si a caso alguien de la familia llegara a leer estas líneas ;-)

En fin que esta vez nos hemos quedado de puente en Barcelona, bien acompañados y nos hemos dedicado a las visitas de costumbre, con la especial consideración que siendo mayoría absoluta los menores, y muy menores, la costumbre significa: acuario, zoo, parques, cine infantil etc. etc. todo por el estilo.

La verdad que es tranquilizador y hasta confortador el hecho de que vayas por donde vayas hay unas cuantas familias adoptantes presumiendo de hijos.
Colorines variados siempre, con evidente prevalencia de chinitas, si bien el color oscuro empieza a notarse y mucho.
Los niños por supuesto a lo suyo, los papás que a veces se miran, se sonrién, en algun ocasión se ignoran, fruto ciertamente de la normalización del hecho adoptivo, como si dijeran: si tuviera que sonreir a cada familia adoptante con la que me cruzo tendría agujetas por mitad musculatura facial...
Algunos se acercan y te preguntan cosas: "¿de qué provincia?" y con esta pregunta ya te miras alrededor buscando a una chinita.
Otros te miran con una sonrisa que llega de aquí hasta China, una sonrisa dulce de envidia buena, de ganas de achuchar a tus pequeñas, que si le dijeras te las presto unos días pa' que entrenes te miraría como si estuvieras hablando en serio, tanto lo desean...
una mirada qué dice que guapas son tus hijas con unas palabras silenciosas que en algunos casos llegan a ser una novela entera, ahora que la espera para ser asignados se ha hecho tan larga.

Pero decía confortador, claro que sí. Nada de bichos raros, nuestras hijas e hijos sí que podrán disfrutar a su alrededor de una amplia compañía de seres humanos que, como ellas, han llegado desde un país lejano a unas casas llenas de recursos. Materiales sin duda, de otro tipo seguro que también, con multitud de diferencias, caso por caso, familia por familia.

El hecho de que tendrán tantos ejemplos de historias parecidas al alcance de la mano, del correo electrónico y del chat llegado el caso, hay que valorarlo, pero no tenemos que confiar demasiado en las virtudes terapéuticas del compartir experiencias.

Esto tendríamos que saberlo, pensamos a cuanto pesa en la solución o superación de un percance el hecho de que otros hayan pasado por lo mismo.
A veces mucho y a veces nada.
Cuantas veces nuestros padres nos han intentado convencer de que teníamos que aprovechar de su experiencia y evitar de hacer eso o aquello, y nosotros nada, a estamparnos contra la pared que era lo que además tocaba...

Cuando tenemos un problema, a menudo es la sensación de soledad la que prevalece y mucho más en el profundo de las almas sufridoras, para esas almas de nada sirve que otras miles de personas hayan vivido y sufrido el mismo camino.
Se sentirán únicas, como nosotros nos hemos sentido únicos repitiendo palabras que millones de seres humanos han repetido.
Necesitamos sentirnos únicos para dar valor sea a la felicidad más intensa que al dolor más desgarrador.

Cuando nos critican, nos insultan, nos hacen daño estamos sólos.
La capacidad de reaccionar en positivo viene después, a veces sólo un momento después. A veces bastante tiempo después.
Pertenecer a un colectivo ayuda, pero por si sólo no es suficiente.
También al contrario, a veces ayuda poco, a veces la reacción más istintiva, cuando el malestar rádica propiamente del elemento que nos hace pertener a ese colectivo, es el deseo de NO ser parte de ese colectivo.

Cuando todo el rato en la calle cruzamos una chinita y decimos a nuestras hijas: mira! O le apretamos la mano, o las miramos con una sonrisa y una mirada indicadora... Puede que a la quinta vez en una hora, nuestras hijas preferirían pasar desapercibida o que nos callaramos.
A lo mejor no.
Tampoco pasa todos los días esta inmersión en aglomeraciones de personas en las que ese poquito por ciento de familias adoptantes parece no ser tan poquito.

Todo es relativo, decía ese sabio... hemos empezado con la sensación confortadora del compartir con tanta gente nuestra paternidad adoptiva y hemos acabado con nuestras hijas aburridas de tanta chinorris por allí.

Feliz navidad

Calle polvorienta


De viaje por un país lejano, donde el polvo, el ruido y los malos olores arrecian.

Donde recordar que nuestras vidas cómodas y olvidadizas nos hacen seres humanos a la mitad.
Gozando del calorcito de la calefación, del fresquito del aire acondicionado, de una cena rica, un Rioja Reserva de añada excelente y un jamón de bellota extraordinario...

feliz navidad

viernes, 8 de diciembre de 2006

El papá no ha muerto...


Este mensaje lo envié a la lista de China el 26 de febrero de 2006, como siempre circulan por la lista* fotos de niñas y niños, preciosidades que nos alegran la vista y el corazón. Un motivo para presumir de hija ;-)


Como me estais dando envidia con tanta belleza ;-))
Os paso una foto de mi segunda hija

Quien ha tenido la oportunidad de verla en acción recientemente sabe qué personaje es ;-))
El 5 de diciembre cumplió 4 añitos. (NdE: como estamos ahora en diciembre 2006 mi princesa acaba de cumplir 5)
Una querida amiga pepsicologa nos dijo: Violeta tiene que hacer salir su vena artística con algo, ser actriz, pintora, lo que sea, por que si toda esa carga no encuentra salida puede pasarle cualquier cosa.
Hoy estabamos mirando una pelicula:
Descubriendo Nunca jamás
para quien no la conoce os diré que habla del autor de Peter Pan, autor de teatro etc. frecuenta una familia de una vidua con 4 hijos y a través de la relación con estos niños nace la ispiración de su obra maestra.
El autor pasa mucho rato con los niños, juega con ellos, rien y se lo pasan pipa
Violeta me preguntó no recuerdo ya qué cosa, pero recuerdo mi respuesta: el papá había muerto por una grave enfermedad, ella me miró con una espresión de: "te estás equivocando" y yo le confirmé el dato, al que Violeta me contestó: "no sé quien se ha muerto, pero el papá está jugando con ellos..."
Los niños son muchos más sabios de lo que podemos pensar ;-)) y más sabios de algunos papás sin duda!

Ayer Paloma estaba sacando fotos de cuando acababamos de llegar de China con ella. Violeta repetía la misma pregunta una y otra vez: "¿y yo donde estaba?"
Al qué Paloma, que tiene seis años, le contestó: tu no existías, o como mucho estabas en la tripa de la señora china.
Violeta la miró y dijo: ah, es verdad!
y siguieron tan tranquilas mirando las fotos...

Ojalá sigan así de seguras y felices en los próximos 100 años


saludos
Roberto Pili

*utilizo la palabra "lista" para indicar la lista de correo de las familias adoptantes en China más importante que existe en internet, la de AFAC china@adopint.org

Una cosa más, un Blog


Queridos todos los que os acercais a estas páginas:
Es el momento de una breve presentación.
Me llamo Roberto Pili, he nacido en Italia, hace 44 años, vivo en Barcelona desde hace más de 12 . Estoy casado, desde 1993, con María.
Soy el papá de 3 niñas, Paloma, Violeta y Blanca. Las tres han nacido en China. María y yo las hemos adoptadas respectivamente en el año 1999, 2002 y 2005.
Desde hace mucho tiempo mi vida familiar, social, laboral se mueve alrededor de la adopción y de los extraordinarios medios que nos ofrece Internet. Antes he sido historiador y algunas cosas más.
He compartido con tantos amigos mi experiencia, mis alegrías y mis preocupaciones, mi felicidad y mi día a día, mi vida en definitiva. Muchos son amigos en carne y huesos, muchísimos más nombres, direcciones de correo electrónico, a veces imagenes digitales, a través de esta medio magia, medio brujería que es la red de redes, la telaraña universal, la web.
La elección de estar tan presente en este medio es fruto de la coincidencia de varios elementos, sentimientos y deseos.
Sin duda alguna existe cierta parte de exhibicionismo, no exenta de la positiva necesidad de medirse con los demás, el todo salpicado con gotitas de curiosidad, entremezcladas con esa sensación entre temor y espectativa que deriva del saber que lanzas a través del ciberespacio algo que puede llegar muy lejos y rebotarte, como una caricia, como una sonrisa... como una bofetada.
Por todo esto, y mucho más, qué tampoco se trata de aburrir el personal con introducciones interminables, nace este BLOG.
Espero podamos disfrutar ustedes y quien firma escribiendo y leyendo notas y comentarios.
Ojalá sobre todo, estas páginas sirvan para aprender los unos de los otros.
El título, Adoplandia, quiere ser una pequeña provocación.
La adopción, como ser padres es algo muy serio, sin duda.
Pero la seriedad del asunto no tiene que quitarnos las ganas de sonreir. El buen humor tiene que ser un ingrediente fundamental de nuestra existencia.
Nuestros hijos, todos nuestros seres queridos en general, cuanto agradecen o agradecerían que sepamos encontrar el lado alegre de las cosas que nos pasan.
No será siempre posible ¿verdad?
Pero lo intentaremos, a lo mejor hasta resulta!!
abrazos y feliz navidad
Roberto Pili

viernes, 1 de diciembre de 2006

Julio 2006 en el CCAA

Posted by Picasa

Julio 2006, Pekín, en la antigua sede del CCAA

La foto fue tomada en la sala donde se realizan las carpetas por cada menor dado en adopción.
Se rellenan con todos los documentos existentes y se cierran al recibir el segundo seguimiento.
Son guardadas en el Archivo del CCAA y podrán ser solicitadas a la mayor edad por las niñas y niños adoptados.

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China