viernes, 31 de agosto de 2007

Septiembre


Es un mes especial.
De días que se acortan y de luz mágica.

A pesar de que el verano no ha acabado, tengo la sensación de que sí.
Faltan todavía un par de semanas para que las peques empiecen la escuela, pero es cómo si no faltara nada.
El calor sigue apretando, pero el mar está ya lejano.

¿Cómo puede cambiar tanto la percepción del tiempo según nuestro estado de ánimo?

La tensión transforma las horas en minutos o, al contrario, los segundos en momentos interminables.
Con un poco de entrenamiento podemos modificar extraordinariamente nuestra percepción del tiempo.
Y sufrir menos.

Cuando algo me agobia por que no llega, corto por lo sano, me dedico a otra cosa.
Cuando tengo el tiempo muy justo para acabar algo, y la tensión para terminarla llega a sobreponerse a mi concentración con la tiritera del no llegaré, no llegaré... me paro y hago, por unos minutos, una cosa que no tiene nada que ver.
Vuelvo y acabo.

A veces, casi siempre, creemos de estar al límite no por que realmente lo estamos, si no por que no somos capaces de pensar en otra cosa.

Por cuanto importante y fundamental sea "esa cosa" no será nunca la única.
Lo complicado en estos caso no es detectar el error de actuación, si no ser capaces de corregirlo.

martes, 28 de agosto de 2007

A una familia que duda...

La Madeja enredada

Allá el futuro os espera, un futuro hecho de mil esperanzas, con la mirada asustada de un niño, que el destino, o alguien por él, os ha regalado.
No rechacéis el regalo.

Estáis atónitos frente a una foto: ojos rasgados, inocentes, listos, ojos de niño.
Y mil y una duda, injustificadas todas, están sumergiendo la esperada alegría.

Mereceros esa alegría, quitando de una vez de vuestros corazones nieblas y tempestades.
Quitad las piedras de vuestros bolsillos y volved a emerger.

El hilo rosa ha cambiado de color, se ha tinto de azul, pero ese color inesperado no es una
puerta que se cierra: es un nuevo panorama. Quizás hasta más bonito o igual de bonito.
Hay que aprender a mirarlo, si nuestros ojos no se habían preparado a ello.

Hay que aprender a apreciarlo andando por él.
Si nos habíamos cerrado ese camino, fue sin motivo, ya que ese camino existe.

No cerréis la ventana o volved a abrirla rápidamente y mirad con vuestros nuevos ojos, lo que el destino os ha regalado.
La vida es mucho más grande que el color de un hilo.

Un hijo es una sorpresa que no dejará de llenaros de sonrisas y lágrimas, y no a pesar de, si no por qué existe y decidíste quererlo.

Recuperad la cordura, las ilusiones, las esperanzas.
La responsabilidad que a todos los padres nos requiere y nos obliga la decisión de serlo, que en un día tomamos.
Podremos olvidar pronto un momento de duda.
Podremos sonreír de unas lágrimas de sorpresa.
Pero nunca podremos perdonarnos un paso definitivo hacia atrás.

La vida es mucho más grande que el color de un hilo.
Coged el hilo de esa madeja que nunca ha estado verdaderamente enredada.

domingo, 26 de agosto de 2007

Hogar dulce hogar

Las vacaciones son preciosas, y la vuelta a casa también.
A pesar de que el trabajo asoma, en el horizonte a menos de un día, con toda su invasora presencia.

En realidad hay trabajos que nunca te dejan alejar demasiado, físicamente a lo mejor sí, pero poco más que eso.

Bueno, ya he filosofado bastante ayer, cómo para seguir en la misma tónica.
Además para reflexiones acabo de pasear por En busca de un sueño... el blog de Manu y Xelo y os aconsejo de no perder la entrada del 27 de julio: As de Corazones, es decir el corto que enlazan de Silvia González Laà: simplemente precioso!

Llegar, deshacer maletas, salir un ratito con las peques, compra y lucha para que accedan a meterse en la cama.
Con el comienzo del cole las cosas, y los horarios, se ajustarán solitos. Sin grandes tragedias.

V. empieza primaria y B. empieza P3 en la misma escuela de las hermanas.

Nunca olvidaré el primer día de primaria de P.
Quizás lo haya comentado ya en este mismo blog, no recuerdo, da igual, si así fuera lo repito.

Estábamos todos: papás y niños en el patio de la escuela. Los maestros acaban de leer en voz alta los nombres de los alumnos que formarían las nuevas clases.
La mayoría de los niños ya se conocían desde hace un par de años, por que habían pasado la guardería juntos.
Era un grupo muy bonito, los niños se querían mucho, las maestras geniales, en fin, bien.

Eso no quitaba emoción al asunto.
Los niños se miraban después de vacaciones, cambiados, con unos centímetros añadidos, pero sobre todo con millones de nuevas neuronas conectadas.

Se respiraban y bailaban en el aire las partículas de las grandes ocasiones, empezaba una nueva etapa de su vida y la mayoría se daba perfectamente cuenta de todo, bueno, de casi todo.
Mi querida P. entre ellos.

Me acerqué a darle un abrazo, era uno de aquellos momentos en los que el amor hacia tus hijos es como un enorme peso que te envuelve, pero que en lugar de aplastarte, te hace levitar y sentirte cómo de vapor, contradiciendo cualquier ley física, la de gravedad por supuesto.

Levitaba.

Ni hija me miró, apretó el abrazo y me dijo en voz baja, cómo un secreto, con los ojos húmedos y asustados: Papá, yo no quiero ser mayor...

viernes, 24 de agosto de 2007

Otras vacaciones

Ayer estuvimos en casa de amigos, viejos amigos, con los que compartimos, hace casi 20 años un inolvidable viaje de unos 20 días, que nos llevó desde Cerdeña, donde vivíamos, hasta Galicia, pasando por el sur de Francia, Barcelona, y toda la costa norte de España.

Estuvimos mirando fotos, recordando y dándonos cuenta de anécdotas que unos habían olvidado y otros tenían muy presentes.

El tiempo pasa, delgados, con el pelo negro, algunos con pelo :-))

De ese grupo, soy el que ha cambiado de País y de trabajo, que ha dado un vuelco muy grande a su vida. En la vida de todos ha cambiado algo, en la mía un poco más.

No tiene esto ningún valor transcendental, ni importancia, son cosas que le han pasado a miles de personas. Pero desde mi punto de vista, digamos que sí es más importante, ya que es mi vida y la he podido observar muy de cerca :-))

Por la mañana también me encontré con una persona que no veía desde hace más de 20 años. También con ella hicimos un viaje, esta vez de trabajo, y con mucha más gente, a través de media Europa, los dos acompañábamos una Exposición sobre la historia de Cerdeña que se desplegaba casi todos los días en un lugar distinto: en los círculos de los emigrantes sardos de Bélgica, Alemania, Francia, Suiza... y más... Ándalas se llamaba.

Coincidencias que para uno asumen significados especiales, llevan a la reflexión, llevan a mover la mirada hacia atrás y hacia el futuro.

No tengo buena memoria, para nada. O quizás tengo una memoria extraordinariamente selectiva. Pero todo ha estado aquí frente a mis sentidos, especialmente a mis ojos y a mis oídos. Aunque no me acuerde exactamente de todo (ni mucho menos) sé que todo ha contribuido a hacerme lo que soy ahora.

He leído en muchas páginas que la vida más intensa y profunda empieza pasados los 40.

Es ciertamente difícil escoger un adjetivo para una definición adecuada de esta sensación de riqueza, que quién escribe siente mirando su vida. Y los 40 pueden ser 34 o 45, claro que sí.

No hay que perder nada y nada es inútil si somos capaces de encontrarle un hueco en la construcción compleja que es nuestra existencia.

Creer en lo que haces y ser honesto contigo y con los demás.
A veces, dejarse llevar por los acontecimientos, sin oponer resistencia.
Otras luchar hasta el agotamiento para que sea lo que deseas.

domingo, 19 de agosto de 2007

en bajada


El nonno y Chun...
Las vacaciones entran en la última semana.

La verdad que gracias a una conexión realmente fatal a internet he podido dedicarme menos de lo debido a ciertos asuntos laborales y esto ha significado vacaciones un poco más verdaderas.

Hoy, son las tres de la mañana... nos vamos unos días a hacer una excursión por el interior de Cerdeña.

Ya no sólo mar. La verdad las niñas se los pasan pipa en la playa, pero al papá gusta siempre menos que el sol le hierva el cerebro bajo un cielo limpio y claro.
Aunque el lugar sea muy bonito :-) lo admito... el hecho es que en la playa aunque bajo la sombrilla, me cuesta hasta leer.

Es verdad que descansar, pensar, bañarse, jugar con las peques es muy bonito, pero estas cosas se pueden hacer perfectamente también en un lugar un poco más fresco ¿no?

Bueno, quejarse por quejarse, el hecho es que superada la boa de las dos semanas, también los problemas de la convivencia empiezan a notarse.

La mayor de mis hijas ha hecho amistad con una niña india, de su misma edad: cómo a menudo pasa, los niños establecen relaciones cuando ya es hora de irse... y lo que ha costado, por que las dos son bastante tímidas.

En estos casos la intervención de los papás es muy importante, un pequeño y no tan pequeño empujoncito, para que hagan lo que más desean, romper el hielo y al cabo de dos minutos hacer cómo si se hubiesen conocido desde siempre.

En unas horas iremos en barco...

lunes, 13 de agosto de 2007

Santa Margherita di Pula


Para subir esta foto he tardado más de un cuarto de hora... lo que os decía: en este lugar lo que no hay es una buena conexión a internet, pero el lugar... en fin, habla por si sólo.

Además en este verano, donde hasta conseguimos dormir, todo parece más bonito.

Recuerdo algún agosto tan caluroso que sólo estando en remojo podías sobrevivir... no había forma de pegar ojo.

Este año, no y la verdad da gusto.
Las vacaciones sin dormir por la calor o con aire acondicionado a 5 metros de la playa no son lo que más apetece... por lo menos a quién escribe.

Cerdeña es una tierra mágica, llena de cosas para descubrir y disfrutar.
Ahora, le falta mucho, mucho para librarse de cierto provincianismo y de una atávica incapacidad para sacar provecho de sus bellezas.

Por un lado se notan extraordinarias mejorías, por el otro los efectos colaterales del choque entre una mentalidad y una sociedad poco dada al desarrollo empresarial y los empujes, siempre más fuertes a medirse con el mundo y la modernidad.

Y por supuesto en agosto los fallos y debilidades se notan todavía más. Cómo en muchos otros lugares en temporada alta, por supuesto. Ojalá el sistema de vacaciones permitiera evitar las aglomeraciones humanas...

Cuando uno está en su casa ya es otra cosa.

El otro día fuimos al mercado di San Benedetto, en Cagliari, donde hay un mercado del pescado que es una verdadera maravilla y las niñas disfrutando en cada puesto, entre los gritos de los pescaderos para atraer la clientela, con expresiones y gestos que serían para hacer una película.

Las niñas se notan, por aquí hay poquísimos niños adoptados.
Y un descaro en la mirada, el comentario, las preguntas...
La gente no se corta un pelo a la hora de dar una caricia, tocarlas, decir lo guapa que son.
Paciencia y una sonrisa.

Frente a ellas una señora que nos despacha en una tienda pregunta en voz baja "¿son adoptadas?"
Y yo en le contesto bien alto y claro: Sí, son adoptadas
"Ah, qué bonito, que generosos..."

el instinto me diría de contestarle que no, que los agraciados por la generosidad somos nosotros... pero me paro, sería darle ocasión para seguir y, a lo peor, hasta soltar alguna gorda, entonces respondo con una simple sonrisa y le pregunto el precio de las muñecas...

Por cierto, tenía un títere de Pinocho muy bonito y muy barato, y eso ayuda a perdonar :-)))

hasta la próxima,
y GRACIAS a todos los que me habéis felicitado mi vejez :-)))

viernes, 10 de agosto de 2007

45 tacos

pues hoy es mi cumpleaños.
45 años.
Si llegara a los 65, mi hija pequeña tendrá 23 años. Sería todavía una niña.
La mayor 28... la mediana 25.
Espero tengan las ideas más claras de lo que querrán hacer de su vida, un poco más, por lo menos, de las que ha tenido su papá.
Con 45 años todavía no tengo muy claro lo que querré hacer cuando sea mayor.

Espero, muy sinceramente, de llegar a ser lo, antes o después.
De llegar siendo lo suficientemente lúcido, por lo menos, cómo para darme cuenta.

Estoy en uno de los muchos paraísos terrenales que puntean el globo, lo tengo muy claro.
Fruto, merecido, de una vida de trabajo de mis padres.

A lugares cómo éste no se le puede pedir todo.
No tengo ánimo de pedir, aunque lamento no tener, por ejemplo, una conexión a internet más rápida.
La rapidez me vendría estupendamente para poder hacer lo que tengo que hacer en un tiempo corto y volver, más rápidamente todavía, a mis niñas, a mi mujer, al resto de la familia que me rodea, a los libros, al "dolce far niente" que se dice por estas latitudes.

La palabra escrita, con todas sus limitaciones, puede llegar a representar el elemento perturbador de la estupidez.

Leer es una ocupación que me llena a diario, todos los meses del año. Pero en estas semanas puedo dedicarme con más detenimiento a leer obras cuyo desarrollo ha requerido, y se le ha dedicado, cierto tiempo, cosa que se nota.
Entonces la lectura acaba siendo no sólo una ocupación constante y digna, si no además un elemento de puro gozo.

Las niñas también, además de tirarse a la piscina, remojarse horas en la mar, correr, jugar y pegarse con los primos, tienen tiempo suficiente para dedicarse a los libros.

Para mi cumpleaño me ha regalado una cartera, un perfume, un libro de Mafalda y uno de Tin Tin, una tarjeta de red y una polo con cocodrilo.
Otros libros no, por que saben que por mi cuenta, y más en estas fechas, me he comprado una carretada.

El libro de Tin Tin se lo han leído sea P.que sabe leer, que V. que no sabe leer pero lee mejor que nadie, sobre todo si en el libro hay unas cuantas imágenes.

Estoy acabando "Questa Storia" de Alessandro Baricco, y voy a traducir, mal seguramente, unas líneas que me han gustado mucho:

" Me dijo que según él la gente vive años y años, pero en realidad vive de verdad sólo una pequeña porción de esos años. Es decir, vive en aquellos años en los que consigue hacer aquello por lo que ha nacido. Entonces, en ese momento, es feliz.
El otro es tiempo que pasa a esperar o a recordar.
Cuando esperas o recuerdas, me dijo, no estás ni triste, ni feliz.
Pareces triste, pero de hecho sólo esperas o recuerdas. No es triste la gente que espera, tampoco lo es la que recuerda. Simplemente está lejos. "

feliz cumpleaños

lunes, 6 de agosto de 2007

Vacaciones

Hemos empezado las vacaciones, si bien serán con un ojo puesto a esta pantalla, ya que hay temas que no se pueden dejar del todo: las asignaciones, los viajes, ciertas gestiones que no paran aunque sea pleno agosto.

Así que de vez en cuando apareceré por estos lares.
El ruido de los grillos, de las olas del mar revoloteando por la arena, las estrellas a millones en un cielo sin tanta contaminación lumínica...
Los gritos de algún loco que se baña en esta media noche no propiamente calurosa, verano espléndido éste, la verdad, para quien sufre el calor de la canícula, más que muchos de los que le rodean...

Todo es bueno para buscar palabras.
La pena es que cómo la conexión a internet no acompaña, no será tan fácilo colgar contenidos... pero lo intentaremos, sin duda

feliz agosto

jueves, 2 de agosto de 2007

Nuestro tiempo

Nada es más precioso de nuestro tiempo.
Un tiempo definido y corto, que se agota.
No hay regalo más caro que podamos hacer que regalar a alguien nuestras horas, nuestros días.
No hay regalo más valioso que dedicar nuestro tiempo, por que casi nada vale más que ese bien que nunca podremos recuperar, ni renovar, ni reutilizar.
Regalar nuestro tiempo puede hacernos felices, pero no por esto ese regalo tiene que considerarse menos valioso por quién lo recibe.

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China