domingo, 3 de junio de 2007

Mala prensa

Sigue en aumento la campaña de alerta sobre los posibles desastre en el futuro de nuestros hijos adoptados.
Se sabe que las malas noticias venden más que las buenas.
Hoy he leído un artículo que publica La Razón y no tiene desperdicio. Peor forma de tratar un tema nada sencillo no podían encontrar.
Estas mezclas de entrecomillados, opiniones y comentarios son tremendas.
¿responde a algún criterio pensado?
¿responde a alguna finalidad tener un dato delante y concluir afirmando el exacto contrario de lo que ese dato demuestra?
El fracaso en la adopción internacional es mínimo.
Nada de lo que hace el hombre tiene éxito al 100 por 100.

8 comentarios:

  1. Como bien dices dices Roberto, es un artículo de "mala prensa" que parece hecho por alguien para que el rigor es lo de menos. En un batiburrillo (con datos inexactos, cuando no falsos) que no lleva a ningún sitio en concreto, salvo al de crear una imagen distorsionada (y falsa) de la adopción de niñas nacidas en China.
    No creo que sea ninguna campaña ya que de vez en cuando algún presunto periodista "nos regala" con algo para entretenernos (en este tema y en muchos más)
    Qué le vamos a hacer. Seguiremos al pie del cañón, ojo avizor y prestos a contestar como es nuestra obligación.
    Gracias Roberto y Saludos.

    ResponderEliminar
  2. También leí el artículo en La Razón ayer, pero quizás con otros ojos. Me gustaría compartir mi perspectiva.

    Ultimamente he estado estudiando la adopción a través de numerosos libros y páginas web en inglés. Me interesa bastante la experiencia de los E.E.U.U. con las adopciones coreanos que empezaron sobre 1950 porque muchos de los adoptantes ya son mayores y están compartiendo su experiencia.

    Es interesanto porque sus experiencias en aquellos días me parecen muy similares a lo que nuestras hijas están experimentando aquí en españa: son las primeras en llegar y se encuentran en el seno de familias blancas que viven en comunidades que no incluyen a nadie que les parezca físicamente. Muy interesante entonces enterarnos de las experiencias de los coreanos y buscar posibles comparaciones que nos podrían ayudar a comprender y apoyar a nuestras hijas.

    Después de todo lo que he leído estoy de acuerdo hasta cierto punto con el artículo que ha salido en La Razon - por que veo que sí, se está precipitando aqui -no porque permitan tantas adopciones - sino porque no lo hacen con suficiente formación de los padres.

    El artículo de La Razon (que he vinculado a mi blog www.adopcionpordentro.blogspot.com) es quizás demasiado negativo y no explora la solución al problema.

    En mi opinión la solución nunca debe perjudicar la adopción. Hace falta más adopción en este mundo lleno de niños desamparados. La familia es la única solucíon de calidad para ellos.

    Sin embargo, es imprescindible formar a los padres antes de que adopten y luego seguir formando después, y apoyando, a toda la familia.

    La adopción es buena, pero es diferente. Nuestros hijos adoptados necesitan de nosotros una comprensión de su particular forma de construir su identidad a lo largo de su vida y también de como su condición de adoptado le puede afectar en cada etapa de su desarollo (empezando ante de que les adoptamos).

    En este sentido, estoy convencida de que ha habido una precipitación aqui en españa. Están dejando que la gente se mete en la adopción sin tener ni idea de lo que quiere decir. Todo se ha centrado hasta ahora en un especie de juicio que tiene a los padres obsesionados la obtención de un certificado de idoneidad. Debe ser todo lo contrario - que una vez comprobado que los padres son personas decentes que tienen buena voluntad para adoptar a un hijo que el sistema se vuelque en ellos para dotarles de todo lo que necesitan para crear el amor y la felicidad que tanto desean en su familia.

    ResponderEliminar
  3. Añado un comentario más - como soy nueva al mundo de los "blogs" no me dí cuenta de que el comentario de José Luís no venía del texto de la página principal.

    Entiendo que las cifras que salen en el artículo de La Razon (2 de Julio "La Generación de Niñas Chinas) pueden ser chocantes - y reconozco que los periodistas abusamos muchisimas veces de las estadísticas.

    Sin embargo - y quizás por los muchos libros que estoy leyendo ahora mismo sobre todos los aspectos de la adopción y el desarollo de los adoptados - no me preocuparon las cifras citadas en si.

    Realmente me daría igual que 3 de cada 4 tuvieron algún problema (que todos los niños tienen "problemas" de algún tipo ¿no?). Lo que me preocupa es la falta de conocimiento sobre lo muchísimo que podemos hacer los padres y las madres para apoyar cualquier problema o deficiencia que tienen nuestras hijas debido a las carencia que sufrieron antes de conocernos.

    Hay todo un mundo de investigación sobre la adopción (el desarollo y los desafíos especiales que pueden tener niños adoptados) que está generando literatura muy interesante para los padres adoptivos. Nos ofrece herramientas para enfrentarnos a cualqier dificultad que surge.

    Tenemos que buscar fórmulas para comunicar a la prensa aquí en españa que hay muchisima esperanza, que nuestras hijas no son defectuosas. Que tendrán sus dificultades como los demás, pero que esto no quiere decir que haya problemas ni con ellas ni con la adopción en sí.

    Por mi parte, pienso escribirle una carta a Marta Borcha, la autora de La Generación Española de Niñas Chinas.

    ResponderEliminar
  4. Opino igual que tú Brenda en que la experiencia de los nacidos en Corea y adoptados en los EEUU nos puede ser de gran utilidad. Los problemas a los que se enfrentaron esos niños (ya adultos) en familias y comunidades de rasgos étnicos diferentes y en contextos culturales que por entonces ignoraban totalmente la cultura de procedencia y las circunstancias de la adopción, dificultaron en muchos casos la construcción de sus personalidades, su bienestar emocional e incluso las relaciones con sus padres.
    Esa experiencia nos es de especial valor para no caer en los errores que se cometieron entonces, como por ejemplo pensar que "con mucho amor ya es sufiente" o que la cultura de origen no es relevante.
    Afortunadamente ahora la información y la comunicación de que disponemos es mucha y las circunstancias son muy diferentes (y el acto de comunicarnos como lo estamos haciendo ahora es un ejemplo) pero sí es verdad y estoy de acuerdo contigo en que debemos preocuparnos más por la forma en la que nuestras hijas construirán su identidad étnica y cultural y en hacer lo posible por ayudarlas en esta tarea y hacer conscientes a otras familias en este camino y en esta idea de que "cuando adoptas a alguien desde muy lejos" también "adoptas" ese país y su cultura. Creo que es lo mejor para el desarrollo en armonía de la personalidad de nuestras hijas.
    De todos modos, en mi opinión, el artículo de La Razón es confuso, alarmista y nada riguroso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios!!
    Estoy entre los que consideran el sistema de valoración de la idoneidad que se realiza hoy en España muy necesitado de cambios y profundos.
    La valoración de la idoneidad tendría que se sucesiva, posterior a un proceso de "descubrimiento" de los reales motivos que llevan una persona, una pareja a adoptar.

    La idoneidad no es y no tendría que considerarse una imagen firme, tendría que ser un proceso de aclaración y de construcción.

    Esta fase no puede ser coincidente ni realizada por quiénes están encargados de dar el sí o el no a la idoneidad.
    Los potenciales adoptantes tendrían que ser acompañados en esta primera fase por alguien capaz de hacer prevalecer la empatía, y con esta actitud favorecer la confianza y el hablar sincero, expresar dudas, compartir preocupaciones.
    De esta forma también los adoptantes aceptarían sugerencias y consejos. Escucharían las llamadas a la atención...

    Formación antes y más que valoración, para que la valoración sea al final, para quién decide de seguir, casi un puro trámite.

    Aprovechar de los larguísimos tiempos de espera para seguir en la información y en la formación.

    Enseñar a aprender, a buscar la información.
    Apoyar a aquellas asociaciones de padres, entidades o expertos que ya son una pieza fundamental y más podrían serlo, en favorecer algo fundamental: que quién necesita ayuda la encuentre fácilmente y la pueda buscar sin miedo a un castigo, sin reticencias.

    Tema largo y complejo, evidentemente :-)

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con José Luis y Roberto en todo y ahora me gustaría volver a ese artículo de La Razón.

    Tengo que confesar que fuí un tanto ingenua en cuanto a cuestionar el motivo de ese artículo (ver mi blog de 3 Junio adopcionpordentro.blogspot.com). Lo leí rápido y lo que me saltó a la vista fue:

    *que las dificultades que menciona no tiene por que ser problematicas si hay buena formación y información.

    *que en este momento debido a la falta de información y formación este país no está preparado - que han hecho esto de forma muy precipitada (otra vez - sólo tenemos que experimentar el proceso para conseguir la "idoneidad" para saberlo)

    Por un lado - me gusta que esto salga a la prensa, para que lo discutimos y lo pensamos.

    Por otro lado, he decidido que este artículo es de verdad confuso - pero en el fondo es anti-adopción y, si lees lo que he encontrado sobre el sociólogo citado allí dentro, quizás estarás de acuerdo conmigo que podría incluso tener una base racista.

    Muy triste.

    ResponderEliminar
  7. No sé que palabras utilizar para expresar lo que he sentido al leer este artículo...DOLOR, RABIA, IMPOTENCIA...

    Cómo se puede decir que un hijo es símbolo de prestigio económico y estatus social?

    De donde han salido esos datos que hablan de la salud de nuestras hijas adoptadas en China? Afortunadamente conozco a muchas y están sanísimas.

    Pues claro que presentan retraso psicomotor por falta de estímulo y afecto, durante meses no han tenido un padre y una madre, no hace falta ser una lumbrera para darse cuenta de eso, pero si hace falta tener muy mala sombra para hablar sólo de las niñas adoptadas en China, que narices! que esto les pasa a todos los niños adoptados de cualquier país...

    Y con que cultura se identificarán, pues con cual va a ser, con la de los EEUU, como todos, con la Coca Cola y con MacDonals...

    Se pretende hacer algo, carta al director o similar? Contad con mi apoyo incondicional.

    Gracias Roberto por tu blog, me parece muy interesante.

    Besos
    Chus, mamá de Sara Qin

    ResponderEliminar
  8. He preparado una carta que pienso enviar a Marta Borcha, la periodista de La Razón que hizo el reportajo sobre la nueva generación de niñas chinas.

    Todavía tengo que dejar que mi marido lo repase (por que español no es mi primera lengua como seguro que habeís notado). Mientras tanto, lo dejo aqui por si alguin quiere darme alguna sugerencía:

    7 Junio 2007

    Estimada Marta Borcha,

    He leído con interés tu artículo, La Nueva Generación de Niñas Chinas en España (2 junio 2007, La Razón) y como madre de una niña china me identifico con el idea de que las adopciones internacionales se han llevado a cabo de forma precipitado, sin embargo me parece que vendría bien un poco más equilibrio en cuanto a la imagen general que das de nuestras familias y, sobre todo, de nuestras hijas.

    Reconozco que el fracaso de alguna adopción o los problemas de salud y los retrasos en el desarrollo de algunas de nuestras hijas son hechos reales. Pero me parece que la tasa de fracaso en familias “biológicas” es más alta y te aseguro que todos los hijos – adoptados o biológicos – tienen algún problema o necesidad especial.

    Imaginamos el caso de un niño superdotado. Procurar los recursos necesarios para desarrollar su inteligencia supone un problema para sus padres, y te puedo asegurar que la sociedad - el sistema educativa, en este caso - no está preparada para atender a estas personas. Pero dudo que encontraremos reportajes que se centran únicamente en los problemas de los superdotados.

    Todos los problemas que pueden sufrir la nueva generación de niñas chinas en España tienen soluciones. Es un mensaje importante, que debe de acompañar a cualquier información sobre sus posibles dificultades. De hecho, los problemas reales que tenemos no son de ni de salud ni de retrasos en el desarrollo de nuestras hijas, sino:

    1. la falta de información - gracias a la forma precipitada en que han llevado a cabo la adopción internacional durante los primeros años con un énfasis en la obtención de un “certificado de idoneidad” en vez de el apoyo y la formación continuo de los padres. (Esperamos que la nueva Ley de Adopciones hace mucho para remediar esto.)

    2. la concienciación de la sociedad, que debe saber que estas son nuestras hijas. No son ni “símbolo de prestigio social” ni de “estatus económico”.

    Te aseguro que la gran mayoría de familias españolas-chinas que conozco son de clase media como la mía, y que formar o ampliar su familia a través de la adopción tiene que haberles supuesto un gran esfuerzo económico, como a nosotros. También te puede asegurar que a pesar de cualquier problema de salud o desarrollo, nuestras hijas son de verdad unas superdotadas – son superdotadas de cariño, amor y el deseo que tienen sus padres de tenerlas.

    Espero que futuros reportajes incluyen el hecho de que la mayoría de nuestras familias no fracasan y que nuestras hijas tienen muy buenas posibilidades en la vida porque en general tienen padres muy comprometidos, que han pensado mucho antes de tenerlas y que harán todo lo posible para ayudarles a tener éxito en la vida.

    Un Saludo
    XXXX
    blpadilla@hotmail.com

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China