martes, 29 de abril de 2008

Fotos de Nanchang (Jiangxi)

Ha sido la primera vez que viajaba a Nanchang, y ya era hora, visto que se trata de la Provincia china donde, desde hace un año, más o menos, llegan más peques a las familias españolas.

Esta vez, por ejemplo, organizamos el viaje a 34 familias, que fueron asignadas en 10 provincias distintas.





16 familias en Jiangxi.








Y esta tónica, más o menos, es la de las últimas tandas de asignaciones.

¿Nanchang es una ciudad interesante?


Yo diría que sí.
No voy a hacer listados de lugares de especial interés turístico cultural.

Voy a hablar de lo que siempre siento cuando viajo a China.

Entusiasmo, curiosidad, ganas de mirar, observar, aprender.

No pasa un minuto sin que algo llame mi atención.


Simplemente paseando por la calle observo los detalles de cada metro recurrido, la expresión de la gente, su quehacer cotidiano.



Todo es nuevo, interesante, todo merece ser visto, comprendido.
Falta mucho camino para poder decir que China es un país que he visto.

Paseábamos por la zona peatonal y comercial. Por culpa de mis riñones tengo que beber mucha agua, así que podéis imaginar que cada muy poco tiempo también tengo que ir al baño.


Sea donde sea.
En China hay siempre un cartel que indica: Toilette.
Otra cosa es que para meterse en estos lugares hay que tener un estomago fuerte.

No es el caso, pero cómo os dije, mi llegada a China corresponde con un ajuste casi instantáneo del metabolismo, por lo que adelante!!

Pues la Toilette no estaba tan mal, la verdad. A la entrada una señora hacía de conserje, entregadora de papel higiénico, limpiadora.

Se agradece.

Hechos los deberes podemos volver al paseo.

Para poder disfrutar plenamente de un viaje hay que estar abiertos a las sorpresas, a los cambios de programa, a las novedades inesperadas.


Hay que saber adaptarse al medio, a los horarios, ser curioso con la comida, romper esquemas.


Un viaje es siempre una caja llena de sorpresas si la abrimos con ganas de descubrir su contenido.



No hay viaje que salga bien, cuando la compañía está contaminada por elementos de esa especie de viajeros, no hay quien los aguantes, que saben encontrar lo sucio en el contenido de una botella de alcohol [desinfectante] llena y precintada.


Por suerte la mayoría de las veces el resto de los compañeros boicotea el boicot y todo acaba arreglándose.


Pero ahi! de las veces en los que estos reventadores de eventos encuentran un aliado que le anime.


Puede ser el acabose... un desastre o, cómo poco, un aburrimiento escuchar al quejika que punta su lupa en todo lo que no merece la pena ser mirado, por lo menos no con esos ojos desganaos o con un afán insaciable de encontrar señales de parecido con lo que rodea el sofá de casita...

sábado, 26 de abril de 2008

Rollito primavera

La campaña mediatica antichina responde a fines mucho menos nobles de lo que nos quieren vender.
Es serio comparar cadáveres con rollitos primavera¿?
¿De verdad alguien puede creer que la producción de juguetes en China es fruto del trabajo de presos?
Leo estas líneas y es una pena ver que la superficialidad, la demagogia y la ignorancia mueven muchas opiniones.
Algunos de un día a otro se descubren paladinos de la libertad sin tener la más mínima idea de lo que es China hoy y creen que la indignación expresada con el rechazo a todo lo que es chino es una actitud noble y útil.
¿Se ayuda a la mejora de la situación social y política de China estigmatizando un pueblo entero?No comprar ropa made in China, no entrar en una tienda regentada por chinos, es un sistema efectivo para ayudar a mejorar la vida de la población china?
Me temo que la sombra cupa del racismo ha crecido mucho más rápido en estas semanas que la luz de libertad.

Y es terrible.

---------------------------------------------
He intentado muchas veces enviar este comentario al artículo que hoy publica El País digital. No ha habido manera. Supongo que es culpa de mi impericia informática...

Libertad en China

video

Sobre los prejuicios que existen en cuanto a la situación en China se podrían escribir miles de páginas.

El otro día comentaba con un conocido lo que pudimos ver en el Templo del Buda de Jade, en Shanghai. No me creía. Le dije que lo tenía grabado, seguía siendo escéptico.
Las ideas preconcebidas cuestan de matar y más cuando uno es víctima de recientes y no tan recientes campañas anti chinas.
A tanto llega la influencia de los bombardeo mediáticos que quieren ofrecer uina imagen de China muy lejana a la realidad.
Viajad a China para conocer la realidad de este país :-)

Los turistas abarrotaban las salas del templo, con simplemente hacer unos pocos escalones llegamos a la zona de las plegarias.

Aquí cientos de personas rezaban bajo la guía de unos monjes budistas.

Para los más escépticos estos pocos segundos de video, es un templo y no se graba, pero la prohibición se hizo efectiva unos momentos después.

Nadie sufre ningún castigo en China por ser budista y demostrarlo.
Otra cosa es cuando la religión se utiliza con finalidades políticas.

Estas imágenes han sido grabadas hace pocos días en Shanghai y no en otro país...

viernes, 25 de abril de 2008

Zhejiang

Después de Jiangxi una nueva etapa de nuestro viaje es Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang, limítrofe al sur con Shanghai.
Una de las provincias ricas de China, cómo demuestra el hecho que hay muy pocas adopciones y podemos constatar por otros detalles que contaré.
Una sola familia ha viajado a esta ciudad, les ha sido asignado un pequeño de unos dos añitos.
Un niño muy guapo, alegre, atento y movido.
Nos encontramos con la familia en la hall del Hotel Ramada.
Bajan con el niño en brazos, sonrientes y tranquilos.




Nos damos un abrazo y nos sentamos alrededor de una mesa, mientras dos músicos tocan varios instrumentos tradicionales.
Creo que la banda sonora de los hoteles en China es un recuerdo que tenemos vivo muchos de los que hemos viajado a buscar a nuestras peques.
Mientras las cadenas internacionales acompañan sus clientes de 5 estrellas con Chillout de lo más moderno, la mayoría de los hoteles donde hemos estado con las pequeñas/os, pertenecen a cadenas chinas y se ciñen a una música con más claros matices autóctonos, aunque no se trate de la más tradicional y difícil de digerir, comentan algunos, para oídos poco acostumbrado a la escala de 5 notas.

Sobre todo en los primeros viajes volvíamos de China cargados de CD. Hay un pop de grupos chinos, totalmente desconocido a la mayoría de los occidentales y que merecería ser conocido.


Todo llegará.


También la música más tradicional, es realmente desconocida en Europa, la mayoría la asocia a sonidos demasiados agudos, estridentes. En algunos casos los tópicos tienen una pequeña parte de verdad y una grande de equivocadas generalizaciones.


Acabamos de volver de una visita a una zona cercana a la ciudad, donde se produce un te muy apreciado.




Hangzhou es muy famosa, por el te y por el Lago.

Al ser sábado hay una tráfico terrible, ya que muchos aprovechan el día para pasear por el lago, llegan desde muy lejos autobuses cargados de turistas y la carretera, nueva, limpia, cuidada está claramente dimensionada para un tercio de los coches circulantes.

El viento levanta nubes amarillas arrancandola de los plátanos que hacen sombra en los arcenes.

Hay miles y miles de personas... y de coches.
Llega un momento en el que todo se para, estamos en medio de un atasco, lo más increíble es que el modelo más sencillo del los coches que nos rodea es un Mercedes...
Porsche Cayenne, Audi 8, BMW de la clase 7... parece una feria del coche de lujo.
Es simplemente increíble.

El lago es otro ejemplo de las características de esta ciudad.
Parece que hasta hayan peinado el césped, las plantas está podadas elegantemente, el agua está limpia. Las bicis de alquiler son nuevas y llenas de colores.


UNos trenecitos eléctrico mueve a cientos de personas de un lado a otro del lago.
¿Estamos en China o en Suiza?
No habría que hacerse esa pregunta: China es esto y aquello, y también lo otro.

Los tópico, ya lo he dicho, no funcionan en China por que se rompen a cada paso y cada día más.

Pocas veces cómo en este viaje he notado seguridad y confianza en si mismos en la actitud de muchos con los que hemos podido hablar.

Aquí saben donde han llegado y donde pueden llegar.

Mientras ccon la familia comentamos y alabamos Hangzhou, el peque juega, al principio con el papá que se levanta para facilitar la conversación, después un ratito con la mamá.
¿De estar quieto?
Ni hablar!!!

Comentamos los casos que todos hemos conocido de familias que no han quedado contentas, por lo menos al principio, con la asignación de un varón.
Con un mixto de sorpresa, a veces consternación y en algunos casos, tristemente, de enfado...
Mirando el niño que juega, no puedo que reafirmar lo que muchas veces he comentado.
No se trata de estigmatizar preferencias, en el fondo todos las tenemos, es algo natural.
Pero la preferencia tiene que ser rápidamente reconvertida frente a la realidad. No puedo evitar de condenar duramente otras actitudes.
No es escusa que pueda durar más de unas horas el hecho que uno "no estaba preparado" y le cueste actuar frente a la sorpresa.
He conocido la renuncia por el sexo del niño en dos ocasiones.
Frente a las miles y miles de adopciones en China y considerando la profunda imperfección de los seres humanos, quizás pueda ser hasta confortante que el número sea así de pequeño...


Se sabe, un caso malo canta más que 1000 buenos....

Aquellas desgracias nos hacen dudar de nuestra especie, pero aquí tenemos otras sensaciones :-) Aquí estamos en terreno de alegrías.

Estamos en terreno de sentimientos sólidos y preciosos.
Un mundo que se descubre, con curiosidad, ganas y cariño.

El peque sigue jugando, los papás sonríen. Nos comentan de la guía, de la ciudad, de los trámites, de los días pasados en Pekín, para conocer esta ciudad, ya que los trámites de la segunda semana los tendrán que realizar en Shanghai.

el viaje sigue....

martes, 22 de abril de 2008

Papeleo (Desde China 5)

La mañana del jueves la cita es a las ocho de la mañana en el hall del Hotel.
En Nanchang hay que hacer trámites en tres sitios diferentes.
Cada provincia tiene su sistema, en algunas han organizado las cosas de una forma más sencilla, todos los trámites se realizan en el mismo edificio.
Pero en Liaoning, para haceros un ejemplo, el pasaporte se realiza en la sede de la policía de la localidad donde ha nacido el niño, por lo que para este trámite hay que desplazarse desde la capital de la provincia donde se hace todo el resto, a su ciudad, donde ha nacido o ha sido encontrado. En esta provincia se encuentran estos días dos familias que viajan con Transmes. Han sido asignadas de dos niños, ambos de unos tres añitos.

En las adopciones de la provincia de Jiangxi, cómo en la mayoría, todo se hace en Nanchang pero tendremos que pasar por el Registro Civil, por el Notario Público y por fin por la Policía, para solicitar el pasaporte chino de las peques.

La cosa nos llevará casi toda la mañana, considerando que aquí a las 12 se come.
Casi todos llegan puntuales.
Ayer se dijo de no llevar carrito. Con una sonrisas las guías observan el grupo en el hall del hotel. Hay muchos carritos... es la confirmación de mi impresión de ayer, en ciertos momentos nuestra capacidad de atención es necesariamente limitada (o muy limitada, a veces, inexistente :-)

Otra señal: no pocas niñas tienen un tercio de la ropita de ayer, una capa, algunas hasta están en manga corta.
Es verdad que no hace nada de frio, pero ¿recordad en lo que insistió Yolanda?
Una sonrisa le hace tomar las cosas con filosofía.
La sonrisa de los guías, una imagen que para muchos será el marco rosa de unos recuerdos imborrables.
Desaparecen algunos detalles de la memoria, pero se queda el acento de su castellano... las frase repetidas... los tics y su capacidad de transmitir serenidad y seguridad.
Nuestra voz en China.
Gracias a todas las guías que han hecho mucho para miles de familias, para que estos días tan emocionantes, tengan un toque cada vez especial.

Las niñas están bien, alguna más delgadita.
Muchas bien gorditas.
Una mamá comenta que al lavarla le sacó de entre los pliegues del cuello todo un historial de pelotitas...
Pero la impresión es que llegaron todas bañaditas, aunque a lo mejor no con el esmero que sin duda pondrán sus papás a partir de ahora.
Más de una tiene diarrea. Dos han tenido fiebre.

Casi todas han dormido bien, a lo peor con despertar nocturno para comer.
Algunos papás al contrario están cansados por haber dormido peor, pendientes de la respiración de la niña...
de una vuelta en la cama, de un amago de llanto...
Al momento de salir del hotel, un tópico que nunca falta: una niña se hace caca y hay que subir a cambiarla, por que está hecha... en fin podéis imaginar, ni el pañal ha sido suficiente
O quizás el pañal estaban mal colocado, cosa también posible, en el autobus hicimos con una familia un cursillo rápido de cómo cambiar de pañal con la velocidad del rayo.
Muchas peques han llegado con los pantalones abiertos en el medio, y el pañalote que sobresalía :-)

Primer paso el registro.
Una gran sala de espera, en las paredes sillones y sillas de madera tradicionales, algunos hermanitos juegan, hay espacio de sobra.
Las guías se afanan en dar instrucciones, explicando lo que hay que hacer, empezando a llamar a las familias para que pasen en la habitación del fotógrafo para el retrato que se pondrá en el Libro de familia.
Algunas niñas no tienen ni la más minima intención de sonreir o aunque sólo de estar quietas.
Esa foto en el libro de familia, también... cuantos recuerdos...
Hay que pasar, antes o después, por las preguntas del oficial del registro:
¿Qué edad tenéis?
¿Cuantos años?
¿desde cuando estáis casados?
¿Vais a maltratar a la niña?
¿La abandonaréis?
¿Tendrá los mismos derechos de vuestros hijos biológicos?

Otro paso más, poner la impronta del piedecito que se pasa en una almohada con tinta en un documento.
Pasar a pagar el donativo, el registro, el anuncio de su encuentro en algún lugar de la provincia y relatado en dos líneas en la última página del periódico local.
Muchas niñas han sido entregadas con el original del periódico, fotos pequeñas, a veces totalmente irreconocibles, otras mucho más claras. Esos diminutos anuncios llenaban una página entera, no los conté, pero en el periódico que tuve entre manos, del 2 de agosto de 2007, había por lo menos 100, quizás más.
Suelo evitar fijarme demasiado en aspectos que producen dolor y pena, siempre que mi atención no pueda producir algún efecto positivos, desgraciadamente casi nunca es posible, pero en este caso a pesar que nada podía hacer, no pude evitar de quedarme casi ipnotizado por esa cascada de pequeñas imágenes, imaginando cuantas historias había concentradas en ese espacio, detrás de esas cientos de caritas casi siempre llorosas...

En el Registro está el director del orfanato, y algunas cuidadoras.
Las más mayorcitas las ven y quieren irse con ellas.
Es un momento difícil.
Una cosa es la teoría, otra es la práctica de sufrir en carne propia los lloros desesperados de tu hija que quiere escaparse con su cuidadora.
Son dos niñas de unos dos añitos, que además han sido compañeras de cuna.
Hay imágenes que quedan grabadas en la retina, y valen más de mil palabras.
Y se transforman en lágrimas de emoción.
Tan pequeñas... han vivido más que algún adulto.
Se cogen, mano en la mano y bajan los 4 escalones de la oficina del notario.
Todos nos quedamos embelesados!!!

Además de anunciar que esta crónica seguirá, querría decir que en los próximos días colgare una parte de las muchísimas fotos que hicimos, puede que hasta mi vuelta a casa, el 25, me sea complicado, pero es una promesa.


Bueno, son las dos de la mañana.
Os mando a todos un abrazo, hoy desde Pekín

Roberto

viernes, 18 de abril de 2008

El encuentro (desde China 4)

Las caras cansadas de todos, al subir al avión, cambian en el aeropuerto de

Nanchang. Y no propiamente por que la mayoría ha conseguido dormir una media hora.
Se perciben, casi se tocan las sensaciones.
Algunos hablan, otros ríen, respiran hondo, algunos totalmente ensimismados ya

creen estar en la planta tercera del Gloria Plaza, donde nos han avisado están las niñas.
Esperando.
Yolanda en nuestro autobús va dando los últimos avisos: las niñas están acostumbradas a estar muy cubiertas, no les quitéis inmediatamente la ropita, aunque parezca haga calor.
Están acostumbradas así.
No pretendáis cambiar todo desde el primer momento.
Tengo la impresión que menos de la mitad de las personas la están realmente escuchando.

Se sobreponen otras imágenes. Los repetidores no por serlo están más tranquilos, quizás disimulan mejor.
Bajamos del autobús y nos juntamos todos frente a los ascensores.
Primer grupo, arriba.
Segundo ascensor, arriba.

Cuando llego a la sala el corazón da un vuelco, las niñas están sentaditas y tranquilas en el regazo de sus cuidadoras, algunas duermen, algunas miran.
Las cuidadoras están alrededor de unas mesas redondas grandes, y las sillas están cubiertas con una tela dorada, parece un cuento de hadas, es mágico...

Hay un momento en que todos están cómo paralizados, un instante larguísimo en el que nadie se mueve, los papás observan, buscan, rastrean con la mirada cada silla

¿es ella?
No, no
Sí!! Mira allí es ella...
¿Donde, donde está?

Somos casi 60 personas en un espacio reducido, pero nadie quiere moverse a pesar de las invitaciones repetidas para pasar en la sala contigua, más grande, y poder así empezar a llamar a las familias una por una.

La temperatura sube, algunas niñas empiezan a llorar.
También empiezan a llenarse los abrazos, algunos papás tienen los ojos lúcidos, se mueven con las niñas en los brazos, recogen los papeles, y poco a poco la sala se vacía, mientras las familias salen hacia sus habitaciones.
Ha durado media hora, la entrega ha sido bastante rápida.
Un concentrado de sentimientos absolutamente y terriblemente conmovedor.

Son todas distintas las miradas de los papás... y de las niñas.
No hay una igual, en ese instante las centellas nos envuelven y hay momentos en que desaparece el ruido, la confusión, los sollozos.

Cada familia en una burbuja, protegida de todas las demás burbujas.
Un segundo, dos, no más dura esa magia, después la realidad vuelve a imponerse, mientras algunos quieren irse inmediatamente a la habitación, otros dudan, para aprovechar un poco más de esa especial protección que da compartir con otros compañeros la misma experiencia y más cuando es tan fuerte.

Niñas que siguen durmiendo.
Niñas silenciosas con lagrimones que bajan despacito en su mejilla.
Niñas que ríen, sí, alegres, animadas.
Niñas que parecen ni inmutarse, otras que intentan escapar de los brazos de

los desconocidos que las han cogido y echan los brazos a las cuidadoras, algunas hasta repiten su nombre.

Faltan tres niñas.
Hay un momento de incertidumbre.
La entrega ha ido repitiéndose, una, dos, tres... hasta 13, pero faltan tres niñas.
Pánico.
No, llegan, llegan!!!
Entran tres cuidadoras con las pequeñas en sus brazos.
Es un momento muy especial, por que además la sala se ha vaciado.
Solo quedan las tres parejas, los guías y los mirones, entre los cuales quien escribe, que en ese momento no para de grabar, todo, casi todo.

Y, casi de repente, ya no hay nadie.
El silencio es repentino e irreal.
El hotel parece vibrar, emocionado.
Ha sido absolutamente y terriblemente maravilloso.
Cómo si una ola enorme se hubiese llevado con cariño y fuerza 16 historias

de espera, dolor, duda, y por fin felicidad.
Se queda un campo vacío en el que la tierra todavía huele a pelo de niñas, comida china, sudor, papel y tinta, esperanza y sal de lágrimas y de alegría.
Una cima conquistada, bajando antes de volver a empezar, volver a subir.

Quiero acabar con una frase que me regaló una mamá, con mucha, mucha razón.
"Qué trabajo más agradecido tienes Roberto!!"

Me siento un hombre feliz, son las 4 de la mañana me caigo de sueño, pero con todas mis limitaciones, no quiero rendirme, quiero acabar estas palabras inciertas y llenas de errores, por que es precioso, encima, poder compartir con todos vosotros esta experiencia sin iguales.

Un abrazo, hoy desde Shanghai.

jueves, 17 de abril de 2008

Ya no falta nada (Desde China 3)

En Shanghai llovizna.

Tardamos un poco en sacar las maletas, fuera Yolanda nos espera con un gran cartel: TRANSMES.

Hace ilusión.

Otro grupo de familias ha llegado una horita antes y están cambiando yuanes, mañana hay que hacer muchos trámites y en el Gloria Plaza Grand Hotel se pueden cambiar cómo mucho 300 euros por persona y día.

Debemos cambiar de aeropuerto, llegamos a Shanghai Pudong, el internacional, desde donde salen muy pocos vuelos hacia Nanchang. Subimos en dos autobus, un grupo con Yolanda y otro con Olivia. Cómo las guías son de Pekín, han acompañado las familias en el vuelo de llegada, otros guías locales, expertos de las provincias, se adjuntan a los dos grupos.

Llegar al aeropuerto de Hong Qiao es bastante pesado, hay un tráfico terrible, además la llovizna y la niebla ocultan el paisaje. Sin duda también influye el cansancio. Son las 10 de la mañana, es decir las 4 de la mañana hora de España, que para el cuerpo de los viajeros son casi 24 horas cruzando el mundo, y para algunos sin pegar ojo.

Las familias que han salido de Vigo, por hacer un ejemplo, o de Málaga están a punto de coger su quinto avión.Tardamos más de dos horas en llegar a Hong Qiao.

Las maletas han llegado con una furgoneta.
Nos amontonamos para cogerlas, cruzando los carritos en un berenjenal de ruedas, bolsas y mochilas, piernas y caras cansadas.Pasamos a embarcar.

El control de las maletas acaba siendo una tortura, por que la maquinita infernal pita sin parar.

No hablo del equipaje de mano, hablo de las maletas que se facturan, pasan por un escanner cómo las de mano, el control es en el momento de sacar la tarjeta de embarque y si detectan líquidos te la hacen abrir y revisan todo: potitos, apiretal, cremas y gel...

A pesar del cansancio la moral es muy alta, se acerca el momento del encuentro, la adrenalina sube, y nos tomamos la pesadez inevitable del viaje con cierta filosofía, bromeando.

Pasadas las maletas nos toca otra vez el control de pasaportes y del equipaje de mano, una chica policía dice que no hace falta quitarse el cinturón, pero nos chequea a todos con esmero, una especie de masaje preparatorio al vuelo, no está mal.

Por fin llegamos a la salida A4.

Tenemos una media hora, así que con Jordi nos metemos a comer una sopa picante con fideos y carne. Ninguna de las familias tiene gana o se atreve con tan deliciosa comida. Al salir del restaurante nos topamos con la buena noticia que el vuelo tiene una hora de retraso. No nos podemos quejar, todos los vuelos anteriores han llegado en perfecto horario, no se ha perdido ni una maleta, por el cálculo de las probabilidades era previsible que por lo menos un avión tuviese un poco de retraso. Pedimos que las niñas no estén en el registro, que las lleven al Hotel.

Volamos.

En pocas horas los papás encontrarán a sus peques.

Mañana espero poder publicar el relato del encuentro.

Muy, pero que muy emocionante!!





miércoles, 16 de abril de 2008

Volando a China (Desde China 2)

Empecé a escribir esta entrada desde el asiento 44 D del vuelo KLM 893 directos a Shanghai.
Hemos salido con un ligero retraso desde Amsterdam (el día 15 martes), pero el bicho este parece que va a recuperar el tiempo perdido.
Volamos Jordi, 4 familias que van a buscar a sus peques y un servidor.

En Shanghai nos encontraremos con otras 10 familias y volaremos casi inmediatamente a Nanchang, provincia de Jiangxi, donde llegarán las otras dos familias que han querido añadir unos días de turismo a Pekín.
Ayer recibí un mail, una familia comentaba: "esto es una maravilla"
Tiene toda la razón.

Siempre me emociona ir a China, los viajes a buscar mis hijas son evidentemente algo muy especial y las imágenes que llenan nuestra cajita de recuerdos son únicas e imborrables, por cada viaje.
He viajado algunas veces a China por trabajo, y éste es un viaje que pertenece a dicha categoría, pero al mismo tiempo tiene algo que nunca antes había vivido.
Estaremos con las familias en el momento del primer encuentro con las niñas (y los niños :-) 16 familias, 16 peques que se encontrarán por primera vez con su papás, un montón de mamás y papás, y hermanitas!! que nada más llegar cruzarán sus miradas, sus manos, sus lágrimas y su alegría...
He leído y escuchado muchas historias, a parte mi experiencia personal, pero otra cosa bien distinta es vivir ese momento desde la perspectiva con la que la viviremos esta vez.
Distinta, pero no distante.
Antes bromeaba con una mamá: "si estoy emocionado yo,cómo estaréis vosotros..." me contestó con una sonrisa: "cómo más nos acercamos al momento, más nerviosos nos ponemos"
No es para menos.
En cuanta charlas he avisado a las familias de no hacerse demasiadas ilusiones, de no fantasear demasiado en rosa sobre este primer momento. Pueden pasar muchas cosas.

El caos de llantos, la confusión de buscarse, a veces de no encontrarse a la primera entre tantos niños, adultos, cuidadores, guías... y después, en algunos casos, la necesidad de empezar de inmediato los trámites, las firmas, los papeles, el pago del donativo. Sé que algunos, quizás muchos, no tienen un buen recuerdo de ese primer momento.
La desilusión por una idea demasiado idílica del encuentro llega a influir, a veces, hasta sobre las sensaciones que se viven en los días siguientes. Por eso aviso: puede que sea el momento más emocionante del viaje y puede que no. Puede, al contrario, que prevalezca una sabor agridulce: las familias me comentan que han lamentado no haber podido vivir esos primeros instantes con más calma, sin tanto ajetreo alrededor, sin las prisas del notario o de los representantes del orfanato...
Son cosas que no siempre pueden decidirse con antelación.
Pero es cierto que cuanto más abiertos estemos a las sorpresas, sean positivas, sean negativas, mejor recuerdo nos llevaremos de esos instantes, de esos días... de las dos semanas más importantes de nuestra vida.
Bueno, para mi será muy interesante poder contarlo desde esta perspectiva de espectador muy muy implicado, conocer el antes y el después.
Espero ser capaz de conseguir reflejar, por lo menos un poco,la energía que se desprenderá en aquellos momentos.
Por supuesto ojalá todas las peques estén bien.

Hemos pasado ya un tercio del vuelo, en unas seis horas estaremos en Shanghai

Desde China

Hemos estado hablando estos días con las niñas de mi viaje a China y también, del viaje a China que haremos este verano toda la familia.
Están bastante entusiasmadas, sobre todo las dos mayores, evidentemente, aunque la pequeña de vez en cuando hace algún comentario que nos hace entender que se entera mucho más de lo que parece, por lo que suele verbalizar.
Cuantos más detalles añadimos al programa del viaje, más interesadas se demuestran.
Comentamos los lugares que visitaremos, en que hoteles nos alojaremos, vemos fotos y vídeos. Internet ayuda mucho.
Pero de momento quien viaja es el papá y ayer, cenando, les dije que las echaría mucho de menos.
María bromeó que vamos, me lo iba a pasar pipa, que no me quejara.
Pues no me quejo, pero es evidente que me hubiese gustado viajar todos.
Nada, nada, te lo pasarás pipa.
Intervino P. y dijo: "Papá se lo va a pasar pipa y nos echará mucho de menos, y nosotros también, nos lo pasaremos pipa y te echaremos mucho de menos"

Nos dejó sin palabras, con esta frase que pesa de sabia tonelada y media . Niña genial, mi hija :-))

Por la noche, casi las dos de la madrugada, mientras leía dando cuenta de una deliciosa ensalada de verano (soy un noctámbulo, no puedo remediarlo) apareció como de costumbre V.
Normalmente, cuando se despierta a estas horas es para hacer un pipí, beber un poco de agua y hacerse llevar a la cama en brazos por el papá insomne.
Pero esta vez, aquí donde me veis, hizo de su papá una papilla de flan.
Hola Violeta, te has despertado? Sí papá
¿quieres hacer pipí?
No, quería decirte una cosa, papi.
Dime hija mía.
Es que ahora te irás a China y estarás lejos muchos días, y quería decirte que te echaré mucho, mucho de menos...
Abracé a mi pitufa fuerte, fuerte y le prometí que hablaríamos todos los días un rato, que ella me contaría todo lo que había hecho en el día y yo lo que estaba haciendo.
Y además este verano nos iremos todos juntos a China y nos lo pasaremos bomba.
Vale papi y nos abrazamos.

En el avión hay una decena de niños.
Algunos de nuestras queridas familias, de los repetidores.
Otros de familias chinas que viajan hacia su tierra.
Ya es de noche, han apagado las luces pero un par de peques están de juerga flamenca.
Supongo que a más de uno les molestarán los gritos, las risas... a mi esto me suena a música celestial :-))
Bueno, cierro el ordenata. A ver si no mañana quien aguanta el jet lag, nos espera una jornada muy llena.

domingo, 13 de abril de 2008

Alquiler de vientre materno

Me ha llamado la atención una publicidad de Google que aparecía en una web que estaba visitando. El autor de la web no tiene poder de decisión sobre si una publicidad le gusta que aparezca en el site o no, por lo que no se le puede imputar responsabilidad alguna a dicho autor.

Dicho esto.
He entrado en la web a la que se daba publicidad: Rosjuri... etc. y allí he encontrado en detalle la explicación de la práctica de subrogación de útero y sobre todo que se trata de una cosa absolutamente legal, en Rusia... y en Estados Unidos... en Inglaterra...
Sin más... ¿otra forma de tener hijos?

No soy, por decirlo de alguna manera, un defensor del citado sistema.
Creo que hay muchos niños ya nacidos y desamparados en este mundo, cómo para dudar de que la adopción sea un mejor camino a seguir.

He conocido a dos parejas que han recurrido a este método, las he conocidas pero no he sabido nada más de ellas, supongo por que no le han gustado mis juicios sobre el tema.

La verdad que al ver en febrero la película Juno la impresión que puede hacer en teoría esta práctica cambia, se le quita mucho hierro al asunto... digamos.
Aunque es evidente que esta película no es emblemática de la mayoría de las historias humanas que están detrás de los úteros en alquiler.

Me gustaría conocer la opinión de los que insisten sobre las heridas abiertas por el cambio de entorno con el que hemos martirizado a nuestros hijos adoptados... a lo mejor esta forma de maternidad les parece más correcta.

Hay tema para debate y para la reflexión.

No quiero ser polémico.
Me gustaría realmente conocer otras opiniones.

Dulce hada

Me ha gustado hoy el escrito que publica Pilar Rahola en La Vanguardia

Dulce hada

Mucho menos algunos comentarios que aparecen al artículo. Uno puede estar de acuerdo o no con el recurrido político de la Rahola, y hasta con su actividad profesional, pero esto no tiene nada que ver con el valor de este escrito, donde puedes leer:

"Abierta suavemente la puerta del comedor de mi casa, permítanme que ahonde un poco más, con la esperanza de que la anécdota personal sirva para el retrato global. Mi hija Ada tiene, hoy, siete espléndidos años. De ser una niña que no miraba al mundo, hoy lo devora con sus bellos ojos almendrados. De no hablar, es una pequeña cotorra que relata sus afanes diarios, con una infatigable intensidad. De vivir en la tristeza, hoy rebosa una alegría que contamina las comisuras de nuestros ajetreados días..."

Es la historia de miles de madres y padres que han adoptado. Sí, tiene valor general, y sí, me alegro que se publique una experiencia más, de las muchísimas que hay, que son testigos de un camino no fácil, pero feliz.

sábado, 12 de abril de 2008

Yo sí voy a Beijing ‘08

Esta carta la escribió un lector a La Vanguardia
La copio enterita y suscribo, casi palabra por palabra!!

"Hace días que contemplo con estupor la creciente marea protibetana que se ha ensañado, ahora con el recorrido de la antorcha olímpica, y en el futuro lo hará con los Juegos. Bien curiosa esta marea, que alcanza su pleamar ahora, cuando los ojos del mundo están a punto de centrar su atención en lo que pasará en China este verano, pero que ha estado ausente durante los últimos años de la cruel opresión China al pueblo Tibetano, eso dicen. Ahora todos hablan de boicot.

Pues resulta que yo si que voy a China este verano. Voy por los Juegos, y porque quiero ver los cambios desde mi última visita hace ahora 10 años. Y aunque llevo meses intentándolo, apenas he podido conseguir entradas para algunos eventos. Así que hago un llamamiento al Sr. Gordon Brown, al Sr. Obama, al Sr. Sarkozy, i al resto de oportunistas del mundo para que lo tengan en cuenta y tengan a bien cederme las invitaciones, de que sin duda disponen. para los Juegos. Gracias, a ellos i al Dalai Lama."

Se publica en La Vanguardia

----------------------------------------------------------------------------

enlace relacionado:

Otro Tibet es posible, pero no sin China


viernes, 11 de abril de 2008

Entrevista en Público

Hace varias semanas, una periodista del diario Público vino a charlar un rato sobre los temas que son también argumento de este blog.
Se habló de muchos aspectos relacionados por supuesto con la adopción. Cómo no de mi familia, y largamente de la situación actual de la adopción internacional, de las dificultades que han ido surgiendo en estos últimos dos años, de la realidad frente a las innumerables mentiras que se leen a menudo, de la actitud actual de muchos medios.

De las incomprensibles posiciones que también tienen algunos padres adoptantes, cómplices en parte, de esa imagen negativa de la adopción internacional que hoy va tan de moda ofrecer por parte de algunas firmas sublimes y estelares del decaído panorama de los medios de comunicación.
Hablamos un par de horas.

El artículo que aparece hoy en Público se titula

Las adopciones internacionales van a la baja

Algunos entrecomillados no me llenan de entusiasmo... la verdad, pero en el conjunto es un alivio leer un artículo que, sin poder eliminar del todo el estilo necesario a favorecer la lectura a un público muy ocupado y distraido... ofrece una imagen serena de nuestras familias, y cita ejemplos de familias que con la razón de la experiencia pueden afirmar que la normalidad es nuestro pan de cada día.

Últimamente parece que hayamos ido a arrancar a unos niños felices y que los queramos sacar a pasear como a perritos", afirma Roberto. Está enfadado, indignado casi. Explica que los mensajes en contra de la adopción internacional desde hace un tiempo son una constante. Mal rendimiento escolar, niños problemáticos, futuro incierto.

No es propiamente la frase que dije, pero mirad, casi mejor que sea un poco forzada, para dar la idea de la indignación que sentía aquellos días frente a tanto bla bla mediatico en contra de la adopción.
Injusticias y mentiras.

Voy a citar una aquí, de la que tratamos detenidamente en esa charla.
Muchos de los que critican la adopción son víctimas de una grave limitación de visión.
Creen que el circulo de amistades del que se rodean es emblemático y ejemplar de cómo va, anda o respira todo el resto del mundo.
Otros, por deformación profesional, acaban creyéndose que la vida, toda la vida, está impresa en carácteres de tinta negra en unas hojas de papel de venta diaria.

Por ejemplo, cuantas veces habréis oído que los padres adoptantes somos unos pijos ricachones que aburridos de nuestra insulsa vida nos metemos a adoptar unos cuantos negrutos o chinitas para dar color a nuestra gris existencia, además que hacen muy fashon...

¿Nadie ha leído nunca algo parecido?
¿No han escuchado nunca frases expresadas en forma clara o sugiriendo con disimulo y más mala leche que quién adopta lo hace por moda, capricho, o qué sé yo?
Pues, suerte tiene, mantenga hasta que pueda la buena costumbre de dedicar poco o ningún espacio de su vida a la lectura de algunas páginas "informativas".

Desgraciadamente, eso se lee a menudo.
El autor que eso escribe probablemente cree que todos los papás adoptivos nos llamamos Madona, Jolin, Mia Farrow, y no sé qué más.

Pero mirad por donde, el Centro Chino de Adopciones aprueba una normas para imponer un límite mínimo de ingresos anuales para permitir la adopción.
Es decir que ha detectado que el nivel económico de muchas familias adoptantes es muy bajo y quiere corregir este aspecto.
Y que tienen que ser muchas, lo demuestra el hecho mismo que haya incluido criterios económicos en las nuevas normas.

¿Entonces cómo quedamos?

Pues resulta que hay una enorme cantidad de familias adoptantes que tiene una economía absolutamente normal, a veces hasta limitada...

De estos ejemplos, de una visión totalmente equivocada de la realidad de la adopción podríamos hacer muchos más.
Pero tampoco quiero aburrir el lector

un saludo

Roberto Pili

domingo, 6 de abril de 2008

Nueve años son muchos años...

¿donde está mi bebé de China?

con esta frase y un achuchón jugamos a menudo con nuestras hijas, en especial cuando hacen algo por lo que se sienten mayores, en lo que se nota cómo han crecido, o por jugar simplemente, o cómo pasará mañana, por que es su cumpleaños.

Han pasado tantas cosas en estos ocho años y pico en los que nuestra hija mayor nos hace felices con su existencia y con su presencia.
Momentos de alegría pura, momentos de dudas, momentos de tristeza también.
Por cada sentimiento podría escribir muchas páginas y contar decenas de anécdotas.
Tenemos suerte: sobre el primero podría contar cientos de las segundas.

Quizás no sea sólo suerte.
La vita è bella...

Muchas veces es más bella por que tus ojos así son capaces de verla.
A tu vecino, que ve lo mismo, le parece horrible...

Ojalá mis hijas sepan disfrutar de la emocionante serenidad que da esta capacidad de visión, esta capacidad de atención que se concentra e hila fino en los momentos más apropiados.
Que sabe repetir con la memoria y los sentidos lo mejor de nuestros recuerdos.
Por que hay muchos espacios para ser felices. Hay que saber encontrarlos. Hay que saber verlos y no olvidarlos.

No dudo que en estos años mi optimismo inteligente ha sido profundamente facilitado, mejor dicho: empujado por la existencia de mis niñas.
Su simple presencia ha sido un estímulo a vivir. Frente a tanto malvivir que nos rodea.
Evidentemente la vida te juega malas pasadas.
Pero justamente observando aquellas, puedo afirmar que mis hijas han sido más bien la fuerza que ha empujado el carro a superar subidas difíciles, que la carga de un carro que había que tirar.

A veces los extremos hacen entender mejor lo que deseamos expresar.
El 6 de abril de hace siete años mi hija P. cumplió 2 años. Mi madre, gravemente enferma, nos dejó 5 días después.
No podré olvidar nunca la mirada de mi madre, en la cama, observando a su nieta.
La vida empezaba, mientras ella se iba.
Le dio un beso, y dijo al cielo "qué guapa es..."

La presencia de P. fue, para toda la familia, lo que podía ser el agua fresca en medio de la aridez del desierto.
Me levanto de esta silla y voy a mirarla (a mirarlas :-)
Duerme un sueño poblado de imágenes variadas, sonríe y se queja... la expresión de su rostro delata las aventuras de sus sueños.
Hace un momento estaba en el sofá, dando vuelta al Mapamundi, buscando capitales y me preguntaba:
¿sabes cual es la capitál de Haití?
Port au Prince...
¿y la capital de Canadá?
Toronto
noooo, Ottawa!!

¿y por que me dijiste que Madagascar estaba en la India?
Yo no te dije eso, mentirosa!

Vale, y ahora a ver: ¿cómo se pronuncia la capital de Mauritania"
Buff, ni idea...

Tendré que ponerme a repasar geografía, eso está claro... si no quiero perder el respeto de mi hija antes de tiempo :-)

¿Qué son 9 años?

¿Donde está mi bebé de China? le pregunté antes de acostarse y me contestó: aquí papá.

Nueve años son muchos años!!

Feliz cumpleaños, hija mía.

-------------------------------------------------


Páginas relacionadas: Pasión por China


-------------------------------------------------

jueves, 3 de abril de 2008

Un mail

Acabo de enviar un mail a una familia del 26 de enero, preocupada por el retraso que se observa en las asignaciones y el acercarse de las Olimpíadas de Pekín.

Os la copio casi tal cual.

Querida familia:
El Centro Chino ya avisó que al acercarse las Olimpiadas se sufriría un retraso de unos tres meses en el ritmo que estaban teniendo las asignaciones.
Las Olimpiadas se acercan.
Se nota en todo.

Es probable que os toque esperar a después de agosto, cierto no, pero probable sí.
Si os tocan dos tandas más llegarían las asignaciones en junio, viajar en julio sería posible, intentando salir muy a principio de mes.
Si son tres tandas seguro pasaréis a después de agosto, aunque la asignación llegara, por ejemplo, a principio de agosto en vuestras manos, es difícil se puedan realizar todo los trámites necesarios para viajar en los tiempos acostumbrados: 4 / 6 semana después de las asignaciones.

Septiembre, por ejemplo, si se pudiera salir sobre el 13 (época especialmente cara para viajar a China, todo hay que decirlo) podría ser, pero no después ya que a principio de octubre hay las fiestas la República Popular.
En agosto no creo salgan asignaciones. Ni Cartas de Invitación, realisticamente lo veo difícil.

Todo esto os lo digo, no sólo para informaros, si no para transmitiros tranquilidad.
Ya tenéis una capacidad de ser pacientes que se merece un premio, aguantad un poquito más.

La Ecai que citáis es probable que por las fechas de registro que tiene sepa que prácticamente no podrá hacer viajar a nadie en dichos meses, por las razones expuestas. Pero si observamos el calendario, tampoco me extraña.

Calculamos: julio a septiembre, entre los dos hay el mes fatal, y por razones de trámites (dos semanas mínimo en China) o se sale muy a principio de julio o ya nos metemos en agosto. Por lo que julio está muy estrecho...
También es de prever que nada más acabar las Olimpíadas, con el exceso de trabajo o el interés despertado y la confusión que éstas supondrán para muchos ciudadanos chinos, habrá una ralentización en el trabajo, descansos, fiestas, que harán que hasta bien entrado septiembre tampoco se pueda hacer.

Además los precios: ¿quién estaría dispuesto a pagar el doble o más de lo normal por un viaje de dos semanas? 6000 euros por cabeza... es una barbaridad.
Los aviones estarán colapsados, millones de personas se desplazarán por el país.
Puede que también haya razones de seguridad que desaconsejen o impidan viajar en según que provincia.

Sumamos todo y vemos cómo hay que ser prudentes y esperar acontecimientos.
Pero tampoco vendarse la cabeza antes de tenerla rota!!
El mundo no se acabará en agosto, ni China.

A vosotros os toca sólo cargar las pilas, para aguantar unos meses más de espera.
Ya lo sé que ese "sólo" parece grande cómo una montaña... pero si miráis con atención es una colina, y paso a paso llegará el momento de bajar al otro lado


un fuerte abrazo y ánimo
la tristeza y la angustia no hacen correr más el reloj

Roberto Pili

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China