jueves, 26 de junio de 2008

Daniel Pennac

Estoy acabando un libro de Daniel Pennac Chagrin D'Ecole en la traducción italiana de Yasmina Melaouah publicada por Feltrinelli, con el título "Diario di Scuola".
Espero lo traduzcan pronto en castellano, por que si hay un libro de lectura aconsejable, para muchos padres, sería éste.

En las primeras 26 páginas, de la citada traducción, estuve más de una vez a punto de dejarlo, pero por suerte ha habido un puente de algunos días, San Joan, aquí en Cataluña, de los que dan tiempo para insistir, e insistiendo arrepentirse del mal juicio inicial, y arrepentido engancharme a este maravilloso ensayo autobiográfico.

Soy un forofo de los Derechos Imprescindibles del Lector, promulgados por el mismo Pennac y por eso, cuando un libro no me atrapa, no me estimula o no me envía mensajes de delicia (la lectura tiene que producir placer, en sus diferentes e infinitas formas, pero placer en definitiva) dejo el libro para mejor ocasión.

Pero María que lo había leído, al comentarle mis dudas, me miró con una cara que era una sentencia: estás del todo equivocado.
Y lo estaba.

Bueno, para quién no lo conociera, copio aquí el decálogo según Daniel Pennac:

Los Derechos imprescindibles del lector

1. El derecho a no leer.
2. El derecho a saltarnos las páginas.
3. El derecho a no terminar un libro.
4. El derecho a releer.
5. El derecho a leer cualquier cosa.
6. El derecho al bovarismo.
7. El derecho a leer en cualquier sitio.
8. El derecho a hojear.
9. El derecho a leer en voz alta.
10. El derecho a callarnos.

En Cómo una novela

En dos palabras: Daniel Pennac(chioni) es un estudiante [aparentemente] condenado al fracaso. Desastre en todos los sentidos.
Pero acaba siendo profesor, autor de éxito, admirable pensador y comunicador.
Maestro.
En este libro hay páginas que me han emocionado.

Pennac visita una escuela para hablar con los estudiantes de sus libros, y descubre una clase extraordinaria, una profesora presente en su clase, cuya presencia es clara para cada uno de los estudiantes...
Ella dice (pido disculpas por mi traducción, ojalá hubiese podido copiar una):

"Cada estudiante toca su instrumento, no hay tutía. La dificultad estriba en conocer bien nuestros músicos y encontrar la armonía. Una buena clase no es un batallón que marcha al compás, es una orquesta que ensaya la misma sinfonía. Y si has heredado un pequeño triángulo que hace sólo din din, o un birimbao que hace sólo bloing bloing, lo que importa es que lo hagan en el momento oportuno, lo mejor posible, que acaben siendo un buen triángulo, un impecable birimbao, y que sean orgullosos de la calidad de su contribución al conjunto. Ya que el gusto que provoca la armonía les hace progresar a todos, al final también el pequeño triángulo conocerá la música, quizás no de forma tan brillante cómo el primer violín, pero conocerá la misma música".
Hizo una mueca de fatalidad:
" El problema es que quieren hacernos creer que en el mundo cuentan sólo los primeros violines".
Una pausa:
"Y algunos compañeros se creen unos Karajan y no aguantan tener que dirigir la banda del pueblo. Sueñan todos con la Filarmónica de Berlín, se entiende..."

En este libro, donde se habla tanto también de los padres, de sus ambiciones, de su ceguera, de su transmitir frustracciones acumuladas, hay frases y frases que son una invitación al banquete del sentido común, una mesa que tendría que ser para todos y a la que se sientan siempre unos pocos, desgraciadamente...

¿Qué deseamos para nuestros hijos?
¿Que sean un primer violín?
¿O que sean - antes que nada - felices?

4 comentarios:

  1. Me encantaría leerlo, si te enteras que lo traducen al castllano, agradecería lo comentases.
    Gracias
    LOLI

    ResponderEliminar
  2. No me canso de mirar la foto de tú hermosa Familia..... gracias por hacer éste nuestro rinconcito que es de gran ayuda....os deseamos un féliz verano y disfrútadlo a tope con vuestras peques...muak!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por haber estado aquí y por vuestros comentarios!!
    Es una alegría recibiros :-)

    un abrazo
    Roberto

    ResponderEliminar
  4. Hola desde Cádiz. Aunque tarde, incluyo un comentario. Mal de escuela, Mondadori, está recien publicado en castellano y es un libro superinteresante. Describe de una forma realista, precisa y cruda lo que sienten y piensan muchos de nuestros niños "perdidos en el hiperespacio" o torpes que hay en la escuela.Muy interesante

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China