miércoles, 3 de junio de 2009

Los altibajos en las historias más bonitas

Una vez más sufro, por experiencia directa, esa verdad de que canta más un caso malo que 100 buenos y que sólo con la inteligencia y analizando las cosas con cabeza fría uno puede recuperarse de los palos que te da redescubrir, una y otra vez, cuan confuso puede llegar a ser, para algunos, el linde entre lo comprensible y lo inaceptable.

En estos días tan señalados por felices: tantas asignaciones, tantas miradas cargadas de amor y de emoción, tantas dudas también, que es normal, como es normal el nerviosismo y la preocupación de los papás, pero también y sobre todo los niños y las niñas, ese proyecto maravilloso de vida, de futuro, de cariño incondicional...

Y te llega el palo de quién decide que no, que es mejor que no, por...

Es de una irresponsabilidad asombrosa e inaceptable que se espere a la asignación para descubrir que podía ser que no.
Aunque claro, mejor decidirlo antes de ir, que después al volver, que eso también se da, por supuesto que es mejor, aunque en esa escala entre lo peor y lo infinitamente peor el peldaño en lo que uno se para, no cambia mucho la valoración definitiva.

Y desde aquí reitero lo que a menudo recuerdo en mi charlas.
La desinformación previa a la asignación no es una escusa, y a menudo ni una atenuante, así cómo la ignorancia de la ley no impide la condena.

Uno puede desear algo, que es normal, pero el deseo no puede, llegado el momento, transformarse en justificación de nada.

Hay que saber que están llegando muchos niños varones y de todas las edades, y que si el perfil del informe y de la idoneidad dicen de 4 a 6 es que de 4 a 6 años será la asignación.

Y me cuesta escribir esa frase, por qué no tendría que ser necesario escribirla: si es un niño y un niño de 4 o 5 o lo que sea ¿hay motivos por rechazar la asignación?
¿Hay motivos para sentirse desgraciado o que ha habido mala suerte?
¿Hay motivos para creer que no se tiene uno que sentir tan inmensamente o hasta más feliz?

Entiendo perfectamente que, sobre todo después de tanta espera, de tanto fantasear con coletas y vestiditos rosa, la llegada de una colita con cara de gamberro pueda dejarte un momento (o algo más de un momento) descolocado.
Sería inhumano pretender a todo el mundo la uniformidad de reacciones y lo políticamente correcto a la primera.
No soy tan rígido, entiendo las debilidades, por llamarles de alguna forma, que todo el mundo tiene en un aspecto u otro de la vida: son parte de la vida misma.
Lo que cuenta es el proceso y el final del camino, no el principio, que puede haber sido algo lento y trabajoso.

Pero es y tiene que ser un momento.
Cómo me comentaba una mamá feliz el otro día: reset, después del primer momento he reseteado el disco duro y la sorpresa de las primeras horas ya son alegría pura, y lo decía con una cara llena de sonrisas, sonrisas en el cuello, en el pelo, en las manos, en las orejas :-)))))))

No sé cuantos lectores de Adoplandia perderé, y estarán pensando de no volver a entrar en este sitio donde su autor se permite de criticar y hasta condenar ciertas actitudes... espero que sean pocos. Espero en realidad que ninguno, sería motivo de enorme felicidad haber conseguido poner una semilla de duda en los que están pensando, por ejemplo que "NO, si me tocara una niña de 4 años o un niño de la edad que sea, no" y que ese no, se transformara en un quizás... y dentro de unos días o semanas, en un sí quiero seguro.

Por que pueden haber mil motivos para dudar sobre cosas, pero ninguno realmente válido para renunciar a un hijo.
Y la llegada de la asignación, no es una propuesta, es un parto.
Y cuando uno empieza un proceso de adopción internacional tiene que saber que a lo mejor pare un niño de 5, 6 u 8 años.
Y que ese niño es su hijo.

Y tiene además tener adquirida la convicción que ese parto es el más feliz del mundo, y ya está.
Que todos los problemas son los problemas de ser padres.

Y que si no se piensa así, mejor dejarlo, coger la píldora del día siguiente ( o del año siguiente, o de los tres años siguientes) en forma de cartita a quién les tramita la adopción y honestamente admitir: no puedo ser un buen padre, renuncio por que pienso que por ser como sea, y no ser como yo quiera, no sólo soy capaz de renunciar a un hijo, si no de encontrar burdas justificaciones para perdonarme y seguir viviendo cómo si nada.

Vuelvo al principio.
Un caso malo hace más estruendo que 100 buenos.
Desde hace años, más de 10 a decir la verdad, desde los miércoles de AFAC en la Avenida Diagonal, he tenido el privilegio de conocer a gente magnífica, a padres maravillosos y llenos de "debilidades" cómo los padres normales de este mundo, la inmensa mayoría. De hacer un trozo de camino juntos... siempre digo que me siento un privilegiado.

Y ahora, por ser calentitas las recientes asignaciones, tengo en la retina las caritas preciosas de tantos niños y niñas de 7 meses a seis años, y de sus mamás y de sus papás.
Y sigo sintiéndome un privilegiado, a pesar de que muy de vez en cuando tenga que recurrir a toda la poca inteligencia que tengo para recordar eso, que aunque el caso malo sea un fracaso agotador, es un sólo instrumento, que además rápidamente se va, y deja que el resto de la orquesta siga tocando la música entre las más preciosas del universo:

Sinfonía en re mayor por chinit@s y narizotas.

abrazos
Roberto

31 comentarios:

  1. Roberto, como siempre me dejas sin palabras, me quito el sombrero y te digo shapoo, no se si se escribe asi pero tu me entiendes, muchas gracias por tus palabras que llegan como siempre al fondo y tocas el alma de cada uno de nosotros. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Desde luego Roberto, no seré yo quien deje de leerte por exponer de vez en cuando la tropiezos en el proceso de adopción. Lo único que siento es que alguien les diese el certificado de idoneidad a esas personas y haya ahora un niño que tenga que seguir esperando (ojalá que sólo un poco más) unos padres que le merezcan.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Roberto,hace poco que te leo pero te conozco de años cuando todos hablabamos en el chat de afac.No creo que nadie deje de leerte simplemente por exponer tu opinion, porque sinceramente pienso que cuando unos padres comienzan el largo camino que lleva hasta sus hijos, no deben o perdon ,
    no deberian hacerse falsas expectativas de como sera su hij@, que color de ojos tendra, que color de piel sera y menos aun que se descrimine por ser niño o niña.En este tema creo que la gente a veces esta equivocada en esto de la adopcion, la adopcion es algo que viene del mismisimo corazon, puede que te hagas ilusiones de como sera tu futuro hijo pero de eso a que porque te digan un sexo u otro denieges la asignacion, es algo diferente.Para aquellos que tienen desvirtuado el concepto de ser padres adoptivos les diria que pensaran que si tuvieran a ese hijo dentro de su vientre, tan solo por el hecho que lleguen un dia al ginecologo y con la ecografia le digan que es niño , ¿ abortarian en ese momento a ese pequeño bebe indefenso? definitivamente NO, porque son de los que luego te dirian: NO ES LO MISMO, claro que no es lo mismo , ser padres de corazon no es lo mismo porque los que aman y sueñan a sus hijos con el corazon no juzgan, no dudan.¿ Quien nos da el derecho a elegir a nuestro Hijo? ellos no nos eligen para que seamos sus padres y sobre todas las cosas el derecho del niño aboga por su integridad y su bienestar, imaginaos por un momento que los niños tengan el derecho de elegirnos:
    no esos no que son fumadores, no esos tampocos porque son muy blancos, creo que deberian de empezar a dar los cursos preadoptivos a este tipo de personas que se creen con el derecho de elegir, ¿ ahora que pasara con ese pequeño que habia soñado con unos papas? se sentira doblemente abandonado, es triste y desesperadamente.Lo siento pero esto me puede.Gracias Roberto.
    Saludos
    Reyes
    http://desdeafricaconamor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Hola Roberto, yo tampoco dejaré de leerte, al contrario, me encanta con la sinceridad que cuentas lo que piensas, que además coincide con mi opinión aunque tú la expresas mejor.
    Yo sinceramente me alegro de que esto haya pasado, mejor ahora que no luego. No creo que personas así sean buenos padres para ningún niño. Aunque les asignaran una niña pequeñita, tarde o temprano los decepcionaría porque los niños no son muñequitos hechos a la medida de ningún caprichoso, son personas pequeñitas con defectos y virtudes.
    Los niños no tienen porqué responder a nuestras expectativas, somos nosotros los que debemos estar a la altura, ser responsables y realistas con las posibilidades que existen, que además nos lo ponen muy claro en el CI. Si no se está preparado, que me parece muy respetable, pues no empezar.
    Seguro que este guapetón de 4 ó 6 encuentra a sus verdaderos papás, los que él merece.
    Un saludo,

    Lola

    ResponderEliminar
  5. Qué rabia y qué impotencia al leerte...

    Intento siempre ponerme en el lugar de los padres biológicos de mi hija. Leo mucho sobre la política del hijo único y estadísticas sobre abandonos en China. No quiero juzgar a las personas que son capaces de abandonar a un hijo en China. Es terrible, pero creo que en su gran mayoría no tienen elección.

    Normalmente pienso en las familias chinas que han abandonado con pena e intento de comprensión... otras pienso que ningún ser humano "sano" mentalmente abandonaría a un hijo... entonces me pongo de nuevo en la piel de esas madres y soy incapaz de juzgar a alguien a quien la vida no ha dado recursos, ni democracia, ni voluntad, ni derechos, ni seguridad social, ni paro ni jubilación, ni pueden elegir.

    Hace poco leí que los chinos a lo largo de su historia han pasado épocas buenas y malas, pero durante mucho más tiempo de las malas que de las buenas. Que la sociedad china está preparada para los fracasos, el hambre, las injusticias y la ley del más fuerte... porque su situación ha sido desfavorable con demasiada frecuencia.

    ?y nosotros? pues obviamente NO. No estamos en esa situación. Las pesonas que obtenemos el CI tenemos recursos, derechos, voluntad, vivimos en democracia ... y podemos elegir...

    En realidad no me apena tanto el niño al que no han aceptado en esta ocasión (mientras esta no aceptación no suponga una mancha en su expediente. Espero que con tantas solicitudes pendientes, vuelva a entrar en asignaciones pronto). Lo que me apena terriblemente es confirmar que hay un porcentaje (muy pequeño, sin duda) de niñas SÍ aceptadas o que ya viven en España a las que sus padres hubieran renunciado de haber sido niños.

    Siempre que alguien en un periódico habla de adopciones fracasadas en la comunidad adoptante nos mesamos los cabellos. Comprendo que la cuestión de fondo es que no queremos dar esa imagen como comunidad. Pero, seamos sinceros, seguramente todos hemos visto adopciones ?fracasadas? de niñas que jamás irán a un centro de acogida y probablemente crezcan semiinconscientes de que sus padres las tienen como un trofeo, como una cara bonita a la que poner muchos lazos y vestidos de puntillas. Son muy pocas, pero si abrimos los ojos con atención, las veremos.
    Yo he visto dar un trato diferente (sin intento alguno de ocultarlo) a hijos adoptados que a biológicos.
    Mi impresión es que algunas familias no quieren ser padres, quieren tener una niña china y en mi corazón, eso es una adopción fracasada.

    Comprendo perfectamente los miedos. Comprendo que si esperas a un bebé y te asignan a un niño/a de 5 años las cosas serán diferentes y habrá que cambiar de chip y empezar desde ya a buscar las cosas buenas. Habrá que darle la vuelta a la tortilla y seguramente descubramos muchas más cosas buenas que malas. Como decía en un cuento María, la mujer de Roberto: algunas veces las cosas no son como esperamos, son mejores.

    Comprendo que no todas las familias estamos en las mismas situaciones ni tenemos los mismos recursos de tiempo, dinero, y posiblidades de adaptación.

    Pero hay cosas que no puedo comprender. Ese niño rechazado era su hijo. ?quién en nuestra sociedad es capaz de tener la vida y el futuro de un hijo en las manos y devolverla de vuelta de correo?

    Siento la dureza y la extensión.

    Saludos
    Eva

    ResponderEliminar
  6. Hoy se me saltan las lagrimas por ese niño rechazado ,aunque por él estoy segura que será asignado proximamente a una familia que le adorará; y se me saltan las lagrimas por los que esperamos un niño/a desde hace ya muchos meses, de cualquier edad o sexo porque lo que queremos es darle amor sin condición.
    Espero que aquellos que emitieron el certificado de idoneidad se lo piensen bien la siguiente vez y que todo el mundo reflexione mas sobre este tema

    ResponderEliminar
  7. olitas Roberto ( no me he confundido, es un ola en galego)

    Decirte que en el grupo de familias llevamos más de un mes vibrando con las pre-asignaciones de 11 preciosos chavalotes, algunos de pocos meses y otros con una edad cercana al que no han aceptado, niños y alguna niña bien es verdad, que van llenando de felicidad a sus familias y por supuesto voy a seguir leyendo tu blog de Adoptandia, es más me voy a hacer fiel seguidora y que sigan llegando peques de ojos rasgados.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo no sólo te voy a seguir leyendo, además me voy a hacer seguidora tuya!!!

    A estas alturas y todavía pasan estas cosas??? luego nos quejamos del proceso, de las entrevistas, del papeleo..... cortos se quedan o demasiados se cuelan.

    Besos

    xelo

    ResponderEliminar
  9. Es penoso que personas adultas que han llegado a las asignaciones de sus hijos despues del largo camino que hay que esperar, actuen de esa manera, rechazar a un hijo, me duele el alma solo de pensarlo, seguro que esas criaturas encontraran a unas personas llamadas PAPIS, que le quieran como solo ellos se merecen, y esas personas que han rechazado a estas criaturas ( a las cuales no se les puede llamar padres), llevaran de por vida en sus conciencias que un dia rechazaron a un ser maravilloso, a un HIJO.

    Mi corazón abraza a estas criaturitas.

    MCMC

    ResponderEliminar
  10. Es que una ya no sabe que decir ante estos casos !!!
    Si no querian aceptar, siempre se puede renunciar antes de la asignacion !! hay gente que realmente no se como ...que pasa , que si paren y les sale un niño diferente lo van a abndonar ???'

    perdonad, pero hat cosas que me encienden !!!

    ResponderEliminar
  11. Yo no sólo no dejaré de leerte, sino que te leeré más, para aprender más...un abrazo Genial!!!!!
    pilar

    ResponderEliminar
  12. Soy madre biologica y adoptante y espero adoptar en China y si alguien dejara de leer yo seguire cada dia con mas fe en vosotros,ser madre es amar indistintamente del sexo, de la edad, de los rasgos, de la cultura, es simplemente AMAR, siempre digo que hay un minimo de fashions, yo les llamo asi, pero creo que para el niño ha sido una suerte, ¿ que futuro de amor le podia esperar asi? de esta manera tal vez, seguro, ira con unos padres que le AMEN de verdad, sin condiciones, los que han denegado a ese niño tal vez sean estupendos en su trabajo, triunfadores natos, pero como padres...... sigo admirando tu talante Roberto para decir la cosas, claras y altas y NADIE debe dejar de leer las verdades aunque duelan. Saludos a todos de ELISENDA

    ResponderEliminar
  13. Pues si Roberto, los que hemos conocido de cerca algún caso de rechazo de este tipo... el alma se te parte, y por más que quieras... ¡no lo entiendes!. Intentas empatizar con los padres, aunque sea dificil, cuando te dicen que están hechos polvo... por haber tenido que rechazar a ese "niño mayor" (¡que estaba dentro de su rango de CI!), pero lo que realmente te destroza por dentro es pensar si ese niño rechazado (por segunda vez en su vida, recordemoslo) tendrá otra oportunidad para tener la familia que necesita.

    ¿No quedamos en que el proceso de adopción debía verse desde el punto de vista del niño?, ¡pues hagamoslo de verdad!, y solo con la teoría.

    Gloria.

    ResponderEliminar
  14. Mi queridísimo Roberto,
    Otra vez nos toca ser testigos de una cruel injusticia...... Y nuevamente nos toca quedarnos con la sensación de no poder hacer nada por remediarlo ..... Nunca, nunca dejes de gritar a los cuatro vientos estos hechos que se producen por desgracia mucho más habitualmente de lo que creemos.... Si gente como tu no lo dijese, nunca nos enteraríamos de lo que ocurre amenudo..... Ya sea por motivos de edad, de sexo o de salud..... Todos los padres adoptantes deberíamos preguntarnos una y otra vez, recapacitar a diario ya que la espera es larga y da tiempo para reflexinar es incluso para aprender de las experiencias de los demás Que haríamos si este fuera nuestro caso????? Ser honestos y atrevernos a admitir cuantos de nosotros no aceptaríamos un niño mayor, pequeño o con algún handicap no detectado en los informes médicos......
    Roberto, nunca debes de dejar de dar fe de estos casos para ver si al fin, los padres adoptantes que no merezcamos a nuestro hijos, nos bajamos de la nube en que muchos vivimos.....
    Tienes todo mi apoyo y recibe un fuerte abrazo porque creo que tu sufres muy directamente con estos casos..... Conocer la cara de un niño rechazado debe ser dolorosisimo.... Yo me pongo en tu lugar y estaría destrozada..... Ánimo....
    Pilar-hervor de gachas......

    ResponderEliminar
  15. Hola Roberto
    El último caso que conozco no rechazó la asignación, pero sí protestó porque querían un bebé más pequeño: el niño que le habían asignado había cometido el terrible pecado de tener 12 meses de edad!! Espero que esas personas sean invalidadas como adoptantes para siempre. Si no me equivoco en China cuando un niño es rechazado sale del circuito de la adopción. Ojalá no sea así y ese pequeño encuentre pronto una familia que le quiera.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Roberto,

    otra que te seguirá leyendo evidentemente y que desde luego estoy completamente de acuerdo en lo que pones.
    Realmente cada vez estoy más convencida que la idoneidad a algunas familias (espero que sean muy pocas) se les ha dado demasiado alegremente.

    Lo que me preocupa mucho es si es cierto que un niño rechazado ya no entra en el circuito de adopción ¿es cierto? espero que no y que bien pronto pueda estar con otra familia que seguro lo que querrá con locura.

    Anna

    ResponderEliminar
  17. De acuerdo, por supuesto, Roberto, con tu comentario. No deberíamos plantearnos cómo es que se consigue tan fácilmente el CI? El rechazo de un hijo cuando te ha sido asignado, y se ajusta al perfil de tu CI, no es que me parezca mal, es que creo que es INMORAL y que, por supuesto, debería inhabilitar para siempre a quien lo hace para una ulterior adopción.
    Insisto, y quizás esto no sea demasiado popular: No entiendo cómo determinadas parejas consiguen su CI, porque todos hemos conocido alguna de ellas cuyos comentarios nos ha puesto los pelos de punta...
    En fin, cosas veredes, amigo Sancho!

    ResponderEliminar
  18. Tras todo lo dicho por todos, tan solo reiterar que creo que dan el CI con demasiada ligereza, de verdad, o informan poco de lo que realmente es una adopción y ser padres.
    Vuelvo a repetir, acaso si te quedas embarazado abortas si no es del sexo que tu deseabas? Vamos hombre... por supuesto que todos tenemos deseos de un sexo u otro, pero desde que empezamos la aventura de querer ser padres, con todo lo que nos ha costado y luego nuestra primera adopción, tenemos claro que la vida te va trayendo sorpresas, y hasta ahora superan con creces todo lo que imaginábamos, está claro que no hay que tener nada preconcebido e ir viéndolas venir. Si nuestra segunda asignación no es una Eva será un Alex, le seguimos esperando con toda la ilusión.
    Ver como superan todo y se rien constantemente es todo lo que necesito para ser feliz, y sino que nos lo digan a todos los que somos padres, no?
    Marta

    ResponderEliminar
  19. Hola.
    Soy madre de un niño que nos entregaron con tres años y medio. Hubo un alucine inicial, que no fue de un rato, sino de varios días... y sí, dudé, pero creo en el destino y creerme si os digo que no se equivoca. No fue por el sexo, sino por la edad. Una vez lo asumí fui la persona más feliz, y mi felicidad ha ido aumentando día a día.
    Una cosa tenéis que tener clara, si no han aceptado la asignación quizás sea lo mejor para el niño. Los niños saben si son padres que los quieren o padres resignados, todos los niños, sean de la edad que sean o del sexo que sean necesitan ser queridos, adorados, mimados y sobre todo aceptados.

    ResponderEliminar
  20. Hola:
    Tenemos que pensar que son muy pocos los casos así, pero muy dolorosos. Cuando uno decide seguir adelante en un proceso de adopción sabe (o debería saber) que uno adopta una historia, una trayectoria familiar, una carga genética, un abandono y miles de cosas más aunque el bebé sea de pocos meses. Uno tiene que aceptar que esto es inherente a la adopción al igual que cuando te embarazas apuestas ciegamente por lo que pueda venir. Puedo entender las renuncias ante situaciones de discapacidad o enfermedad que muchas personas no son capaces de asumir, de atender o de entender pero no puedo nunca comprender que el motivo sea la edad o el sexo, cuando además hablamos de diferencias mínimas, no es que esperes un bebe y te asignen un niño de 16 años. Demuestra una inmadurez y un egoismo difíciles de justificar.
    Lo siento pequeñin, si pudiera te ayudaría, te traería a mis casa inmediatamente al igual que harían muchas otras familias, no podemos no es así de sencillo, pero seguro que encontrarás alguien maduro, responsable y amoroso que te ayude a CRECER y a vivir en paz.
    Pepe, Cádiz

    ResponderEliminar
  21. Pienso como tú. Es de una tristeza infinita saber que un niño es rechazado y aunque sea un solo caso entre cien, hay que seguir hasta que no haya ninguno, concienciando a las personas que piensan en formar o ampliar la familia mediante la adopción, que un hijo es para siempre y que no es un objeto con "certificado de garantía y derecho a devolución". Hay que trabajar mucho el proceso pre-adoptivo. De todos modos más vale ahora que más tarde, que también ha ocurrido desgraciadamente en alguna ocasión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Cada vez estoy más convencida de que los CI se entregan con excesica ligereza. Y lo peor de todo es que en general todo el mundo siente que tiene absoluto derecho a tener su CI.
    Mi pregunta es: ¿a esta familia le han retirado el CI o tendrán una nueva asignación? Yo no tendría pena ninguna en retirarles el CI para esta adopción y para cualquiera que pudiesen intentar en el futuro.
    Roberto, yo te seguiré leyendo.
    Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
  23. Como siempre te seguiré leyendo. y creo que sí hay que contar éstos casos.
    La larga espera que llevo ha hecho que resetee mi mente en muchas ocasiones y continuaré haciéndolo.
    al principio, casi todos pensamos que será una niña, la mayoría pide de 0 a 3 años. Mi Ci es para un menor de 3 a 5 años.
    Después empecé a pensar que aunque fuera mayor, o menor, me era igual. Sólo quiero a mi hij@.
    Empecé a comprar alguna cosilla (todas están guardadas)pensando en femenino. Un día una amiga me dijo ¿y si es niño?. Mi respuesta fue "no suelen asignar niños" (estoy hablando de hace 4 años y medio (monoparental). Y ya me ves desde hace años con nombre de niño elegido y pensando en combinar el rosa con el azul sea niño o niña. Lo que quiero es que venga YA!. No me importa su sexo, ni su edad ni nada de nada. Solo quiero tenerl@ en mis brazos. Seguro, seguro que para nada se parecerá en lo que (ilusos de nosotros), creemos que serán nuestr@s hij@s. Serán ELLOS y NADA MÁS QUE ELLOS con su propia personalidad .
    Si pudiera haría las maletas e iría a buscarlo esté donde esté a este niño. Seguro que tendrá una familia que de verdad lo quiera.
    Roberto, sigue escribiendo que leerte siempre nos reconforta aunque sean noticias que no nos gusten.
    Un gran gran abrazo.
    Mª Elena

    ResponderEliminar
  24. Ahora, mientras tiemblo, vuelve a mí el recuerdo de aquel escrito que tuve que firmar a sabiendas de que renunciaba a aquel futuro hijo o hija que como un año después me podría haber sido asignado. Para mí, entonces, no habia apenas ningún razonamiento válido, ni siquiera esos que certeramente me comentó la Jefa del Departamento ante la que firmé aquel escrito. Yo, que ya era madre de una preciosa peque de ojos rasgados que ilumina mis dias, no podía dejar de pensar en una segunda posibilidad rota por un hogar más roto aún. Incluso le pregunté en intentar seguir por la vía monoparental y claro, aquel camino era imposible. Salí de aquel despacho como pude, mientras aquella mujer intentaba hacer casi más las veces de amiga que de funcionaria. Después, cuando para "argumentarme" mil razones pensaba en otro hogar en el que mi futuro hijo/a pensado estaría mucho mejor, sentía en que ese digamos alivio se desvanecía pronto por mi tristeza. Por eso ahora, cuando leo con pesar el rechazo de asignaciones por diferencia de sexo o edad, no consigo comprender que exista un mínimo razonamiento que se aferre al corazón de unos "padres" que pusieron una especie de prototipo prefijado al nacimiento de su futuro hijo/a. Y siento que sigue habiendo grandes fallos por aquí y allá, que dificilmente podrán ser corregidos, porque nacen tal vez del hecho de no tener la certeza de saber qué es ésto de ser padres de adopción. "Los hijos del corazón", son hijos sin más, no son clichés a medida propia. No sé qué piensan unos padres que renuncian a un hijo por sexo o edad, pero intuyo que tal vez no creyeron demasiado en ellos mismos como padres y simplemente se lanzaron a una especie de "aventura", sin saber que lo maravilloso de la adopción, al igual que del nacimiento propio, es el regalo recibido sin ninguna etiqueta más que el amor.
    Un abrazo
    May...mamá de Nieves Jian

    ResponderEliminar
  25. Reitero las gracias por vuestros comentarios que ya he publicado en la siguiente entrada.
    El blog, cuando se llena de comentarios es cuando realmente vale.
    Aprovecho del último comentario de May para robar una frase:

    "Y siento que sigue habiendo grandes fallos por aquí y allá, que
    dificilmente podrán ser corregidos, porque nacen
    tal vez del hecho de no tener la certeza de saber qué es ésto de ser
    padres de adopción."

    Nunca mejor dicho, ni mejor resumido, en la diana perfecta.
    Aunque sea difícil de admitir, o no, hay tanto de imperfecto en el ser
    humano y en las cosas que hace, también en las más bonitas, que hay
    que asumir un cierto porcentaje de fallos, siempre.
    Esto no quiere decir que haya que resignarse, TODO lo contrario.
    El hecho de presuponer cierta debilidad de fondo tiene que empujarnos
    a un mayor esfuerzo, si no los pocos casos, se transformarían en
    multitud.
    Pero al mismo tiempo me molesta, o algo más, cierta demagogia, cinismo
    y simplería de los que pretenden haberlo entendido todo o se sienten
    por encima del bien y del mal, y creen, sólo por hacer un ejemplo :-)
    que la solución del problema pasa por poner trabas a la adopción
    internacional o en quitarle valor puntando los focos sólo en los
    problemas.
    Peligrosa unión la de la existencia de ciertas pocas familias
    defectuosas y de otros elementos con poder decisional, y por último
    de iluminados comentarista en los medios de comunicación.
    Un coctel realmente explosivo..

    Gracias por seguir Adoplanda, a todos, me regaláis mucha felicidad

    abrazos
    Roberto

    ResponderEliminar
  26. hola roberto
    aunque te leo de vez en cuando no dejaré de leerte por tu opinión porque ademas pienso que tienes mas razon que un santo
    por desagracia conozco dos casos de niñ@s que "no han cumplido las expectativas que sus padres esperaban" y a pesar de que están en España con ellos veo la frialdad con los que los tratan y me duele en el alma
    porque yo, madre mia, veo su indiferencia y me duele en el alma. me duele que con mi hija se hayan desvivido y que con los suy@s no les hagan ni puñetero caso y yo me pregunto ¿estos que esperaban? unos esperaban una niña para hacerle coletitas y ponerle modelitos caros; los otros a pesar de ser cincuentones un bebé. y como no son lo que querían pues no renunciaron a la asignacion estoy segura por el qué diran les es igual que sus hij@s tengan problemas que no porque con ellos es como si no fuera la cosa
    y creedme amigos es superduro ver casos asi
    a mi que me queddan todavia 2 largos años de espera por lo menos firmaría ahora mismo
    pero bueno
    ojala tus palabras sirvan a futuros padres que no estén seguros a meditar y ser responsables.

    yo pensaba que eso no podría pasar pero de verdad que pasa
    un saludo

    ResponderEliminar
  27. Roberto, mi total apoyo .
    No se puede jugar con nuestros hijos . Siento impotencia, de no poder hacer nada ,y mucha tristeza, y espero de todo corazón que el niño o la niña tengan pronto otros unos padres que le amen con mayusculas.De todas maneras la adopción no es sólo corazòn e ilusión, tambien es información,saber que el niño necesita su tiempo,su ritmo,que si es mayor, más tarde lo sería, no se va a quedar siempre pequeñito, y que su llegada no es el final del viaje, sino el principio del maravilloso viaje.

    ResponderEliminar
  28. Hola Roberto.
    Sabias palabras desde luego. Espero que no sirvan para dejar de leerte, sino para hacer reflexionar a algunas familias a las que puedas haberle planteado una situación real, que tal vez no hubieran valorado.

    Un abrazo de unos papás de un nene chini que es la alegría de nuestras vidas cada día.

    ResponderEliminar
  29. Yo no te dejaré de leer...sino todo lo contrario...Es importantísimo que haya alguien que hable así de claro...
    Y yo apunto...otro tirón de orejas para las administraciones dictatoriales que...sólo ven números y papeles...y deniegan padres y madres a hijos porque no se acomodan a la edad de su CI...no me parece ético, cuando se ha hecho hasta hace poco...¿qué hay de esas criaturas denegadas por un funcionario o político de turno...qué será de su futuro...la volverán a asignar...cuándo...cuando hayan pasado más años?...Creo que ese es otro NO indignante...no se puede ser más papista que el papa...

    Yo

    ResponderEliminar
  30. Hola Roberto, no se si perderás algún lector, pero desde ahora mismo acabas de ganarte una nueva.
    Desde hace tiempo me sonaba tu nombre y hoy acabo de descubrir tu blog.
    Desde aquí te doy las gracias por tus palabras ya que serían las mismas que las mias.
    Como somos humanos y nadie es perfecto mejor sería que las personas capaces de rechazar un niño no se metan en esto si no están seguros de amar a cualquiera de ellos.
    Los niños son niños, todos por igual, nadie puede escojer, ni adoptivos ni biológicos, no exite ese derecho, afortunadamente.
    Muchas gracia por plasmar tus pensamientos sobre este delicado tema y sobre todo GRACIAS de parte de tantos de estos niños, como mis hijos por ejemplos, a los que adoptamos con 3, 7 y 9 años y que ya tienen 7, 18 y 21, y fue en los tres casos lo mas maravilloso de este mundo, ojalá pudiésemos revivir esos momentos de nuevo!!! el otro día me comentaba el mayor de mis hijos que chateando con una amiga, una niña que fue adoptada a la vez que ellos y en el mismo lugar, por otra familia española y que fue abandonada por ellos en España al poco de llegar y de nuevo adoptada por otra familia, que "que suerte habían tenido" mi hijo, que es un inocentón de la vida, le contestó " sí, ¿pooor?" a lo que esta chica, con 19a años ya, le dijo, "pues por la familia que os tocó" ... en fin... así es la vida, pero por favor, quien no sepa AMAR A CUALQUIER NIÑO MEJOR QUE SE LO PIENSE MUCHO...
    Un abrazo, Pilar (madre de 4, una bio y tres adopt. )

    ResponderEliminar
  31. Por cierto, (soy la Pilar de antes) quería aclarar que en las adopciones de nuestros hijos nuestro CI era para uno ó dos menores de 0 a 4 años, por lo cual que un primer lugar se nos denegó a los niños (tenían 7 y 9 y eran hermanos bio entre si) por aquel entonces nosotros dos teníamos 33 años cada uno y aceptamos tras pensarlo tan solo una hora, y eso que para mas inri nos se equivocaron al decirnos por teléfono las edades y nos dijeron que tenía 9 y 11 años, a eso fue a lo que dijimos SI, después nos aclararon que tenían 7 y 9. Cuando fuimos a por ellos eran dos criaturas maravillosas, felices, sonrientes y confiadas, que nos llamaron papa y mama desde el minuto cero y que han crecido como cualquier otro niño con nosotros, no somos los mejores padres del mundo, seguro que hemos cometido muchos errores en su educació pero lo que nunca ha cabido duda es de que eran NUESTROS PARA SIEMPRE, fuesen como fuesen y pasase lo que pasase, jamás les abandonaríamos!
    La niña también llegó por "sopresa" nuestro CI también esta vez era de 0 a 4, nosotros teníamos 41 recién cumplidos y 41 para cumplirlos durante la adopción, y entonces nos llego ella, la niña mas feliz de toda China, con sus 3 añitos recién cumplidos, ¡era nuestra!, el mayor regalo que nos podría haber dado la vida!
    perdón por mis faltas, espero que se me entienda, voy a toda mecha! jeje
    pilar

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China