martes, 3 de abril de 2007

Mantener los nombres


Es uno de los temas que a menudo se debaten entre las familias, en los foros también de vez en cuando se vuelve a hablar de la cuestión y, por supuesto, es una de las preguntas que puede caer en el proceso de idoneidad.
Como siempre, creo, las posiciones radicales no ayudan a encontrar la mejor decisión sobre si mantener el nombre sin más, cambiarlo, añadir uno nuevo.
Hay que ver caso por caso y utilizar el sentido común (vaya novedad ;-)
A veces se escucha que el nombre es una de las pocas cosas que poseen los niños adoptados y que es una crueldad robárselo quitándole lo suyo.
En principio parecería que sí.
Pero es un modo superficial y demasiado sencillo de ver las cosas.
Estamos dando por descontado que nuestros hijos adoptados tienen poco, que nosotros seamos capaces de pronunciarlo de una forma reconocible para el niño, que el cambio de nombre suponga necesariamente un trauma, que un nuevo nombre borre para siempre el antiguo, que el nombre antiguo sea, por el hecho de existir, una buena elección aceptada por el niño, u olvidando que los apellidos que adquiere no provoquen una desagradable cacofonía...

Muchos peros que será bien valorar a la hora de decidir que hacer.
La mayoría de las familias que adoptamos en China tenemos la costumbre de registrar las peques añadiendo al antiguo el nuevo nombre en español.
Creo que es la solución más savia y correcta.
No se borra nada y no se añade nada que queriendo no se puede dejar en segundo plano.
Seremos patosos con el idioma, sin duda, pero no hemos conseguido todavía que un chino entienda el nombre chino de nuestra hija a la primera...
Y conozco niñas que al pronunciar sus papás con toda la buena voluntad del mundo su nombre original, ni se daban la vuelta.
Un niño Boliviano, para poner un ejemplo, que se llama Jorge y tiene 8 años, se supone que sí entiende y posee su nombre!!
Pero si mi hija se hubiese llamado Cho Chi y siendo mi apellido Pili, la verdad me lo hubiese pensado antes de condenarla al ridículo por buena parte de su vida.
Mis hijas juegan a menudo utilizando otros nombres, que han elegido ellas, una se llama Anita, otra Berta, y a veces vuelven a bautizarse con otros...
Claro, un juego es un juego, pero insisto en que hay que tomarse las cosas cum grano salis.

¿Cuantas personas tienen dos nombres? y en según qué situación utilizan uno u otro, o los dos... y según qué personas nos llaman de una forma u de otra, a veces con apodos que nada o muy poco tienen que ver con nuestro nombre real.
A veces nos gusta y a veces no tanto.
Quizás no importe tanto la secuencia de letras, si no el modo y quién pronuncia esas letras.
El nombre es nuestro, nos identifica, pero los seres humanos no somos siempre los mismos.
La mayoría de los guías chinos que nos han acompañado a buscar a nuestros peques se han puesto un nombre occidental.
Es peor oír destrozar tu nombre con una pronunciación a menudo hasta incomprensible, que darte otro que te gusta, que has elegido y que la gente con la que tratas dice exactamente como te esperas que diga.
En la vida hay pocas cosas inamovibles y la rigidez de una posición tomada es a menudo el camino más directo hacia la equivocación.

Depende, de según cómo se mire todo depende...

feliznavidad o pascuas si se prefiere

3 comentarios:

  1. Hola Roberto !!!
    Otra de tus sabias reflexiones !1
    Yo fuí a recoger la asignacion de mi peque pensando....Vale si me gusta y no suena , mal, feo o raro, pues le dejo el suyo, si resulta que el nombre "se las trae" pues le pongo Rita y le añado parte de su nombre chino y tambien pensé ...igual la veo y me parece que tiene car de llamarse Montserrat !!
    Pase unas 24 horas diciendo varias veces su nombre chino en alto y escuchamndo, seguidamente tambien decia : Rita Bao ?? Rita Xiao ?? Total que por como sonaba y por el significado (Tesoro del Alba)le deje el suyo chino, y es que si la miro de verdad rRoberto, la niña tiene cara de llamarse Bao-Xiao !1 ( te lo juro)

    ResponderEliminar
  2. Siempre tuve claro que como mínimo le mantendríamos su nombre como segundo , porque es suyo , aunque se lo pusieran en el orfanato y por que es china y creo que debe tener un nombre chino.Pero ya han pasado tres años y no sabemos realmente como se pronuncia.
    Lo complicado es cuando nos reunimos con los compañeros de viaje , nuestra hija se llama Jiao , Alexia Jiao , y dos de sus compañeras Qiao y Yao , así que no nos queda más remedio que llamarlas por su nombre español.

    ResponderEliminar
  3. Hemos mantenido el nombre Chino de nuestra hija - y la llamamos así.

    Pero estoy de acuerdo con que lo pronunicamos fatal - ¡ninguna persona China nos puede entender!
    Sin embargo, es bonito y me alegra haberlo mantenido. Siempre da algo que hablar y espero que ella aprende a utlizarlo para abrir puertas. (Que a todo el mundo le gusta oír una historia bonita - como es la de su nombre. Significa "joya preciosa" en Chino".)

    Ayer leí, sin embargo, una entrevista con una mujer de corea adoptada en E.E.U.U. Nos cuenta como apreciaba tanto el cambio de nombre que su familia le había hecho por que tuvo 7 años cuando llegó a ellos y ya tenía muchos malos recuerdos de su pais. Para ella, el nuevo nombre fue como un nuevo comienzo. ( Para acceder a la entrevista: http://www.simpleasthat.com/interviews/index.php?person=Laura.Gannarell)

    También he leído la historia de otra mujer coreana que habló de los muchos disgustos que su nombre americano le había ahorrado durante su infancía en E.E.U.U. (con su familia de Corea).

    También creo que en la mayoría de los casos, es bueno ponerles un nombre de aqui junto con el que traen.

    Brenda
    blpadilla@hotmail.com

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus palabras. Los comentarios se agradecen y animan!

Entradas populares

Mágico Rio Li (Guangxi)

Mágico Rio Li (Guangxi)
El crucero es uno de los momentos más impactantes de cualquier viaje a China