lunes, 27 de octubre de 2008

La crisis

Me ha gustado mucho la opinión de Javier Marías, publicada ayer en el País Semanal y en copia, como cada domingo, en el Blog

Blog Javier María.es
cito la parte central del texto:

"... Sea como sea, sólo faltaba una crisis mundial financiera para que todos los carroñeros se pasen la jornada salivando. Soy completamente lego en economía, y estoy seguro de que la situación es grave, pero también de que lo es mucho menos de lo que proclaman estos adictos a las catástrofes. Si los primeros veinticinco minutos de un telediario se dedican a informar de esta crisis, los espectadores acaban convencidos de que sus ahorros están en peligro y salen a comprar calcetines y huchas. Se abstienen de comprar todo lo demás, "por si acaso", y aunque ellos no noten nada en sus bolsillos, se los tientan a cada segundo con pánico. Si se cuenta que un banco ha tenido unos beneficios del 12%, frente a un 30% del año anterior, la gente se lleva las manos a la cabeza creyendo que el tal banco ha perdido un 18%, cuando lo cierto es que ha ganado mucho, un 12%. Si se dice que el Ibex "acumula" una caída del 45%, todo el mundo lo ve como una plaga bíblica y nadie se pregunta por qué diablos se mide esa caída "desde el máximo histórico que marcó en noviembre de 2007". Yo se lo diré: se elige ese día "máximo", en vez de cualquier otro normal, para que todo parezca más calamitoso. Resulta muy eficaz, no cabe duda: a los ciudadanos los asalta una psicosis de "vivir un pésimo momento histórico" y de asistir al "fin de un sistema" o a "los últimos estertores del capitalismo salvaje" (más quisiéramos). Se aterran, no gastan, no salen, con lo cual provocan una crisis verdadera en los restaurantes, las tiendas y en todo el consumo en general. Nadie parece fijarse, en cambio, en que los bloques de anuncios en las televisiones que informan dramática y pesimistamente siguen siendo tan monstruosos y largos como siempre, pese a que la emisión de cada uno cuesta un ojo de la cara. O en que no ha disminuido el número de los de página entera en los periódicos que titulan a cinco columnas "El crash de 2008". O en que los paneles móviles de publicidad en los campos de fútbol (televisado) están tan disputados que no da tiempo ni a leer lo que cada uno pone antes de ser "movido" por un competidor impaciente. Quizá estemos todos arruinados cuando este artículo llegue a sus ojos, pero de momento a mí eso me tranquiliza. O me escama, como prefieran. ..."

JAVIER MARÍAS

domingo, 26 de octubre de 2008

Madres solas por elección

Hoy leo este artículo publicado en el Diario de La Rioja, y que se cita con otros enlaces en Panel de Noticias.

Es un hecho que poco a poco se están cerrando todas las puertas a las familias monoparentales.
En casi todo lo que concierne familia, niños, etc. siempre se tendría que valorar caso por caso, las generalizaciones, con su afán de clarificar acaban creando ignorancia y confusión, y más en este tema.

Excluir un intero colectivo por ser supuestamente menos apto para cuidar un niño que una pareja, es una demostración más del retraso de las sociedades que imponen ese criterio.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Videos informativos: El mejor viaje de nuestra vida

Hasta hace unos años, cuando era Coordinador y después Presi de AFAC, había una cita frecuente:
El viaje a China, el mejor viaje de nuestra vida

Las charlas, que a veces daba cada meses para informar a las familias que se encontraban en puertas del viaje quizás más importante de nuestra vida.
El viaje para ir a buscar a nuestra adoradas joyas orientales.

Otros tiempos, y otros ritmos, también en los viajes... entonces no faltaba mes que no hubiese un grupo de Protocolo Público y de cada Ecai, siempre.
Normalmente en el Pati Llimona, o en la Casa Elizalde, y en otros espacios de Barcelona y de Madrid, principalmente, pero también Tarragona, Girona, Sevilla, Salamanca...
Asistieron a esas charlas muchas familias, a veces no bastaron 150 asientos y recuerdo con emoción un par de charlas donde la gente abarrotaba la sala, sentada en el suelo o donde podía...
Contaba los trámites, el desarrollo del viaje, consejos y avisos, siempre mezclados con la experiencia personal y un montón de anecdotas, en las que volaba la hora y hasta hora y media, y más de una vez casi nos echaban, por que las preguntas y las respuestas se alargaban y no paraban nunca.

Poco a poco las citas se fueron distanciando. Siguieron, hasta que la espera se alargó tanto, los viajes se espaciaban, una especie de melancolía nos invadió en esas charlas ya no tan multitudinarias... además de todo el follón que se montó en AFAC...

(estoy escribiendo la historia de aquellos muchos años, alguno de los próximos 20 o 30 ya la publicaré :-)

Hubo familias que hasta repitieron asistencia, una y otra vez. Pero cuando sabes que puede que te toque esperar uno, dos o quizás cuantos años, entiendo que las ganas de participar aflojan.

Y decidí dejar de darlas.

Seguí con las familias que viajan con Transmes Shui viajes, y sigo, la próxima será la semana que viene.
Pero no faltan familias que llaman y preguntan... además del problema obvio que suponen las distancias.
A menudo recibo correos y llamadas de futuros papás, preguntan sobre detalles que me hacen entender que hay un desconocimiento, a veces profundo, sobre el desarrollo de ese viaje tan y tan importante.
Faltan detalles, piezas del puzzle para tener una visión clara de todo lo que va a pasar, sea desde el punto de vista técnico: programa, itineriario, papeleo, alimentación, ritmos y servicios incluídos, etc..
Sea desde el punto de vista más emotivo y fundamental: el encuentro con los peques, el posible choque entre lo esperado y la realidad, la primera adaptación, el amplio abanico de situaciones y de reacciones con los niños, la actitud aconsejable, etc.

Así que me he decidido a grabar unos videos en los que, con toda la diferencia del caso, intentaré reproducir partes de esas charlas. Serán pequeños videos, en cada uno se tratará un tema.

De momento, a parte la presentación, (en YouTube) he publicado otro vídeo de unos 7 minutos sobre los trámites que se realizan en el curso de las dos semanas más maravillosas de nuestra vida :-)

Intento sean coloquiales y claras, familiares y cercanas.
Está claro que los tiempos cortos no dan para mucho... pero intentaré hacerlo lo mejor que pueda.
Intentaré colgarlas todas también en Youtube, el problema de este site, cuando los videos superan los 3 o 4 minutos, es que la subida se eterniza... y la calidad de la imagen es la que es.
Mirando los videos de AFAC TV he comprobado que Blip.tv funciona muy bien.
Así que también estarán allí, donde ya podéis ver los primeros dos, la recordada Presentación y el video: Los trámites en robertopili.blip.tv

Espero que os gusten, y sugerencias y criticas serán bienvenidas!!!


lunes, 20 de octubre de 2008

¿Escribir más a menudo?

Me hago esta pregunta cada vez que pasan varios días y no escribo en Adoplandia, y me pregunto el contrario cuando escribo todos los días. Mejor dicho publico, por que escribir, la verdad, no paro de escribir.
Buena parte de mi trabajo consiste en recibir y contestar correos electrónicos.
O charlar a través de Skype con las distintas oficinas del grupo Transmes.
El teléfono suena a menudo, pero poco a poco está siendo desplazado por otros artilugios, igual de cómodos y más baratos.
Pero es cierto que estos instrumentos de... hay que decirlo, a veces instrumentos de tortura, facilitan la vida, y cómo todo tiene su contrario, la complican en ciertos aspectos.
Por ejemplo, imprimiendonos un ritmo indiablado por la exigencia, abonada por la costumbre, de una respuesta inmediata.
Si recibes 50 o muchos más correos diarios de los que todos necesitan una respuesta rápida, el resultado es claramente uno sólo: que el día a día te come y no deja espacio para nada, ni para la reflexión, ni para los proyectos, ni para... nada.

Quizás lo más grave sea justamente la falta de tiempo para reflexionar, para dejar que las cosas se situen en un lugar que no sea simplemente el movimiento continuo.
Hay muchas decisiones, propuestas, contestaciones que saldrían mejores, por el simple hecho de haber pasado un tiempo decantando.

Esta actitud la contagiamos a nuestros hijos.
No hace falta decir nada, lo ven, lo absorben, lo respiran.
Siempre es buena época para ordenar las cosas, para buscar un mejor ritmo, más humano, más apto a la familia.
Nunca es demasiado tarde para cambiar.

Calma: para y piensa en lo que haces.

Si pienso en algo relajante, pienso por ejemplo en un paseo en el bosque.
Mis hijas, que no paran un segundo, de saltar, correr, dar botes, gritar, bailar y hacer volteretas, en cuanto sale la palabra: andar o caminar, automáticamente disparan una protesta, un lloriqueo, una medio rebelión.
La verdad que caminamos poco, y esto es malo.

Me meto en You tube a buscar "Paseo en el bosque" y lo primero que sale es este video:






Para los impacientes aviso: no pasa absolutamente nada especial hasta el final de los 4 minutos. Quiero decir que no pasa nada ni en el final.
Sólo verde y música.
"solo"
La pena es que después voy a buscar la fuente del video, y ya empieza a gustarme menos.
Pero en fin, sin hacer demasiado caso al origen y finalidad según sus productores, me apropio de la sensación de serenidad y allí me paro.
El video es absolutamente sencillo y bonito.

Un poco de paz y e tranquilidad, nos vendría bien a todos.
¿verdad?

abrazotes
Roberto Pili

PD
y si queréis soñar de pasear en China echadle una ojeada al programa de viaje:
Otoño en China
en la web de Shui

www.shuiviajes.info

Por ejemplo: "A primera hora, salida en coche privado hacia la pequeña localidad de Yuanyang, situada a unos 1.800 metros de altitud. Los alrededores de Yuanyuang, y en especial sus laberínticos y armoniosos arrozales, esculpidos en las laderas de la montaña, conforman uno de los paisajes más bellos de toda China. En otoño, las terrazas están cubiertas de agua, lo que le confiere una dimensión fotográfica extraordinaria a este lugar.[...]

Por la tarde daremos un paseo por los alrededores de Yuanyang, salpicados por infinidad de aldeas de diferentes minorías étnicas. La inmensa mayoría de estos pueblos sólo son accesibles a pie. [...]

en fin, un viaje precioso.

jueves, 16 de octubre de 2008

Queda Prohibido


Esta mañana he abierto el correo y me he encontrado con esta imagen que me envía Jacobo.
La poesía, y las palabras pueden tener un efecto cien veces más beneficioso que un medicamento.
La pena es que tenemos poco tiempo para recordarnos de palabras bonitas.
Y de lo bonita que es la vida, queriendo.

La pena es que tan pocas veces transmitimos con emoción estas verdades a nuestros hijos.
Y seguimos sembrando el mundo de desiertos.

Siempre estamos a tiempo de corregirnos, o de recuperar un poquito el tiempo perdido.
Y si no somos capaces de refundir nuestras vidas (muy pocos no lo necesitan) por lo menos podríamos moverlas un trocito, qué siempre vendrá bien.

* * *

IMPORTANTE (nota del 17/10/2008)
en los comentarios Jorge me indica que el autor de este texto no sería Pablo Neruda, sería Alfredo Cuervo
cómo se explica en esta web
donde podréis leer el texto entero del poema.
Parece que hemos caído en este error mucha, mucha gente. Gracias de todas formas a su autor verdadero, ya que son palabras para no olvidar.

martes, 14 de octubre de 2008

Cambiar las normas

En un mundo en permanente y rápido cambio, quizás demasiado rápido, el deber de los "expertos" es empujar a una actualización de la normativa y su aplicación, por lo menos para adaptarlas a la realidad.


Siempre se dice que la Sociedad está unos pasos por delante de sus leyes, y que es la realidad social a empujar las reformas.

Por eso hablo de "por lo menos", es decir que las leyes tendrían que por lo menos adaptarse a la realidad, ya que esperar a que adelanten los cambios es pura utopía.

Por otro lado, también hay siempre fuertes resistencias a favorecer los cambios. 
A algunos les está muy bien que nada cambie. Otros están confundidos, a lo mejor en buena fe, pero confundidos y equivocados.

En el argumento que nos ocupa, me gustaría que no fuese considerada tan inamovible esa idea de que el mundo está hecho de espacios cerrados, de estados que cierran sus fronteras con muros de ladrillos y de otro tipo, menos tangibles quizás, pero igualmente difíciles de superar.

La norma por la que siempre es mejor buscar antes una solución dentro del estado donde el niño desamparado ha nacido, me gustaría se replanteara como parte de la reflexión sobre un mundo más abierto, más bonito, menos cerrado.

Si es un concepto ya generalmente aceptado que los niños no son propiedad de nadie, ¿por que las ideas que consideramos positivas no deseamos se apliquen en cualquier lugar del mundo?

Algunos dirán que un europeo que adopta en un país africano, recuerda más el prepotente rico que aplasta la debilidad del pobre, robándole lo poco que tiene, más que la libre circulación de personas en un mundo basado en el amor.

Esta idea, tiene evidentemente su parte de verdad, pero eso: una parte. No toda.
A los que consideran la adopción una nueva forma de colonialismo, sólo puedo contestarle que están tan equivocados.
Equivocados sea desde un punto estadísticos (la cantidad) que cualitativo (la realidad llena de luces de tantas familias adoptantes).

No por que una opción tenga problemas hay que descartarla.
No por que existe riesgo de tráfico de niños, hay que levantar barreras que, quitadas del medio, harían de este mundo, un mundo más bonito.

El racismo se alimenta de muchas energías negativas, y se alimenta también de la inercia de quién no quiere enfrentarse al problema, de quién renuncia a asumir un hecho:  ciertos problemas son a menudo un paso previo inevitable para alcanzar una situación más positiva.

He leído muchas veces que es injusto exponer a nuestros hijos al dolor que puede suponer un acto racista, un comentario, o algo peor. Deseamos que eso no pase nunca, pero sabemos que pasa.
Pero por este riesgo nunca me he planteado la duda cómo respuesta a la pregunta:
 ¿habré hecho bien a adoptar a mis hijas en China y traerla a España?

Estoy totalmente convencido de que nuestra opción de familia es no sólo legítima, si no cargada de luz y colores, positiva y mil cosas más. Para los papás y para las nuestras hijas.

No siento de haber hecho algo mal, alejándolas de su entorno, sinceramente no.
 
Ese entorno de lo que se habla con irresponsable superficialidad describiéndolo parcialmente según lo que convenga al momento.

Hay que luchar contra la pobreza, con todas nuestras fuerzas. Pero hay niños que esperan.

Intento trasmitir a mis hijas una visión del mundo basada en el respeto y en la curiosidad, en las ganas de entender lo que aparentemente está lejos de nosotros o es diferente. Intento transmitirles el deseo de un mundo mejor, donde no por ser de allí o de aquí, o de un color o de otro, se ganen privilegios os se pierdan derechos.
 
No es fácil.
No es fácil sea por debilidades y límites personales, sea por lo que nos encontramos a la puerta de casa.
Pero esto ¿qué significa? 
¿De la dificultad que enseñanza traemos? 
Tenemos que rendirnos a un supuesto destino ineluctable: por que a mi hija pueden llamarla china de mierda me replanteo la oportunidad de haberla sacada de su entorno?¿

Pienso, al contrario, que lo que hay que hacer, es luchar para que las cosas cambien, desde mi pequeño espacio hacia más lejos.

Por ejemplo, que las normas que regulan la adopción internacional dejen de defender la prioridad dada al entorno en cualquier caso y siempre, y se centren en buscar la mejor solución  caso por caso y con rapidez. Aunque esta venga de una familia que viva a 10.000 kilómetros.
Hoy 10.000 kilómetros son menos, a veces, que un rellano de escalera.
Pero el rellano de escalera no cambiará hasta que entienda, se acostumbre y se le repita mil veces, incluido (o principalmente) con la presencia en otro rellano de una persona con plenos derechos aunque haya llegado de 10.000 o de 1000 kilómetros.

Que no se permita nunca, que un niño permanezca años y años en un centro, por culpa de unas leyes , cómo las que obligan a que antes se busque una familia local, u otras razones, ninguna de peso, cuando nos damos cuenta que por eso un niño ha perdido su infancia esperando. 

No estoy mezclando cosas. Necesito reducir la amplitud del texto, por las características propias del medio en lo que escribo. Pero no se interprete la síntesis con confusión de temas.
Todo está conectado. Todo está unido con hilos y si se tira de uno, los otros no se quedan inmóviles.

Sobre el tema de la importancia de la familia biológica y de la sangre me ocuparé en otro post.

Estas reflexiones, frecuentes por otro lado en Adoplandia,  las he repetido empujado en parte por una entrevista a Susana Ramos que aparece hoy en La Vanguardia.
Algunos sostienen que los tiempos cortos son negativos en el proceso de adopción internacional.
Hay muchas cosas que es mejor hacer con calma, dejando que el tiempo actúe. Pero la infancia es un bien demasiado importante para dejarlo escapar por una lentitud mal interpretada. 
Hay que hacer todo lo posible para que los tramites de adopción sean rápidos.
Cito una frase de la entrevista, que podéis leer entera en La Vanguardia. Olvidaros del título, una enésima y penosa concesión del titularista a la necesidad de llamar la atención del lector distraído. 
Afirma Susana Ramos:

"...durante todo ese tiempo [tres años pasaron desde la preasignación a la posibilidad de ir a buscar a su hijo] el niño está en un orfanato y nosotros no podemos verle. Cuanto antes salga de ese entorno y se sitúe en un entorno familiar que lo quiera y que tenga los medios para ayudarle a volver a nacer, mejor. Mi hijo fue el motivo de que yo me involucrara en todo este tema y escribiera dos libros. No te puedes ni imaginar cómo vino. Siempre he pensado que si las adopciones hubieran sido más rápidas, quizá mi hijo no estaría así. "





domingo, 12 de octubre de 2008

¿qué mundo para nuestros hijos?

Abrumados, todos los días, por los titulares de la prensa (y por los comentarios, las charlas, los mail), por esta situación de profundos cambios, cuando no hasta de fin del mundo anunciado, la pregunta nace espontánea.

Miro a mis hijas que juegan alegres, y me gustaría poder conocer el futuro.
Bueno, no conocer cualquier futuro, saber que el futuro será positivo para todas ellas.
Y evidentemente no tengo garantía alguna.
Ni consigo vislumbrar nada sólido.

El futuro, a pesar de tantos avances, sigue siendo una incógnita.
Y quizás: menos mal que es así.

Conocer de antemano las malas noticias, puede tener dos reacciones: la primera, empujarte a meter en marcha actuaciones destinadas a protegerte de los palos. Siendo imposible evitarlos todos: algún palo, o muchos, siempre nos tocará.

La segunda: hundirse, desanimarse, paralizarse frente a la visión de cuanto es cruel el destino que nos espera.
A pesar de tanta buena labor preparatoria o correctora de debilidades, me temo que muchas personas no conseguirían librarse nunca de la potente fuerza atractiva que ejerce el desánimo.

Así que mejor no saberlo todo con demasiada antelación, dejar que el tiempo corra y que los problemas surjan para poder combatirlos uno a uno. Librándonos de la desagradable sensación de una acumulación de situaciones, de una montaña imposible de superar.

Esto en realidad es lo que se tendría que hacer siempre.
Paso a paso, atacar las cosas una a una y ser conscientes de que, a veces, simplemente no hay solución posible.
Hay que seguir andando, llevando un peso que no se puede apoyar, ni dejar.

Volviendo a la pregunta del título.

Creo que a pesar de tantas malas noticias el mundo saldrá de ésta un poco mejor.
Los malos de la película, los que por su codicia se han cargado tanta parte de la humanidad y del planeta, ya se van desenmascarando. A todos los niveles. No sólo entre los que siempre lo han visto, si no también frente a los que se resistían a creerlo.
Ahora, que los malos se han pasado tanto, que en un absurdo juego de impulsos, han perdido el control y se están haciendo daño a ellos mismos, muchos van a abrir los ojos.

Hay otros, muy potentes, y no tan malos, no digo inocentes, si no simplemente un poco menos malos y diferentes, que tomarán el relevo, y quizás dejen ya de considerar oportuno el saqueo permanente de los bienes y la riqueza de esta Tierra, sean cuales sean, y sean quien y cuantos sean los que con esos bienes y riquezas podría, simplemente, vivir.

Destrozar y robar para garantizar el privilegio y la ambición desmesurada y descontrolada, ha empezado a ser un arma que se vuelve en contra de los que disparan primero.

Quizás algunos dejen de considerar las guerras el sistema natural de relación entre gentes.
Y quizás mucha gente los siga, mucha gente fuerce la dirección de la humanidad hacia un mundo donde no haya lugar para el ejercicio permanente de la prepotencia como sistema de relación entre personas.

Ojalá sea así.
Entonces el mundo donde vivirán nuestros hijos será mil veces, un millón de veces mejor.

Ojalá.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Ya las colonias

Hoy Paloma ya se va de colonia. 

Bueno ya estará en el autobús, mientras escribo estas dos líneas.
Ni han empezado el curso, y ya se van de colonias.
Un momento duro para los papás :-) dicho sea entre la broma y... la preocupación.
La niña estaba eufórica, es simplemente la realidad. 
Y lo que más importa, en el fondo.
Ayer por la noche le costó dormirse, estaba muy emocionada y esta mañana se ha despertado también muy alegre, con su maleta y su saco de dormir, y cómo siempre peleando por que no quiere ropa de otoño, a pesar del día que amanece lluvioso, yo tengo calooorrrr!!

No pueden no pasarnos por la cabeza las noticias del año pasado, la desgracia de la muchacha de Bilbao, creo recordar...
Pero hay que borrar DE INMEDIATO estas ideas.
No se puede vivir así, se dejaría de vivir, uno a si mismo y a los demás.
Recuerdo de mis años mozos que mis padres tuvieron más de un desacuerdo sobre la oportunidad o menos, de que fuera boy scout.
En realidad este desacuerdo lo vivían mucho en su habitación, entre ellos, y muy poco salía a la cocina, al salón, es decir a las zonas de reunión familiar.
Lo hacían bien.
Lo hacían quizás mejor que nosotros, ahora que los hijos participan desde demasiado pequeños a la toma de cierta decisiones. 
También aquí no es fácil encontrar el equilibrio.
Es otro tema éste.

Lo de Boy Scout decía, se trataba de estar muchos fines de semana fuera de casa. Dormir en el campo y en la montaña, con mi mochila de 15 kilos cruzar andando parajes maravillosos, caminar hasta 30 kilómetros por día...
Bueno, esto a partir de los 14 años.. con 10 un poco menos :-) pero lo de la frecuencia de salir al campo, a la montaña... bueno eso desde pequeño se hacía...

Así que nada, una colonia de tres días no es mucha cosa. Hay que mentalizarse.
Aunque ya hablan de la salida del año que viene, cuando estarán una semana con la escuela en Italia.
Una semana... buff, es mucho tiempo sin mi niña...


domingo, 5 de octubre de 2008

Datos oficiales Adopción internacional

Aquí podéis ver, en una bonita presentación, el documento con los datos oficiales sobre la adopción internacional publicados por el Ministerio de Asuntos Sociales, o mejor dicho,
Ministerio de Educación, Política Social y Deporte, cómo ahora se llama.
Haciendo clic encima de la imagen podréis verlo en dimensión legible.
Comentarios, espero haya muchos :-)





Un mundo lleno de injusticias

REPORTAJE: JUSTICIA INJUSTA
A la cárcel por nada
Una hermana le denunció. Un detective forzó una confesión falsa. Fue declarado culpable y un juez le envió a prisión. Tras 20 años de pesadilla en EE UU, Marty Tankleff sale libre e inocente


"La terrible lección de mi caso", dice Tankleff en una entrevista con EL PAÍS en Nueva York, "es que esto le puede pasar a cualquiera, que no existe protección adecuada para personas perfectamente inocentes cuando el sistema se empeña en que son culpables".


Publicaría de todas formas este artículo, por que la frase que dice Marty Tankleff es terriblemente cierta y emblemática... 
Pero hay otra coincidencia, sigue el Reportaje:

"El padre de Tankleff, Seymour, era un hábil hombre de negocios. La madre, Arlene, una apasionada de las orquídeas. Marty no era su hijo biológico. Lo habían adoptado recién nacido. Vivían en una lujosa mansión con vistas al mar en Long Island, en el Estado de Nueva York, que les había costado un millón de dólares, y que hoy valdría mucho más."

viernes, 3 de octubre de 2008

Racismo...

Hoy en  Viva Bolivia, el blog de una familia italiana que ha adoptado en este país, encuentro una referencia a una artículo del periódico italiano Corriere della Sera



Relata un episodio muy duro, al que podríamos quitarle hierro, cómo un caso muy especial, y lo es, si no fuera que se suma a las conversaciones que tuvimos con unos amigos que han adoptado en un país del este europeo  y que después de muchos años viviendo en Barcelona, tuvieron que volver a Italia por motivos laborales.

Hemos vuelto a hablar con ellos hace unas semanas. No estaban muy contentos.
En su país, que es el mío, se encontraron con una pared de ignorancia, rechazo, malsana curiosidad que les ha provocado más de un disgusto.
Quizás también por inesperado.

Después de vivir muchos años serenos en España, chocarse con el retraso en la aceptación de una realidad que es aquí tan común, ha sido muy desagradable y difícil de aceptar.

Ha sido natural pensar en los que, en España, claman al cielo considerando como arriesgado, y hasta peligroso, el incremento espectacular de adopciones que se ha registrado en la Península en estos últimos años.

La narración de esta pareja, describiendo una realidad donde la presencia de niños adoptados es escasa o inexistente, es lo que me convence todavía más, por contraste, de la positivo de nuestra situación.

Aquí cruzarte con una familia con niños adoptados es la cosa más normal del mundo.
Los encuentros de familias adoptantes son, y más han sido, siempre multitudinarios.
En todas las escuelas es probable encontrarte con dos, tres o hasta más niños adoptados.
Las dimensiones del "fenómeno" adopción internacional ha empujado las administraciones a crear espacio de reflexión y servicios para las familias.

podría seguir...

Mucho hay que hacer, es natural. 

Pero para el bien de nuestros hijos, y de toda la sociedad, justamente la cantidad acaba siendo motivo de facilidad de integración, de vida serena, de eliminación de barreras.

Repito, queda mucho por hacer. 
Y más quedará si se deja libre camino a los que consideran la adopción un mal y no una maravillosa oportunidad de felicidad y amor.
Si no somos capaces de parar los pies a los que vociferan diciendo que si algo puede tener aspectos problemáticos, mejor cortar por lo sano y borrar ese algo.

¿Qué actividad humana, por profundamente positiva que sea, y así todas las actividades del hombre, está libre de lados negativos? ¿de riesgos? ¿de degeneraciones?

Simplemente ninguna.

A los que ven el incremento de las adopciones internacionales cómo algo negativo, tendría que llegarle fuerte y claro el mensaje:

ESTAIS EQUIVOCADOS

La normalización de un fenómeno, y más cuando estamos hablando de niños, de familias, de convivencia, tiene siempre muchos más motivos y razones para desarrollarse en la serenidad, que para teñirse de los colores oscuros del sufrimiento.

La cuestión y el planteamiento tendrían que moverse siempre en esta dirección:
nunca borrar algo que es bueno, por que en el se desarrollen facetas negativas.

Atacamos las facetas negativas, trabajemos para resolver estos aspectos y para que lo bueno prevalezca en porcentajes abrumadores.
Y lo bueno, que siga creciendo.






Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China