jueves, 25 de febrero de 2010

Mañana de aeropuerto

Todas las familias han salido ya, destino hacia sus hijos ;-)
Destino a China.
Hemos vivido un principio de semana tenso, por que empezó Lufthansa con la huelga de sus pilotos, y siguió Francia con la de los controladores, que sigue.
Teníamos familias en las dos compañías.
Para evitar problemas, no hemos ahorrado gestiones, trámites y esta mañana también en el aeropuerto, pero al final todos han salido. Bien!!
Yo me quedo con las miradas de todos en los últimos momentos, justo después de sacar las cartas de embarque, un minuto antes de pasar control de pasaportes.
Ojos brillantes, manos nerviosas, sonrisas enormes y abrazos!
Ya no falta de verdad nada.
Y lamento de no poder ir con ellos, también esta vez, y poder vivir, una vez más compartir, la emoción de ese sueño que se hace realidad, después de que hace demasiados años se transformase de proceso de idoneidad a papeles, a fecha de registro.
El tiempo que parecía poder dilatarse al infinito, ahora, en el aeropuerto, de repente se hace pequeñito, como una camiseta de lana lavada a 90 grados, cómo una goma estirada cuyos dos cabos vuelven de repente a su punto inicial.
Ya queda tiempo solo para disfrutar, y seguir sintiendo el cosquilleo de ciertos miedos y dudas, que algunos expresan aparatosamente y otros ocultan cómo pueden, también a si mismos...
No nos libraremos nunca de ese juego constante entre la felicidad al estado puro que dura, a veces, un segundo, y las preocupaciones, el nerviosismo, el cansancio, la tensión permanente hacia lo mejor posible, ese mejor que nace de plantearse dudas y resolverlas positivamente, lo mejor que podamos.
Pero esos segundos de felicidad valen como mil kilos de oro, en un hipotético cálculo para valorar si merece la pena o no sufrir tanto, sufrir tanta espera...

Hay cosas que te lo dicen. Cientos de momentos me lo cuentan.
Me dicen que sí.
Merece la pena.

Tengo el privilegio de poder vivir y revivir momentos como los de la salida de las familias (y todo el estupendo trabajo hecho juntos, para llegar hasta allí), por no hablar de la estancia en China con ellas, y después la vuelta (que ya se hace mucho menos, respecto a los encuentros de llegada al aeropuerto de hace 5 o 6 años... qué emocionantes y maravillosos follones se montaban entonces :-) y después recibir fotos, mensajes, encontrarse, verse en Facebook, en la oficina, en la calle, por teléfono...
Por cierto, que si os animáis a entrar en Facebook buscadme, que en esa plaza de pueblo que es Facebook, ni más ni menos ;-) nos podemos contar muchas cosas y es un sistema fácil de estar al día, de saber lo que se hace, de ver a los peques crecer, de contarnos las arrugas los papás ;-)))

En fin, que también esta mañana han salido hacia China unas cuantas familias. En su expresión no estaban los casi 5 años de espera, no.
Estaba la alegría y la emoción del viaje, las horas casi que faltaban para abrazar a sus niñas y niños.
La rueda de la percepción del tiempo revoluciona en nuestra cabeza a velocidad variable.
Cuando llega el momento de cambiar de escenario, el telón se ha cerrado sobre el drama anterior, casi todo se olvida, y se sigue andando, y a buen paso :-)

martes, 23 de febrero de 2010

Hijos hiperprotegidos, padres exhaustos

Leo en el Blog de Jose y Mari Carmen el artículo

Hijos hiperprotegidos, padres exhaustos

Y se me ocurre a bote pronto este comentario, lo quería dejar allí pero cómo no se puede :-) aquí lo dejo.

Me parece que el artículo empieza bien y acaba mal... en el fondo lo que dice al principio lo contradice después. No se puede defender por un lado la autonomía, la asunción de riesgos y echar al final la culpa al ogro internet lleno de sexo y de peligros terribles.
En la calle, donde pasaba horas de mi vida infantil y juvenil /cuanto tiempo ha pasado :-))  había también peligros de ese tipo, y mucho más reales y tangibles.
Hoy se han trasladado a la pantalla, son menos peligrosos, mucho menos, basta con estar un poco atentos.
Hay un desfase entre pretender recuperar algo de lo antiguo y la incapacidad de tomar las medidas de las dinámicas de un futuro que es ya presente.
Buena la idea inicial, pero débil y contradictora la conclusión.

Muchas gracias Jose y Carmen por difundir este artículo que es, de todas formas, muy interesante.

viernes, 19 de febrero de 2010

Las cosas son... según se mire.

Aunque pueda parecer confortable la idea de que la realidad es una y que frente al muro de la realidad no hay nada que hacer, nada que no sea rompernos la cabeza si no queremos aceptarla, en realidad :-) valga la redundante contradicción, no es así.
Si somos capaces de mirar las cosas en frío, sobre todo observando la evolución de las mismas, no sólo la apariencia del momento, si no el como se han desarrollado los acontecimientos, y más si tenemos a alguien que nos eche un cable desde fuera, no del todo implicado en el asunto, descubriremos cuanto han influido en ese desarrollo nuestras actitudes, nuestros pequeños a veces imperceptibles gestos, nuestra pereza, nuestro orgullo, nuestra desidia, nuestras pocas ganas de reaccionar, de buscar otra salida diferente a la más fácil, que es siempre fácil al principio, pero no lo es casi nunca a la larga, cuando los errores o la falta de energía en tomar la decisión apropiada, acaban enquistando el problema, haciendo enormemente complicada una solución, una mejor salida, o una evolución diferente.

Esta descripción muy genérica, encaja bien en ciertas relaciones entre padres e hijos: las que han ido al traste, así como entre personas que en algún momento han llegado a quererse y que por "como van las cosas" acaban olvidando del todo los motivos de ese querer, que un día fueron tan importantes.

Las mismas personas ¿se transforman con el tiempo?
¿Los demás acaban estropeándose?
¿somos nosotros que cambiamos?
¿son diferentes las circunstancias?

¿O de todo un poco?

He recibido una carta, hace unos meses, en la que un amigo me contaba la difícil relación con uno de sus hijos que, cuando nos frecuentábamos más a menudo, era, como cualquier hijo, la luz de sus ojos.
La Carta está escrita a mano, es muy larga, la resumiré aquí en una próxima entrada, lo mejor que pueda, intentando evitar detalles que identificarían con demasiada precisión las personas a las que me refiero.
No sé si son lectores de este blog, la verdad que lo dudo, pero nunca se sabe las vueltas que dan estas palabras escritas y lanzadas hacia un espacio donde, potencialmente y sencillamente pueden acceder muchos cientos de millones de personas.

Iré trabajando en ello.

Esta noche acabo de aterrizar en Cagliari, de visita a mi padre. Estoy un poco cansado.
Las peques y la mamá no han podido acompañarme.
Es una sensación extraña, la que pruebo ahora mismo, entre estas paredes silenciosas, entre las que he vivido más de veinte años, y que a esta hora parecen tan cariñosas y tan silenciosas.
Un silencio tan intenso que silban los oídos.
Los recuerdos, los que ya no están, estaría a punto de decir los fantasmas, mueven el aire imperceptiblemente.
Dudo entre irme a la cama o prestar atención a las señales que salen de algún lugar, sobre todo de mi misma cabeza, evidentemente.

felices sueños

lunes, 15 de febrero de 2010

¿donde está mi bebé de China? :-)

¿donde está mi bebé de China?
Entre la risa y la nostalgia nos lo preguntamos, por triplicado, María y yo, y se lo preguntamos, entre sonrisas y  cariñosos reproches, cariñosos es un decir :-)) especialmente a la mayor que ya está en esa fase de tirar la cuerda y tirarla, y tirarla y...

Una lindeza de esta tarde, en la mesa:
"cuando tengas 80 años... bueno si es que llegas, algunos ancianos no llegan...a lo mejor no llegas... jajajajajaja..."

Con su madre nos miramos y nos lanzamos sonrisas congeladas, nos comunicamos con la mirada esa pregunta que hace de título a este post, un poco nos vamos preparando para lo peor que todavía queda por llegar.
Por que ahora hay retornos a esa necesidad de cariño, de besos, de protección y de abrazos, hay retornos en los que te coge por la mano y te va contando cosas, pidiendo tu consejo y ayuda, mirándote con esa confianza de niña que todavía sigue siendo. Estos retornos son frecuentes.

Poco a poco aumentarán las distancias entre reconciliaciones, mientras crecerán los motivos para enfadarse, de esos enfados que es difícil parar y digerir, y hacerlo con equilibrio, que no sea permitirle todo chantaje emocional, pero tampoco alimentar desgarros.
Aguantar y aguantar, ejerciendo de padres y no rendirse a la tentación de conceder todo, para encontrarse después con que eso es todavía peor y consigue, ni más ni menos, el efecto contrario al deseado.

Provocar por el gusto de provocar, desafiar para demostrar quien es ella.

La hermana una vez la sigue y otra no puede, por que no llega a entender hasta ese punto la dinámica de la confrontación, sobre todo cuando la energía destructora acaba atacando también a ella.
Entonces pregunta ¿qué le pasa a Paloma?

Le pasa que es ya un poco adolescente, y lo que quiere es que la odiemos, nos quiere provocar para ver hasta qué punto puede llegar. Quiere probar su fuerza y la nuestra.

¿por eso la has mandado a la habitación?

Sí, por que se había pasado 7 pueblos.

El entrenamiento ha empezado, es una carrera de fondo que acabará dentro de unos cuantos muchos años, si es que llegamos, como bien evoca para exorcizar el miedo mi querida mayorzona.

El tiempo no perdona, el tiempo lo cura todo, el tiempo es un precipicio y un colchón que amortigua las caídas.

:-))

jueves, 11 de febrero de 2010

Cuando todos están contentos, empieza a preocuparte

Es así, y en el hilo de lo escrito ayer.
Gracias por los comentarios, lo he repetido muchas veces, son el alma de un blog, especialmente de Adoplandia.

Justamente esas diferencias que nos caracterizan, nos llevan a tener opiniones diferentes.
No hay que ponerse como objetivo final el de recibir el aplauso de todos, para recibirlos tendríamos que estar en una posición necesariamente superficial.
Buscar el equilibrio y el sentido común, eso sí.
El equilibrio, aunque nunca se logre plenamente, también es una posición, no hay que olvidarlo, una posición que no agradecen los extremistas :-))

Sobre La Voz de los Adoptados, no podemos olvidar que quién la compone podrían ser dentro de un tiempo nuestros mismos hijos, y que quien habla son adoptados que viven y han vivido lo que cuentan, y por lo que luchan. Se merecen el más absoluto respeto.
Bienvenida sea una asociación de hijos adoptados.
No creo que La voz de los adoptados pretenda, a pesar del nombre, colgarse la medalla de Voz Oficial de todos, sería una presunción irresponsable, pero sin duda es una voz que hay que escuchar con gran atención.
Una asociación así ha sido y será muy útil a muchas personas.
Basta con ver los mensajes y comentarios en su web, en el blog, en Facebook, para darnos cuenta de que aunque algunas de sus posiciones nos dejen ciertas dudas o no la compartamos o no nos entusiasmen, a mi tampoco, son claramente compartidas por muchísimas personas. No se puede obviar.
Que cojee, digamos, hacia una visión un pelín pesimista, muy dada a ver especialmente el dolor, el sufrimiento, las dudas, los traumas... o que así parezca, quizás depende de la naturaleza misma de esa necesidad que ha empujado el nacimiento de la asociación, y de muchas asociaciones, también de padres adoptantes: reunirse para darse fuerza y enfrentarse a problemas y retos comunes juntando energías y experiencias.
Claro que no gusta, a mi también me pasa, cuando sólo se pinta la cara de la adopción como una fuente de dolor y sufrimiento. NO me gusta nada, y seguramente no refleja más que una parte de la realidad.
Sobre todo insistiría en el hecho que a menudo hay y se fomenta una gran confusión en el lector o oyente ajeno a la experiencia en primera persona: no es la adopción la parte negativa, es lo que lleva a la adopción, el abandono, la idea de algo que no funcionó, las dudas.
Pero, aunque sea una parte, esa parte es real, así como la otra parte, que desde mi punto de vista en los últimos años se olvida demasiado, y defiendo que NO hay que olvidarla nunca!!
Es una de las razones de este humilde blog. De casi cada entrada.
Los hijos adoptados, algunos ¿pocos? ¿la mayoría? son tan felices como cualquier niño, tan serenos, tan poco traumatizados, tan poco necesitados de ayuda especial, más allá de la que todos necesitamos en algún momento de nuestra vida.

De mis tres hijas puedo decir que siendo pequeñas son niñas felices y serenas, que viven el hecho de ser adoptadas con la naturaleza más grande, y que la mayor, que ya está en fase preadolescente, hace todas las bromas del mundo sobre que somos su sexta mamá o sus octavo padre... pero que si le regalamos eso :-)) o le permitimos lo otro ;-))) nos concederá una subida de categoría :-))))))))))))))

Poder reírse, hasta hacer ironía de estos tema creo que es una señal enormemente positiva, sana.
Hemos hablado siempre muy claro y tienen el carácter que tienen.
No hay que olvidar de que hoy se habla mucho más sencillamente y directamente de todo, de lo que un tiempo se escondía, siempre o casi siempre...  tabú que hoy se han roto.
Y se habla por que hay tanta adopción, y es una bendición ver por la calle, por las escuelas, por los parque y por las universidades tantos y tantos niños adoptados.
Un valor de esta sociedad.

Lo bueno es descubrir que otros han pasado por el mismo trance y que lo han superado.
Lo bueno es saber que no podemos cruzar el mundo sin problemas, pero que el problema no es un agujero negro que lo engulle todo, los problemas se resuelven y mientras, además, se vive y se sigue disfrutando de otras mil cosas.
Lo bueno es descubrir que la fuente de la verdad no es nunca una sola y que existe una cosa y el exacto contrario.
He escuchado entrevista, leído libros, hablado con adoptados que se plantean preguntas, sin dudar de lo cierto, que pueden buscar en el pasado, sin estropearse lo que han vivido, ni el presente y tampoco el futuro.

No sé ver el futuro. Puedo imaginarlo o esperar que sea lo que vislumbro.
Ojalá sigan siendo igual de enteras siempre y no se rompan nunca, mi hijas. Es probable que en algún momento se rompan, pero que sea un poquito, sólo un poquito.
Y sobre todo que sepan recuperarse de los palos que les puedan llegar de otros.
Tengo esperanzas de que sí, para las tres hermanas. Lo espero más por su fortaleza interior, que por lo bien o no tan bien que lo hagamos hecho sus papás.
Aunque creo que mal no lo estamos haciendo :-) Mucho dependerá de ellas mismas.
Las culpas para los papás, los méritos todos para ellas.
El mensaje a mis hijas es el mismo que me doy yo todos los días.
La vida está llena de cosas buenas y no tan buenas, algunas muy malas.
Cultiva con esmero las buenas, para que cuando lleguen las malas no puedan nunca ganar la guerra.
De las batallas no nos libra nadie, pero siempre, siempre busquemos la paz.

La adopción no es una condena, es un abrazo lleno de felicidad y de serenidad.

abrazos
Roberto

miércoles, 10 de febrero de 2010

Especiales, todos!!

La categoría "niños adoptados" no existe, por mucho que los seres humanos necesitemos simplificar las cosas para tener la ilusión de poder cruzar el mundo con la luz encendida, sin riesgo de rompernos la cabeza, buscando a cada paso generalizaciones que nos ayuden a cultivar esa ilusión, creyendo o esperando que la vida se pueda cruzar siempre por caminos bien marcados.


La categoría "niños adoptados" a la que aplicar formulas y protocolo de actuación que lleven a soluciones siempre válidas, no, esa categoría no existe. 


Cuanto más claro y a fondo nos lo metamos en la cabeza, más serenidad, y hasta felicidad podremos transmitir a nuestros hijos. 
Decir: eres único, no significa que no comparta nada con los demás, todo lo contrario. 
Comparten, compartimos muchas cosas, alegrías, frustraciones, emociones, felicidad, historias, experiencias. 


Pero cada uno las disfruta o las sufre de forma especial. 
Un hijo es siempre especial y se merece ser considerado tal, siempre, aunque no lo reclame (cosa que muchos harán, de todas formas).


Abonemos esta idea, en lugar de sembrar la contraria, más fácil, más superficial en definitiva y a la larga más dañina. Que por ser adoptado necesite un trato diferente al que todo ser humano se merece, o hasta que ha sufrido y sufrirá esto y aquello, tendrá consecuencias asi y asá ... puede que sí, puede que no. 
Puede que un día te suelte que ya está bien de tanto rollo...


Cuando se admite la complejidad de una situación, es cuando somos, o podemos ser más capaces de enfrentarnos a ella.
Por que nos esperamos las miles posibles variables que componen la realidad.
Por que estamos preparados, hasta para admitir, llegado el caso, que no tenemos fuerza, capacidad, potencial suficiente para enfrentarnos a ese reto tan complicado y necesitamos ayuda.
Todo se hace más fácil, cuando admites que nada es fácil. 


Pero cuando pretendemos aplicar un teorema fijo, rígido, aparentemente sencillo e iluminante, es cuando más probabilidad tendremos de fallar. De caer en un exceso o en el exacto contrario.


Cada niños es uno y único, y por supuesto: sea adoptado o haya nacido del chichipún de su querida y actual mamá :-)

martes, 9 de febrero de 2010

El secreto de la felicidad




"El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere sino en querer siempre lo que se hace."


(Leon Tolstoi)

La imagen está tomada en el pueblo de Pingyayo, Shanxi, que tuve la suerte de visitar en el último viaje a China, hace un par de semanas.

lunes, 8 de febrero de 2010

Buen comienzo de semana

Pues lo dicho, que sea llena de buenas noticias y de alegría!!

Y si no lo fuera del todo, pues seguro que la próxima será mejor!!

:-))


sábado, 6 de febrero de 2010

Charla con las familias del 3 de abril


Esta mañana nos hemos reunido con las familias a las que estamos organizando el viaje, familias que tenían fecha de registro el 3 de abril 2006 y que saldrán en breve hacia China a buscar a sus peques.

Xinjiang, Jiangsu, Shanghai, Shaanxi, Guangdong, Guizhou las provincias de asignación.

Nunca me preparo un guión, hay temas que se tienen que tratar, y los tengo bien claros, después de quizás 200 charlas dadas :-)  y otros, de los cientos más posibles, que van surgiendo dependiendo de los intereses, preocupaciones, curiosidad y obviamente de las preguntas de los que asisten.

También esta mañana he dedicado bastante tiempo a un tema que es muy importante tener claro y prepararse: el primer encuentro y el estado de salud de los pequeños, su reacciones y las de los papás. Algunas veces los niños están malitos, y cuando coinciden varias situaciones negativas: niños tímidos, poco estimulados, que acaban de pasar una gripe, o descomposiciones, a veces con problemas de piel, bajos de peso, etc. etc. ... es fácil que los papás se asusten, que empiecen a pensar a problemas y patologías más graves, crónicas... que entren en una espiral de angustia muy poco propicia sea a tomar decisiones razonadas, que a trasmitir a estos pequeños la serenidad que necesitan para recuperarse pronto.
A menudo los niños, que están viviendo una situación de estrés terrible, se encierran en si mismos, no responden, se defienden de las enorme tensiones y miedos que les superan, y reaccionan cómo una tortuga frente a un peligro potencial.

Cuanto más bajo es el punto de salida de estos pequeños, más rápida y extraordinaria es la evolución a mejor.
Es fundamental que los papás se enfrenten a estas situaciones, aunque sea difícil, con la cabeza fría y con el apoyo, obviamente, de nosotros. Es también por esto que tenemos un teléfono de urgencia, que cuando hay familias que viajan a buscar sus peques está encendido las 24 horas.
Hoy con skype, por ejemplo y por suerte, podemos estar al teléfono horas sin preocuparnos que la llamada nos cueste más del viaje.

Es muy importante ir preparados. Lo peor es tener que enfrentarse a ciertas situaciones con la sorpresa de lo inesperado. Por suerte, la gran mayoría de las veces este apartado de las charlas no llega a servir, los niños están estupendos desde le primer día.

La información nunca sobra.

viernes, 5 de febrero de 2010

Cambio de imagen en la portada

Pues espero os guste esta novedad, y la forma elegida para representar el terrorífico animal :-)
Cómo sabéis se celebra a partir del 14 de febrero el año nuevo chino.
Nací en 1962, así que mi signo en el zodiaco chino es justamente el  del Tigre.
Gracias  a Steven, que ha creado esta imagen, bien representativa de lo terrible y agresivo que es mi carácter :-)
(y mejor junto al número tres, mis hijas).
Gracias a todos los que me seguís leyendo.
Después de unas semanitas de reflexión, viaje y de recarga, espero poder recuperar el mismo ritmo de entradas de antaño.
Confiamos que las buenas nuevas anunciadas para el año 2010, la fuerza de superación, las conquistas basadas sobre la implicación, el trabajo y la nobleza, se concreten en un bien para todos, y que nos hagan olvidar las enormes dificultades de los últimos dos años.

Cómo siempre, dependerá de nosotros mismos, más que de los influjos de los astros... pero si es verdad que un poco de suerte no viene mal, esperemos que llegue pronto y para todos!!

abrazos

Roberto

China es muy China

Si es verdad que los seres humanos compartimos muchos sentimientos parecidos, es verdad también lo contrario, que la educación y la cultura representan y empujan profundas diferencias entre personas que han vivido, han crecido y se han desenvuelto en lugares lejanos. Es la verdadera riqueza de nuestra especie en este Planeta.
La lejanía no es, o no es sólo un concepto físico de kilómetros o millas de distancia, pero también es eso. 
China no está tan lejos, cuando te enfrentas al viaje con la seguridad de que disfrutarás tanto de la estancia, que cualquier incomodidad merece la pena.
Pero está lejos, y no poco, si valoras las mentalidades y los cientos de pequeños detalles que a cada paso puedes observar, casi a cada esquina, paseando por sus ciudades y sus pueblos. Diferencias que son alimento de ese disfrutar que esperas, de esa constante sorpresa que emociona y da carga positiva a la estancia.
Sólo el respeto de estas diferencia, la curiosidad y el respeto, hacen de un viaje una experiencia memorable.
Y las ganas de repetir cosquillean hasta en el mismo aeropuerto de salida, en ese magnifico contradictorio que se instaura dentro de uno mismo, entre el deseo de abrazar a los tuyos y el buen sabor de boca que te deja el país del que te alejas.
Cuando viajo en los aviones me hipnotiza la pantallita que indica los datos del vuelo, mientras corren los números, se teje en mi cabeza una telaraña de imágenes: hora local en Pekín 10.25 AM, hora local en destino 05.25 PM, millas recurridas 6423, 6425, 6427 ...10.000 metros de altitud, 68 grados bajo cero en el exterior... ciudades cercanas de nombres impronunciables, velocidad de crucero 847 kilómetros... y mientras estos numeritos varían imagino las gentes que vive allí  a bajo, si duermen, trabajan, si los niños se preparan para ir al cole, si están pasando hambre o frío, las dos cosas al mismo tiempo o ninguna. 

Curiosidad, es lo que a veces falta a algunas personas que se desplazan a un lugar del mundo. No se pueden definir viajeros, por que la curiosidad tiene que ser la primera característica de  quién viaja. No sólo la capacidad, si no las ganas de aceptar las diferencias, es otra, básica e irrenunciable.

La belleza sale de las piedras, si uno sabe mirar, cómo una joya de jade desde una roca aparentemente  áspera y bruta. En la foto abajo podéis verlo: el jade se esconde dentro de esas piedras aparentemente insignificantes.

Los mejores momentos son fruto ciertamente de la experiencia y de la preparación, pero también de la paciencia, de la insistencia, de la disponibilidad y de la sorpresa. De la capacidad de sorprenderte, de dejarte sorprender. De la mente abierta.

Arriba, en la foto de las señoras que rodean el carrito, una mamá y nuestra Ling Xiao, en el Templo del Buda Jade de Shanghai, donde hace menos de dos semanas estábamos con las familias que acaban de encontrar a sus peques.

Las señoras hablan entre ellas comentando la adopción de los pequeños "muy guapos" todos, aunque descaradamente se notan sus preferencias hacia uno u otro peque.

Quién ha viajado a China sabe que esto pasa con frecuencia: en un momento te encuentras rodeados de 10 personas que miran, tocan, preguntan, con descaro, sin pudor, sin cortarse un pelo.

Pruebo a imaginar qué pasaría si se encontrara un grupo de 10 familias chinas, por ejemplo en el Paseo de Gracia de Barcelona, con sus carritos llenos de sonrisas de niños locales made in Spain. Muy probablemente no se formaría ningún corro, ni casi nadie preguntaría nada, pero las miradas serían como cuchillos afilados, seguro, empezarían desde lejos, subiendo y bajando como un escaner desde el pelo de la madre a la rueda derecha del carrito y moviéndose después en un barrido de observación falsamente discreta, que se nota y molesta más que esta sincera, espontanea y muy directa curiosidad que nos abraza en China, cuando paseamos con nuestras joyas orientales.

Comentarios

Quería añadir este comentario en su lugar, pero esta mañana parece que se blogspot se resiste a funcionar bien también desde Spain :-)
Bueno, copia y pega


"Gracias a todos por los comentarios y por seguir el blog.
Vista la situación [de la adopción en China] y lo que podría pasar, creo que las noticias no son malas, desde hace años es un proceso de reducción constante, que quieran seguir igual un año más es buena noticia. El abanico de entre 300/500 niños asignados al mes es muy amplio, depende de los expedientes que lleguen desde las provincias. Ese País es tan inmenso que todo es posible, el mes pasado hasta tuvimos una asignación de la Provincia de Xinjiang!!"

martes, 2 de febrero de 2010

acabo de volver de China

Expresaba en el anterior post el deseo de escribir desde China, y la verdad es que esa era la intención.
No ha sido posible por que desde allí no se podía acceder a blogspot. Al correo de Google sí, pero a muchos de los servicios del Todopoderoso gugle, no.
Ni a los documentos compartidos de Google Docs (por lo menos algunos días, a veces sí y a veces no), ni a los Blogs, ni a Facebook, ni a varias páginas a las que me conecto con frecuencia.
Es una sensación rara, de puedo y no puedo... los cortes son a menudo totales, pero a veces cambias de provincia, o simplemente de Hotel y las cosas también cambian. Se abre una puerta y se cierra otra que funcionaba dos horas antes, 600 kilómetros lejos.
China es especial.
En todo los sentidos, en los buenos y en los malos.

Ayer volvía por la noche, el jet lag parece que vaya mejor que a la ida.
Normalmente, la verdad, tampoco a la ida me afectaba mucho. Con aguantar sin dormir hasta la noche de la llegada, pasada la primera ya cogía el ritmo.
Esta vez, será que me estoy haciendo viejo... los primeros 3 días lo he notado mucho.

Cuando llego a China me pasan todos los males. Disfruto cada segundo y tengo una poderosa propensión a comprender y aceptar, a justificar y racionalizar lo que allí pasa.
Será que me encanta la comida picante :-)
Después de varios viajes en los que las obligaciones laborales restringían el circuito casi sólo a Pekín, Cantón y Shanghai (y las otras visitas eran avión, reuniones, hoteles, comidas y más reuniones) esta vez he podido añadir dos etapas a Pingyao y Xi'an, donde nunca había estado y que me han devuelto una China que ya es otro mundo respecto a las citadas capitales.
Una vez más en lo bueno y en lo "malo".

Sobre el tema adopción en este 2010 el  Centro Chino tiene la intención de mantener un ritmo de entre 300/500 asignaciones al mes, por un total que será cercano a las casi 5000 adopciones del 2009.
La mitad larga de estas asignaciones han sido de niños con necesidades especiales.
Y es probable que en 2010 crezca la proporción a favor del "pasaje verde".
De hecho cuando en la web del Centro Chino se publican los expedientes de niños adoptables con necesidades especiales, es casi una carrera. Las Ecais tienen acceso a ese apartado cerrado de la web del CCAA y más de una vez han tenido menos de 48 horas para dar una respuesta a los ofrecimientos, pena perder el expediente a favor de otra Agencia.

Insisten en que los orfanatos están llenos de niños sí, pero niños sanos y pequeños, no.
Lo que sí me creo es que la adopción interna ha crecido muchísimo.

El tema de cerrar la adopción internacional no se plantea. No tendría sentido esta medida, cuando por cada 100 nuevas solicitudes, hay 100 bajas de familias que por las más varias razones renuncian y solicitan el cierre del expediente.
Por lo que la lista de espera, que supera los 15.000 expedientes, va poco a poco reduciéndose.

En definitiva ninguna nueva, buena nueva.
El nuevo director, que de momento sigue con rango oficial de Vice-director (en breve ya podrá imprimir la tarjeta de Director General) va haciéndose al trabajo, pero no se prevé ningún cambio especial.
Todos los que tienes expedientes serán asignados, poco a poco.

Resumiendo estas son las cosas que se pueden contar.
Tendré mucho más que contar del lado de estancia en China, de los proyectos que tenemos en Shui viajes para los viajes de regreso, o cómo decidamos llamarlos.
La verdad que en este aspecto hay alguna alegría más.
Viaje de regreso, pero también viajes de acercamiento: hay alguna familia que ha decidido viajar a China antes de una asignación que puede tardar todavía mucho en llegar.
Lo cierto es que hay lugares tan extraordinarios en este País y que no podrán visitarse cuando se viaje para buscar a los peques que merece la pena, si se puede, plantearse esta opción.

Cuando viajas a buscar a los peques, el viaje es otra cosa.
Son otros ritmos, otras necesidades, hay limitaciones obvias y necesidades que se imponen sobre los deseos de conocer, descubrir, visitar y algunas familias han bien pensado que si viajan a China antes, después vivirán con más serenidad esas limitaciones.
Y nosotros encantados de organizarles el viaje ;-)) claro!

Feliz años nuevo!
Año del tigre

y de nuevo desde aquí
abrazos,

Roberto

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China