lunes, 16 de junio de 2008

10 años de FADA

Hace 10 años algunos valientes papás adoptivos, ya reunidos en algunas asociaciones que empezaban a dar guerra a la Administración catalana, decidieron juntar fuerzas, creando una Federación de Asociaciones cuya finalidad principal era "sostener la adopción y las familias adoptivas..."


Esos valientes pioneros, permitidme repetir la palabra, se enfrentaron (y derribaron) paredes de desconfianza, desconocimiento, enemistad a veces. La razón y la ilusión de ser padres a través de una consciente elección no-biológica, fueron los instrumento que permitieron construir un puente, armado de derecho, de justicia y de libertad, sobre todo de amor... un puente muy sólido que a pesar de muchas embestidas y aluviones sigue en pié, sigue uniendo personas, sin distinción de origen, tópicos, colores y culturas.


Un mundo muy bonito se dibujaba en el ideario de aquellas personas... de aquellos papás y de sus hijos que correteaban por las salas donde se celebraban conferencias de prensa, reuniones, Jornadas... Han pasado 10 años, y parece hayan pasado 50. Lo cierto es que se han vivido miles y miles de adopciones, miles y miles de historias cargadas de felicidad y ésto es, sin duda, el aspecto más importante.

Gracias a AFAC TV podemos ver, los que no pudimos asistir, o volver a ver lo que asistieron, la grabación de las imágenes de las intervenciones que "celebraron" el evento.

Llegué a FADA a los pocos meses de su fundación oficial. Llegué, pasado los años, a ser su Presidente, hasta que a principio del año 2007 decidí dejar todo tipo de cargo en un sano y necesario ejercicio de reflexión personal y dedicación más intensa a mi familia y a mi trabajo. No era un momento fácil. Se estaba viviendo un periodo de profunda involución y degradación de muchas de las ilusiones que habían movido tantas energías personales.

Por un lado, con optimismo, cierta crisis podía interpretarse cómo una señal de la normalidad tan ansiada por los padres adoptivos y por fin conseguida: la escasa necesidad de dar batalla quería decir que mucho ya se había obtenido. Pero por otro lado, se venían anunciando cupas señales.
La imagen de la adopción internacional cómo sinónimo de felicidad y de vida familiar absolutamente normalizada, una idea que tanta energía había costado crear en la opinión pública y era y es el reflejo real de la vida de miles de familias adoptivas, iba en regreso.

Una idea que ha sido atacada con críticas absurdas, hasta condenas, tergiversaciones terribles cuya finalidad sigo a veces sin entender, y veces temo entender y me indigna.

Cómo es muy complicado resumir tantos temas, me permito hacerlo a través de la transcripción/traducción de la intervención cierre de Anna Maria Osa, que fue presidente de FA DA varios años.

Creo que nada mejor que sus palabras nos indica hasta que punto la perspectiva ha cambiado.

Tampoco todo a peor, claro está.

Pero en algunos aspectos el complejo casi de culpabilidad expresado en otras intervenciones, cirría profundamente frente al orgullo de una decisión y elección de familia, tomada, reflexionada y defendida con la cabeza y con el corazón, que expresa Anna Maria Osa.

La diferencia es abismal.

Traduzco del catalán, con cierta libertad, su intervención que empieza en el minuto 83.50 del video:


"En la vida, si supiéramos por adelantado lo que nos caerá encima, ni nos moveríamos de casa. [...] Todo en la vida tiene sus momentos buenos y su momentos malos, éste es el equilibrio de la vida. El equilibrio es enfrentarse a las cosas, a veces simplemente aceptarlas.

Decidimos por una opción no biológica de maternidad y queríamos que la sociedad nos respetara y respetara esa decisión.

A partir de este hecho podemos hablar con la Administración, hablar con los profesionales, hablar con quién sea, pero con la premisa que se trataba de una decisión individual de paternidad y maternidad que todos tenían que respetar.


Era la Sociedad del siglo XXI que tenía que cambiar, hasta cambiar el léxico: trabajar cómo un negro, me han enredado cómo un chino...

FADA quería tener la capacidad de incidir en la Sociedad [...] por que nuestros hijos no sufrirán si somos capaces de cambiar la sociedad, hasta que sea diferente a la sociedad donde ser hijo adoptivo es una cosa rara, donde se dice... es que cómo no ha estado en tu barriga... [sugiriendo algo negativo] cambiarla a una donde se puede decir sin problemas: pues no, no ha estado en mi barriga, y porqué? pues por que no! [con serenidad y con orgullo casi]

No tenemos que mirar sólo a nuestros hijos y ver sólo lo que tenemos que hacer con ellos, por que creo que estamos muy preparados para este reto.

¿El fracaso? el fracaso se da en todo en la vida, y claro que hay fracasos en la paternidad y en la maternidad biológica y la prueba son los centros de acogida [se dirige a la directora del ICAA]

El tema está en crear una Sociedad que acepte todas las formas de diversidad.

Que no sea una Sociedad hecha a compartimentos estancos, en la que si no estás en el lugar que toca en el momento que toca ya eres un rarillo.

En ésto la Federación tiene muchos años de trabajo por delante.
A veces es mejor no saber todo lo que nos caerá encima."

Aquí termina la intervención de Anna Maria Osa, el video y esta entrada




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China