martes, 8 de enero de 2008

Quiere volver a ser un niño


Siempre podremos recordar, pero nunca volver a ser. Forma parte de la realidad, ¿no?

Es un comentario precioso que hace una lectora a una preciosa entrada del blog Escribir es vivir que se titula : Quiero volver a ser un niño

En realidad el autor acaba de salir de la niñez, un niño o poco más, con sus 16 años cuando escribió dicho texto.

Es sano, aconsejable y oportuno leer estas páginas que nos acercan a lo que serán nuestros hijos en un tiempo que llegará sin casi darnos cuenta.

Todavía hay gente que piensa que internet es un peligro, para los adultos y más para los menores.
Todo, claro, puede llegar a ser un peligro.
En realidad internet nos acerca, nos abre puertas, nos ayuda a comprender, nos ofrece casi a la carta recursos valiosísimos. Aunque algunos insistan en difundir la idea contraria.

Sobre este tema es muy interesante la entrevista que publica El País, el domingo 6 de enero, a Manuel Castells, donde pueden leerse frases cómo esta:

"Los medios de comunicación tienen mucho que ver. Todos sabemos que las malas noticias son más noticia. Usted utiliza Internet, y sus hijos, también; pero resulta más interesante creer que está lleno de terroristas, de pornografía..."

Nunca mejor dicho, y si no mirad el titular y lo que escribe en el mismo periódico, el mismo día, Lola Galán en el reportaje publicado con el alarmante título:

Devueltos al orfanato.
Una de cada cinco adopciones desemboca en situaciones dramáticas - La voluntad no siempre puede evitar la ruptura

El otro día publiqué una entrada en la que copiaba unas líneas del blog de Brenda Adopción por dentro, la podéis leer un poco más abajo, el 5 de enero y se titulaba: ¿De donde procede la información?"

Pura casualidad, hubiese podido hacer el contraste de títulos: " Me ha gustado" los que escribe Brenda, me ha profundamente disgustado el modo, la forma y el contenido, los comentarios y la estrategia de pseudocomunicación aplicada en ese reportaje.

Es muy interesante cómo las palabras de Manuel Castells ven una práctica demostración en pocas páginas de diferencia.
No sé qué le ha pasado a El País, últimamente cuando hablan de adopción aplican ni más, ni menos los criterios de superficialidad, morbo y alarmismo que la prensa rosa aplica para tratar sus temas favoritos.

Y además siempre en primera página... después algunos dicen que no, que no hay campaña anti adopción. Claro que la hay.
Los profesionales serios, los que buscan con honestidad las razones de los problemas, son los que necesitamos las familias adoptantes. Son pocos y escaso favor le han hecho a alguno citándolo en según que artículo.

Necesitamos profesionales serios.
No necesitamos para nada los que se dedican a propagar la confusión en la opinión pública, los que se ofrecen generosamente a vender cierto tipo de agua al público sediento de malas noticias, de escándalos o desastres, donde no los hay.
La normalidad aburre, pero es una sólida realidad para casi todas las familias adoptantes.

Las dificultades en las relaciones padres/hijos también existen, es un problema que no hay que tapar, ni esconder, ni mucho menos. Es absolutamente claro, que artículos cómo éste y formas de actuar parecidas no sólo no sirven, si no que son absolutamente contraproducentes.

Así actúan algunos: cogemos un caso o dos sobre cien, les ponemos delante una buena lupa y venga!!
Qué les importa si están ofreciendo un imagen falsa, equivocada, sesgada, parcial, llena de errores garrafales, de interpretaciones superficiales, fruto de la ignorancia y el desconocimiento de la realidad, y de paso echando un poquito del barro de la sospecha encima de todo el colectivo de los padres adoptantes.

Justificar el mal trabajo de un "informador", con la idea de que hay que hablar también de los problemas, es, en casos cómo éste, un insulto a la inteligencia y una forma de rendirse a la necesidad de la mentira.

Hay un escape en casa de un vecino, para que alguien, no sé quién, se ocupe del asunto hay que decir que el 20 por ciento o mejor, todos los vecinos tienen las cañerías rotas y echando agua sucia por la escalera... aunque no sea verdad.

Es inaceptable.

Mirad la forma de utilizar lo que dice Ana Berástegui, cito:

Aunque el porcentaje de adopciones truncadas en España es todavía muy bajo -en torno al 1,5%-, Ana Berástegui, profesora de la Universidad de Comillas y una de las pocas expertas que han realizado un estudio empírico del tema, calcula que una de cada cinco familias con hijos adoptivos "vive situaciones muy problemáticas", al filo de la ruptura.

Las situaciones muy problemáticas, frase entre comillas, se refuerza con un al filo de la ruptura que se inventa la periodista y así justifica el titular que se ha inventado para llamar la atención:
Devueltos al orfanato. Una de cada cinco adopciones desemboca en situaciones dramáticas...

El mensaje está servido, está aquí "demostrado": que el 20 por ciento de las familias adoptantes viven una situación dramática y de ruptura.
Ya no es ni el 5, ni el 10 por ciento (de otros escritos y publicaciones y que ya parecían una barbaridad) no ahora es el 20 por ciento... y tan frescos.
Es, simplemente, indignante.

Los padres adoptantes ya tenemos una condena y si no me creéis leed los comentarios que aparecen al final del artículo, no es de extrañar que digan lo que dicen, cuando las únicas fuentes que tienen son artículos cómo el citado.

Tampoco tiene desperdicio la frase de C. V. que ha llegado a esta brillante conclusión:

"Todo el que adopta debería entender que es tan necesario llevar al hijo adoptivo al psicólogo como al dentista"

Qué solución más genial!!

¿Tenéis la idea del nivel con los que nos podemos encontrar las familias adoptivas cuando buscamos ayuda?
Por lo menos hubiese dicho: "para los padres ir al psicólogo..." mirad, casi me hubiese parecido más sensato...

Si ciertas reticencias existen, en buscar la ayuda de un profesional, dependen quizás justamente de la actitud de algunos profesionales y más dependerán de la mala calidad de la información que se lee siempre más a menudo en la prensa.

No todos los periodistas son iguales, no todos los profesionales son iguales, por suerte.

Hay muchas formas de plantear las cosas.
El 27 de mayo de 2007 la misma Ana Berástegui era entrevistada por otro periodista en otro medio. LNE también ha publicado artículos bastante malos sobre adopción, por eso no hay que pensar que unos son siempre buenos y otros son siempre malos, ni mucho menos, hay que ver, caso por caso. Pero leed, si os apetece, esa entrevista y observad la diferencia de planteamiento, de matices, de capacidad de análisis, sea de Ana Berástegui que del periodista A. Rubiera, que la deja hablar. Por ejemplo en sólo estas dos breves frases que cito:

-El porcentaje de rupturas es del 1,5 por ciento. Esos son padres que van a la Administración a decir que han fracasado, pero sabemos que hay también lo que llamamos seudorrupturas: que es cuando al niño o niña le ingresan en un centro psiquiátrico, en un colegio interno... y deja de haber una relación cotidiana como familia. Pero, en general, a las familias les va bastante bien.

o

-Los más frecuentes son los síndromes antisociales o agresivos y la hiperactividad entendida como problema de atención y movimiento. Pero se ha tendido a mirar en exceso ese tipo de situaciones como un problema y yo creo que es un análisis incorrecto, ya que las familias adoptantes tienden a pedir ayuda más que las familias de hijos biológicos. Están más sensibilizadas y preocupadas por ofrecer el mejor de los entornos y eso les lleva más al psicólogo o al psiquiatra. Mi opinión es que las diferencias de estos niños con respecto a la población infantil general son muy pequeñas, y la mayoría de los niños remontan bien esos daños previos que puedan tener por las duras experiencias que hayan vivido.

Depende de la finalidad de cada uno: si lo que interesa es tratar con seriedad de un tema se utiliza cierta forma y contenido. Si lo que interesa es buscar más visitas en la página se actua de la forma en lo que lo ha hecho El País. Es un pena y una actitud muy criticable.
Y que conste, por si acaso, que estoy suscripto a este periódico, no se trata de otros motivos, se trata simple y llanamente que en el tema de la adopción internacional no hacen más que meter la pata... sus motivos tendrán, pero no me vendan la moto que es para defender a los niños, o a las familias, ni a los que necesitan ayuda.

Una vez más feliz año a todos!!











1 comentario:

  1. No puedo estar más de acuerdo con usted.Somos padres biológicos de dos hijos y actualmente nos encontramos a la espera de asignación de un nuevo hijo/a en China. No puedo manifestar con palabras la profunda tristeza y desasosiego que por unas horas me produjo el "artículo " del diario El País.Evidentemente, quien ha escrito este artículo , dudo mucho que sea padre. Fracaso ? acaso no es un fracaso que hijos biológicos agredan a sus padres ? acaso no es un fracaso que padres biológicos agredan a sus hijos? por favor señores, seamos serios. La naturaleza de la paternidad / maternidad, no garantiza el mal llamado éxito de nada. La vida se encargará algún día de demostrarselo a tan poco riguroso" periodista ".

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China